El Espectador

“El niño y la garza”, la carta de despedida de Miyazaki

El actor mexicano Emilio Treviño le dio la voz al personaje principal de “El niño y la garza” en el doblaje para Latinoamér­ica. La película, dirigida por Hayao Miyazaki, se estrenó el pasado 25 de enero en salas de cine de Colombia. El actor habló para El

- MATEO MEDINA ESCOBAR mmedinae@elespectad­or.com @tamdemes

Una voz conocida contesta el saludo desde un estudio de sonido en Ciudad de México. Es Emilio Treviño, actor de teatro, cine, televisión y doblaje. Sus más recientes trabajos de doblaje fueron en las películas Spider-Man: a través del spider-verso, Wonka y El niño y la garza, esta última dirigida por el japonés Hayao Miyazaki, que tuvo su estreno en salas de Colombia el 25 de enero. Treviño, de 24 años, le dio la voz en español (para Latinoamér­ica) a Mahito Maki, el protagonis­ta de la última gran historia de Miyazaki.

“La película cuenta la historia de Mahito, un niño de 12 años que pierde a su madre en un incendio y se muda al campo con su padre y su madrastra. Allí conoce a una garza parlante que le revela que su madre sigue viva en otro mundo y juntos emprenden un viaje fantástico lleno de peligros y maravillas”, se lee en la sinopsis de la cinta. El niño y la garza, de la compañía de animación Studio Ghibli, se llevó el Globo de Oro a mejor película animada y es una de las nominadas a los premios Óscar, también en la categoría de mejor película animada.

La voz de Mahito para Latinoamér­ica, Emilio Treviño, cuenta que este 2024 cumplirá 20 años como actor de produccion­es audiovisua­les. El mexicano comenzó a actuar cuando tenía cinco años. “Estaba estudiando actuación y la primera obra que hice fue Peter Pan, el musical. La locutora y actriz de doblaje Sonia Casillas me vio en escena y se enteró de que estaban haciendo casting para el doblaje de La era de hielo 2, les dijo a mis papás que le gustaría que audicionar­a”, recuerda Treviño, quien habló para este medio.

“Fui a la prueba de voz de esa película con Pepe Toño Macías, que fue mi primer director de doblaje. Quedé para el papel y ahí empecé a grabar con él muchísimas más películas, vino 300, Vecinos invasores y Una noche en el museo (todas estrenadas en 2006). Así continué en el doblaje hasta hoy, también seguí con el teatro, después la televisión y ahora el cine”, cuenta el actor mexicano.

El trabajo de Treviño en la película de Miyazaki era un sueño. El actor dice que conoció los filmes del director cuando era niño. “Pasé del miedo al amor con Miyazaki y Studio Ghibli, porque la primera que recuerdo ver de él fue El viaje de Chihiro. Era muy pequeño y recuerdo que me impacté mucho en su momento”.

“Chihiro se adentra en un mundo mágico reinado por una bruja, donde quienes no obedecen son transforma­dos en animales”, era de lo que trataba lo que menciona el mexicano. “Cuando la vi era muy pequeño, me presentan humanos que se convierten en cerdos y luego al personaje de Sin Cara. Toda esta gente extraña, en una atmósfera medio sombría y medio amigable. Me acuerdo de que después no comía nada de comida japonesa, porque me daba miedo que mis papás se transforma­ran en cerdos”, explica Treviño, que más grande volvió a verla y se enamoró de las creaciones de Miyazaki. “Ya más maduro vas captando muchísimas otras cosas que cuando eras pequeño no entendías”.

El actor trabajó en el redoblaje de otra cin

ta del cineasta japonés, que se había estrenado varias décadas atrás, Kiki entregas a domicilio (1989). “Me llamaron para darle voz a Tombo, que es el mejor amigo de Kiki, la protagonis­ta. Lo grabé, pero quería ser parte del doblaje original de una de estas películas y, por azares del destino, llegó cinco años después”, recuerda el intérprete.

Emilio Treviño se sentó junto a Alfonso Herrera, actor que llegó a la fama con la serie Rebelde (2004-2006), para darles las voces a los personajes de la cinta japonesa. Herrera transforma su voz y la hace irreconoci­ble para que escuchemos a la Garza Gris. Por su lado, Treviño se encontró con el reto de darle la voz a Mahito, un niño que se encuentra al borde de su adolescenc­ia. “Fue un reto construir la voz de ese personaje sin que se sienta un actor adulto forzando hablar como niño”.

El actor venía de darles la voz a personajes mayores a Mahito, que se acercaban más a su edad, como fue el caso de Miles Morales en Spider-Man: a través del spider-verso, y de un joven Willy Wonka en Wonka, ambas cintas estrenadas el año pasado. De hecho, el actor le ha venido dando la voz en español a Timothée Chalamet, que encarna al chocolater­o en la versión más reciente del personaje.

“Para El niño y la garza quería que se escuchara de una manera muy natural y muy a través de la inocencia, ese fue el primer reto que tuvimos. El segundo fue entender el mundo de Hayao Miyazaki”, cuenta Treviño. “Adentrarme y entender la película lo más que pudiera. Creo que es el filme más autobiográ­fico que tiene Miyazaki dentro de toda su filmografí­a, que cuenta un poco de su historia a través de relatos imaginario­s. Retratando lo que fue su niñez, ver a su madre enferma de tuberculos­is y mostrar esa transición que vivió de mudarse de Tokio a otra parte de Japón”, asegura el intérprete.

“Para esta película hice muchas locuras. Primero me fui a todas las librerías y biblioteca­s acá, en Ciudad de México, empecé a comprar todo lo que podía de libros sobre Miyazaki, para leer sobre él, su biografía, sobre quién era esa persona. Me preguntaba: ¿cuál es su punto de vista sobre la vida? ¿Por qué hace películas? En algún punto de su carrera él decía que: ‘Me gustaría hacer una cinta para decirles a los niños que es bueno estar vivo’”.

“Además, fui a la Asociación méxico-japonesa para entender de alguna manera y representa­r de la mejor forma a la cultura japonesa, que está muy bien representa­da en las películas de Studio Ghibli. Mi personaje es un niño que viene de una cultura mucho más fría con respecto a los latinos. El manejo de las emociones es muy diferente. Aunque en el fondo sean las mismas emociones, lo que muestran los japoneses es muy diferente”, cuenta el actor sobre algunas de las formas en las que se preparó para darle la voz a Mahito.

El intérprete menciona lo que aprendió de su rol y de la cultura del país asiático. “Algo que admiro mucho, y que aprendí en todo este viaje, es que los japoneses son mucho de honrar a la familia y a las personas. Mahito honra mucho a su papá y por eso no le dice cómo se siente. Incluso también les tiene mucho respeto a su tía y a las demás personas”.

Treviño también ve la cinta como la carta de despedida de Miyazaki. “Ahora que acaba de cumplir 83 años. Sí se va a despedir de alguna manera, ¿dónde queda su legado? ¿Dónde queda Studio Ghibli y dónde queda lo que ha hecho? ¿Se muere con él? De alguna forma de eso habla su película, de lo que deja atrás”.

››La voz de Mahito para Latinoamér­ica, Emilio Treviño, cuenta que este 2024 cumplirá 20 años como actor de produccion­es audiovisua­les.

 ?? / Cinetopia ?? Emilio Treviño le da su voz en español a Mahito, el protagonis­ta de la película japonesa.
/ Cinetopia Emilio Treviño le da su voz en español a Mahito, el protagonis­ta de la película japonesa.
 ?? / Cinetopia ?? El filme fue producido por Studio Ghibli.
/ Cinetopia El filme fue producido por Studio Ghibli.
 ?? ??
 ?? / Cinetopia ?? Emilio Treviño le da la voz a Mahito y Alfonso Herrera a la Garza Gris.
/ Cinetopia Emilio Treviño le da la voz a Mahito y Alfonso Herrera a la Garza Gris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia