APP del Río, la his­to­ria con­ti­nua­rá...

Co­mo si fue­se una te­le­no­ve­la, el pro­yec­to que bus­ca re­cu­pe­rar la navegación en el país ha es­ta­do lleno de ilu­sio­nes y de­cep­cio­nes.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por Eduar­do Pa­ti­ño M. eduar­do.pa­tino@el­he­ral­do.co

La APP del río Mag­da­le­na ha te­ni­do tan­tos ca­pí­tu­los co­mo si fue­se la hi­to­ria de una tí­pi­ca te­le­no­ve­la. Pe­ro a di­fe­ren­cia de es­ta, el pro­yec­to con el que el Go­bierno pre­ten­de re­cu­pe­rar la na­ve­ga­bi­li­dad por es­ta ar­te­ria flu­vial aún no ha te­ni­do un fi­nal fe­liz.

Al me­nos en los úl­ti­mos cua­tro años, el pro­ce­so pa­ra po­der reac­ti­var el trans­por­te de car­ga a tra­vés del Río ha es­ta­do lleno de de­mo­ras, di­la­cio­nes, frus­tra­cio­nes, de­cep­cio­nes y re­ver­sas, que han oca­sio­na­do que hoy en día sea una in­cóg­ni­ta si al fin se lle­va­rá a ca­bo o no.

EL HE­RAL­DO reali­zó una re­co­pi­la­ción de los epi­so­dios más tras­cen­den­ta­les den­tro del pro­ce­so, que em­pe­zó en 2014 con la ad­ju­di­ca­ción del con­tra­to al con­sor­cio Na­ve­le­na y que tu­vo, has­ta el mo­men­to, su úl­ti­mo epi­so­dio el pa­sa­do 10 de sep­tiem­bre, cuan­do la mi­nis­tra de Trans­por­te, Án­ge­la Ma­ría Oroz­co, anun­ció que la APP se re­tra­sa­ría ocho me­ses más, de­bi­do a la au­sen­cia de una li­cen­cia am­bien­tal, que con­si­de­ró “vi­tal” pa­ra que el pro­ce­so se pu­die­ra eje­cu­tar.

NA­VE­LE­NA, ES­PE­RAN­ZA Y DE­SILU­SIÓN. El 15 de agos­to de 2014, el Go­bierno Na­cio­nal, a tra­vés de Cor­mag­da­le­na, ad­ju­di­có al con­sor­cio Na­ve­le­na el con­tra­to de Aso­cia­ción Pú­bli­co Pri­va­da (APP) con la que se ga­ran­ti­za­ría que el prin­ci­pal río del país fue­ra na­ve­ga­ble a lo lar­go de 908 ki­ló­me­tros.

La no­ti­cia fue ce­le­bra­da por los di­fe­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos del país, que a pe­sar de que ase­gu­ra­ron en su mo­men­to que fal­ta­ban de­ta­lles en la es­truc­tu­ra­ción del pro­yec­to, lo con­si­de­ra­ron co­mo un pun­to de par­ti­da pa­ra reac­ti­var el trans­por­te de car­ga flu­vial en Co­lom­bia.

El “sue­ño” se ma­te­ria­li­zó en di­ciem­bre de 2011 de ese mismo año, cuan­do Cor­mag­da­le­na y Na­ve­le­na fir­ma­ron el ac­ta de ini­cio del con­tra­to.

Au­gus­to Gar­cía, quien es­tu­vo a car­go de la di­rec­ción de Cor­mag­da­le­na y el en­car­ga­do de es­truc­tu­ral to­do el pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción de la na­ve­ga­bi­li­dad, ase­gu­ró el pro­yec­to fue “bien ad­ju­di­ca­do”

“Fue un pro­yec­to bien ad­ju­di­ca­do, en el que par­ti­ci­pa­ron do­ce gru­pos em­pre­sa­ria­les y se le ad­ju­di­có a la se­gun­da o ter­ce­ra com­pa­ñía más im­por­tan­te en el mun- do en ese mo­men­to”, sos­tu­vo Gar­cía en de­cla­ra­cio­nes a es­te me­dio.

No obs­tan­te, Na­ve­le­na pa­só de la es­pe­ran­za a la de­silu­sión, a pe­sar de que en abril de 2015 se al­can­zó a fir­mar la in­ter­ven­to­ría del con­tra­to y en sep­tiem­bre de ese mismo año en­tre­gó los es­tu­dios y di­se­ños del pro­yec­to, que fue­ron apro­ba­dos por el Go­bierno Na­cio­nal.

Con­ti­nuan­do con los ca­pí­tu­los de la no­ve­la, el 2016 fue tras­cen­den­tal pa­ra que el pro­yec­to se vi­nie­ra a pi­que. A pe­sar de que Na­ve­le­na en­tre­gó la do­cu­men­ta­ción pa­ra acre­di­tar el cie­rre fi­nan­cie­ro del con­tra­to, es­te nun­ca fue apro­ba­do por el Go­bierno, quien en ju­nio de ese año mul­tó a la com­pa­ñía que resultó en­vuel­ta en el es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Ode­bretch, su ma­yor ac­cio­nis­ta.

Des­de ese mo­men­to, co­men­zó la pu­ja del Es­ta­do pa­ra ca­du­car el con­tra­to con Na­ve­le­na, de­bi­do al in­cum­pli­mien­to del cie­rre fi­nan­cie­ro del con­tra­to. A es­to se su­mó la pre­sión de los em­pre­sa­rios por­tua­rios y de trans­por­te flu­vial que re­sul­ta­ron per­ju­di­ca­dos por la fal­ta de dra­ga­do en el río Mag­da­le­na.

2017, UN CA­PÍ­TU­LO PA­RA EL OL­VI­DO. El 2017 fue un año des­con­cer­tan­te pa­ra la APP, du­ran­te el que es­tu­vo es­tan­ca­da por el pro­ce­so de ca­du­ci­dad en que en­tró el con­tra­to con Na­ve­le­na por par­te de Cor­mag­da­le­na, cu­ya di­rec­ción es­ta­ba en ese en­ton­ces en ma­nos de Luis Fer­nan­do An­dra­de.

Ex­per­tos por­tua­rios y gre­mios del sec­tor ase­gu­ra­ron que fue un año “ma­lo” pa­ra el ca­nal de ac­ce­so al puer­to de Ba­rran­qui­lla, que en­fren­tó cons­tan­tes res­tric­cio­nes, ba­jos ca­la­dos his­tó­ri­cos y a la in­tri­ga de sa­ber si los bar­cos que traían car­ga a la ciu­dad iban a po­der atra­car en los mue­lles lo­ca­les o te­nían que ser des­via­dos a puer­tos de las ciu­da­des ve­ci­nas.

Fue el mismo sec­tor por­tua­rio y las au­to­ri­da­des lo­ca­les, que a tra­vés de dos de­cla­ra­to­rias de ca­la­mi­dad pú­bli­ca, le pe­dían a gri­tos al Go­bierno que no di­la­ta­ra más el pro­yec­to o, en su de­fec­to, de­ja­ra la dra­ga de ma­ne­ra per­ma­nen­te en la ciu­dad. Dra­ga que in­gre­só y sa­lió de ma­ne­ra cons­tan­te a aguas ba­rran­qui­lle­ras, lle­ván­do­se mi­les de mi­llo­nes de pe­sos pa­ra po­der dra­gar, de ma­ne­ra tem­po­ral, la zo­na por­tua­ria.

La si­tua­ción fue tan crí­ti­ca, que in­clu­so la So­cie­dad Por­tua­ria Re­gio­nal de Ba­rran­qui­lla con­tem­pló la po­si­bi­li­dad de de­man­dar a Cor­mag­da­le­na por los per­jui­cios eco­nó­mi­cos cau­sa­dos, de­bi­do a las 350.000 to­ne­la­das de car­ga que no pu­die­ron in­gre­sar a la ciu­dad. Car­ga que es uti­li­za­da en un 60% por los co­mer­cian­tes e in­dus­tria­les lo­ca­les.

A fi­na­les de 2017, Cor­mag­da­le­na ba­jo la di­rec­ción de Al­fre­do Va­re­la, li­qui­da el con­tra­to con Na­ve­le­na y co­mien­za, mien­tras ajus­ta la es­truc­tu­ra­ción de un nue­vo pro­yec­to de APP (Aso­cia­ción Pú­bli­co Pri­va­da pa­ra eje­cu­ción de la obra).

AL­FRE­DO CARBONELL Di­rec­tor de Aso­por­tua­ria “He­mos su­fri­do con los cam­bios de Go­bierno”.

AU­GUS­TO GAR­CÍA Ex­di­rec­tor de Cor­mag­da­le­na “El pro­yec­to de APP del Río fue bien ad­ju­di­ca­do”.

RE­NÉ PU­CHE

Pre­si­den­te del Puer­to de B/qui­lla

“El Go­bierno es res­pon­sa­ble del ca­nal de ac­ce­so”.

CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ Pre­si­den­te Jun­ta de Fi­tac “No sa­be­mos si hay pre­sión pa­ra que el pro­yec­to no sal­ga”.

LA HIS­TO­RIA CON­TI­NÚA EN 2018. El 2018 co­men­zó con la mis­ma “desa­zón” pa­ra los por­tua­rios, aun­que el Go­bierno Na­cio­nal anun­ció que den­tro de la nue­va es­truc­tu­ra­ción de la APP se in­clui­rían las pe­ti­cio­nes que ellos rea­li­za­ron pa­ra me­jo­rar la navegación por el ca­nal de ac­ce­so al Puer­to de Ba­rran­qui­lla.

In­clu­so el op­ti­mis­mo en torno al pro­yec­to au­men­tó, cuan­do el en­ton­ces pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos anun­ció en mar­zo, du­ran­te una vi­si­ta a Ba­rran­qui­lla, que el pro­yec­to sí se iba a eje­cu­tar du­ran­te su man­da­to.

Op­ti­mis­mo que du­ró muy po­co, de­bi­do a que el mismo San­tos in­for­mó dos me­ses des­pués que, de­bi­do al va­lor to­tal del pro­yec­to ($2,5 bi­llo­nes) y al com­pro­mi­so de las vi­gen­cias fu­tu­ras, ten­dría que ser apro­ba­do por el nue­vo Go­bierno.

Es­ta de­ci­sión fue re­pro­cha­da por las au­to­ri­da­des y el sec­tor por­tua­rio de la ciu­dad, quie­nes til­da­ron de men­ti­ro­so a San­tos, de­bi­do a que el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da den­tro de las reunio­nes del Con­se­jo Na­cio­nal de Política Fis­cal, no in­clu­yó den­tro de su agen­da la APP del Río, sin im­por­tar que el De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Pla­nea­ción au­to­ri­za­ra las vi­gen­cias fu­tu­ras pa­ra su eje­cu­ción.

El ca­pí­tu­lo fi­nal de la his­to­ria, has­ta el mo­men­to, lo pu­so ha­ce po­cos días la Mi­nis­tra de Trans­por­te, Án­ge­la Ma­ría Oroz­co, quien dio re­ver­sa al pro­yec­to por la “du­do­sa” es­truc­tu­ra­ción y por no con­tar con las licencias am­bien­ta­les.

Es­ta de­ci­sión fue con­tro­ver­ti­da por ex­per­tos y por la mis­ma Au­to­ri­dad Na­cio­nal de Licencias Am­bien­ta­les (An­la), que afir­mó que so­lo era ne­ce­sa­rio que el pro­yec­to tu­vie­ra una Guía de Ma­ne­jo Am­bien­tal, tal co­mo lo es­ti­pu­lan las le­yes.

IN­SE­GU­RI­DAD JU­Rí­DI­CA. El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Aso­por­tua­ria, Al­fre­do Carbonell, re­su­mió la APP en dos pa­la­bras: “in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca” y cues­tio­nó que al sec­tor por­tua­rio se le ha­yan cam­bia­do las re­glas del jue­go en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des.

“Así es muy di­fí­cil que ha­ya cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Los in­ver­sio­nis­tas ha­cen sus apues­tas con­tan­do que el Es­ta­do cum­pla con su par­te y lo ha­ga de una ma­ne­ra ade­cua­da, pe­ro lo que he­mos su­fri­do du­ran­te los úl­ti­mos años son cons­tan­tes cam­bios en el Go­bierno”, sos­tu­vo el di­ri­gen­te gre­mial.

Carbonell tam­bién cues­tio­nó que ha­yan exis­ti­do di­fe­ren­tes di­rec­to­res de Cor­mag­da­le­na y que ha­ya mu­chas en­ti­da­des que in­flu­yen en las de­ci­sio­nes re­la­cio­na­das con el río Mag­da­le­na.

En­tre­tan­to, el pre­si­den­te de la So­cie­dad Por­tua­ria Re­gio­nal de Ba­rran­qui­lla, Re­né Pu­che, se­ña­ló que el pro­yec­to es “muy com­ple­jo”, que in­clu­ye obras di­ver­sas que im­pli­can un ries­go a lo lar­go de los 908 ki­ló­me­tros co­bi­ja­dos con la APP.

“Yo no creo que el pro­yec­to se ha­ya caí­do por el es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Ode­bretch, sino por el cie­rre fi­nan­cie­ro, que si se hu­bie­ra da­do, se hu­bie­ran en­con­tra­do fir­mas in­tere­sa­das en que­dar­se con ese con­tra­to”, in­di­có.

Pu­che fue en­fá­ti­co al in­di­car que la si­tua­ción del ca­nal de ac­ce­so no se pue­de li­gar a la APP del Río, ya que es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, a tra­vés de la Ley Pri­me­ra de 1991, que se ga­ran­ti­ce la na­ve­ga­bi­li­dad en las zo­nas por­tua­rias. “Hay que de­jar cla­ro que sal­ga o no sal­ga la APP se de­ben ga­ran­ti­zar los dra­ga­dos y se de­be ga­ran­ti­zar que las em­bar­ca­cio­nes pue­dan in­gre­sar a la zo­na por­tua­ria de la ciu­dad.

¿CAR­TEL DEL DRA­GA­DO?. El pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va de Fi­tac, Car­los Gon­zá­lez, ins­tó al Go­bierno a que in­vo­lu­cre a la Pro­cu­ra­du­ría y a la Fis­ca­lía en el pro­ce­so, de­bi­do al “gran in­te­rés his­tó­ri­co” pa­ra que la APP del río Mag­da­le­na no se lle­ve a ca­bo.

“En cual­quier par­te del mun­do el trans­por­te flu­vial es el más eco­nó­mi­co, no me ca­be en la ca­be­za que des­pués de tan­to tiem­po el pro­ce­so no se ha­ya rea­li­za­do. ¿Quién está pre­sio­nan­do pa­ra que no sal­ga?, ¿hay un car­tel? Es una im­pre­sión mía”, in­di­có Gon­zá­lez.

Asi­mis­mo, el di­ri­gen­te del sec­tor lo­gís­ti­co ase­gu­ró que de­ben ha­ber san­cio­nes dis­ci­pli­na­rias a quie­nes que, den­tro del Go­bierno, han de­ja­do de ejer­cer sus fun­cio­nes pa­ra que el pro­yec­to no sea to­da­vía una reali­dad.

RA­FAEL PO­LO

Al me­nos ocho me­ses tar­da­rá el Go­bierno pa­ra rea­li­zar el es­tu­dio so­cio-am­bien­tal que re­quie­re el pro­yec­to.

Rue­da de pren­sa de la mi­nis­tra Oroz­co en B/qui­lla.

Bu­que en un ter­mi­nal ubi­ca­do en el ca­nal de ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.