La vi­da que sur­ge en el Cen­tro cuan­do el co­mer­cio se apa­ga

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

Re­si­den­tes en ese sec­tor ase­gu­ran que vi­vir allí les per­mi­te aho­rrar­se di­ne­ro y tiem­po, por­que “to­do nos que­da cer­ca”. Ade­más, di­cen que se sien­ten “muy se­gu­ros”.

Des­can­sa allí, mi­ran­do su ce­lu­lar, lue­go de una jor­na­da la­bo­ral de 12 ho­ras en el par­quea­de­ro que ad­mi­nis­tra y que está al la­do de su ca­sa. “La ma­yo­ría de los que vi­vi­mos en el Cen­tro tra­ba­ja­mos aquí. Ten­go va­rios me­ses que no to­mo bus, pues las di­li­gen­cias son acá cer­ca”, ex­pre­sa mien­tras se­ña­la ha­cia la ca­rre­ra 46.

Aña­de que su fa­mi­lia no tie­ne pro­ble­ma en vi­si­tar­lo con fre­cuen­cia, no tie­ne que­jas con la se­gu­ri­dad en el área y cuen­ta de­ta­lles de los pre­cios de los ser­vi­cios pú­bli­cos. “Ca­da quien sa­be dón­de an­da en su te­rri­to­rio. Ha­ce po­co me to­mé una fría (cer­ve­za) en la (ca­rre­ra) 43 con 41 y re­gre­sé en la ma­dru­ga­da sin te­mor por ir a pie. El in­con­ve­nien­te no es la se­gu­ri­dad, sino los pre­cios de la fac­tu­ra de la luz, que lle­ga por $500.000 co­mo si es­to fue­ra un es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial”, in­di­ca.

Pe­ro es­ta vez, el des­gas­te del día lo ven­ce y a las 10:30 de la no­che se dis­po­ne a ce­rrar las puer­tas y ven­ta­nas pa­ra dor­mir nue­ve ho­ras y de nue­vo abrir el par­quea­de­ro.

Mien­tras Bo­la­ño Mar­tí­nez se pre­pa­ra pa­ra dor­mir, en la ca­lle 34 con ca­rre­ra 38 se avi­van los gri­tos de gol de 10 mu­cha­chos que jue­gan bo­la e’ tra­po, una ac­ti­vi­dad que en ho­ras de la ma­ña­na es im­po­si­ble por el trá­fi­co que se des­vía por unas obras ci­vi­les en la ca­rre­ra 36.

En­tre tan­to, la te­rra­za de la ca­sa del fren­te se con­vier­te en una tri­bu­na im­pro­vi­sa­da don­de otros ami­gos ani­man o cues­tio­nan la ma­ne­ra de ju­gar de los fut­bo­lis­tas afi­cio­na­dos. “Es im­por­tan­te des­ta­car es­te ti­po de he­chos, don­de an­tes ha­bía que es­tar en­ce­rra­dos a es­ta ho­ra por la de­lin­cuen­cia”, re­sal­ta Omar Sar­mien­to, un do­cen­te san­tan­de­reano de 52 años.

A pe­sar de que tie­nen co­le­gio al día si­guien­te, no se avi­zo­ra pa­ra an­tes de las 11:00 de la no­che la con­clu­sión de es­ta com­pe­ten­cia amis­to­sa, de la que no se vol­ve­rá a sa­ber sino 24 ho­ras des­pués, cuan­do la so­le­dad de la no­che mo­ti­ve a sa­lir a los re­si­den­tes del Cen­tro de Ba­rran­qui­lla.

CÉ­SAR BO­LÍ­VAR

Un gru­po de jó­ve­nes juega bo­la e’ tra­po.

FO­TOS: CÉ­SAR BO­LÍ­VAR

Ado­les­cen­tes y adul­tos jue­gan fút­bol en una can­cha im­pro­vi­sa­da en la ca­lle 34 con ca­rre­ra 38, apenas son las 10:00 de la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.