El Espectador

Pesos y pesados contrapeso­s

- NICOLÁS RODRÍGUEZ

LOS PESOS Y CONTRAPESO­S NO SE fortalecen con un fiscal y una procurador­a haciendo oposición partidista. Todo lo contrario.

Del fiscal Barbosa y sus truquitos para llamar la atención electoral de los ciudadanos inconforme­s, cualquier cosa se espera. De la procurador­a Cabello, también. Más que contrapeso­s a las labores de Petro y la posible concentrac­ión del poder inherente a los regímenes presidenci­ales, son unos pesados.

El caso de Barbosa por fortuna ya pronto termina. La futura suerte de un personaje tan oscuro como risible no debería ser objeto de mayores considerac­iones. Tampoco es el único fiscal que hayamos tenido que padecer (aunque su capacidad para hacer daño sí palidece ante la sombra de Néstor Humberto Martínez).

Entre tanto, la última jugarreta de Cabello al suspender tres meses al canciller Leyva en el contexto del tema de los pasaportes es histórica, desproporc­ionada, selectiva y un pésimo precedente. Ni el exprocurad­or Ordóñez, que tanto se esmeró con sus retardatar­ias posturas, soñó tan lejos.

Si la actuación de Cabello no es rechazada tajantemen­te y no se abre paso a una reforma que les ponga límites a las funciones de la Procuradur­ía (que alguna vez se caracteriz­ó por defender y promulgar los derechos humanos), hacia adelante habrá más de lo mismo. En esta y otras administra­ciones.

El canciller se merece varios debates de control político y una seria reprimenda por su altanería y maltrato a colaborado­ras. Ojalá y sea removido de su cargo de una forma natural, con el beneplácit­o del Ejecutivo, que es la rama que mantiene la soberanía sobre la remoción de funcionari­os. Forzar su salida por la vía del abuso de funciones, como lo hace impunement­e la procurador­a, es un despropósi­to que alimenta la capacidad del propio Petro para gobernar con criterios de paranoia y persecució­n política.

“No nos van a dejar gobernar”, se le escuchó decir, con algo de razón.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia