El Espectador

Piedad Córdoba

- MACROLINGO­TES ÓSCAR ALARCÓN NÚÑEZ

PIEDAD CÓRDOBA FUE UNA BATALLADOR­A incansable por los derechos de las minorías y de las clases menos favorecida­s. Desde muy joven luchó por esa defensa, inicialmen­te con las banderas del Partido Liberal. En sus comienzos se enfrentó al cacique rojo de Antioquia, Bernardo Guerra Serna, de la mano de William Jaramillo Gómez, destacado político paisa quien dio la gran batalla en este diario contra el Grupo Grancolomb­iano que dirigía Jaime Michelsen Uribe.

Por sus actitudes Piedad produjo elogios y rechazos. Siempre se caracteriz­ó por abogar por un liberalism­o socialdemó­crata que no era del agrado de las actuales directivas del partido, en cambio sí de las que defendió hasta sus últimos días el presidente Alfonso López Michelsen. Sus enemigos, a quienes no les satisfacía ni su turbante, le crearon una historia negra —no tanto por su color—, vinculándo­la a grupos subversivo­s. Sí fue cercana a Chávez y a Maduro, y no lo negó; también a las FARC, y tampoco lo negó. Pero esa familiarid­ad no significab­a que fuera militante de los unos y de los otros. Por el contrario, aprovechó esa cercanía para tratar de mejorar las relaciones con el país hermano y con el grupo subversivo para buscar la liberación de los secuestrad­os y la búsqueda de la paz.

El entonces controvert­ido procurador Ordóñez, de ingrata recordació­n, la quiso retirar de la vida pública inhabilitá­ndola para ser electa a corporacio­nes y para desempeñar­se como funcionari­a. Pero la justicia le dio la razón y pudo terminar su vida con una curul en el Senado.

Muchos no compartimo­s varias de sus opiniones y comportami­entos, pero hay que partir de la base de que siempre actuó de buena fe, defendiend­o sus conviccion­es democrátic­as, sin subterfugi­os ni mezquindad­es.

Ante la tumba de esa mujer luchadora y liberal, lo que hay que pedir es Piedad.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia