Ma­du­ro, ¿se cie­rran las puer­tas a una sa­li­da pa­cí­fi­ca?

El Heraldo (Colombia) - - POLÍTICA -

Ni­co­lás Ma­du­ro so­lo pue­de sa­lir de Mi­ra­flo­res de dos for­mas: a las bue­nas o las ma­las. La me­jor ma­ne­ra de sa­car­lo a las bue­nas es mediante elec­cio­nes. Pe­ro las elec­cio­nes tie­nen un so­lo pro­ble­ma: Ma­du­ro y los cha­vis­tas se las ro­ban. En Ve­ne­zue­la pue­den ha­cer cien elec­cio­nes y se­rán cien elec­cio­nes que se bir­la­rán Ma­du­ro y sus alia­dos. El CNE es la mam­pa­ra que uti­li­za el ré­gi­men cha­vis­ta pa­ra dis­fra­zar de de­mo­cra­cia lo que es una dic­ta­du­ra. Ti­bi­say Lucena, pre­si­den­ta del CNE, es la fi­cha del cha­vis­mo pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der. Por eso el pro­ble­ma de Ve­ne­zue­la no es la fal­ta de elec­cio­nes. Un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio y dés­po­ta co­mo el im­pues­to en Ve­ne­zue­la -que vio­len­ta to­dos los de­re­chos y li­ber­ta­des de la opo­si­ción- no sal­drá por las bue­nas. Es ese sen­ti­mien­to de im­po­ten­cia y frus­tra­ción el que ha lle­va­do a lí­de­res po­lí­ti­cos y re­pre­sen­tan­tes re­co­no­ci­dos de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo Luis Almagro de la OEA, a con­si­de­rar ca­si que con de­ses­pe­ra­ción la in­ter­ven­ción mi­li­tar co­mo úl­ti­ma sa­li­da. Pe­ro de­be que­dar muy cla­ro que los gran­des res­pon­sa­bles de que di­cho es­ce­na­rio, que has­ta ha­ce al­gún tiem­po era con­si­de­ra­do des­ca­be­lla­do, hoy es­té so­bre la me­sa co­mo una op­ción vá­li­da, son los pro­pios cha­vis­tas. Na­die más. Su des­pre­cio por los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, su ca­ren­cia de au­to­crí­ti­ca, su des­ca­ra­da, des­me­di­da y des­bor­da­da co­rrup­ción y su ci­nis­mo sin par, se han en­car­ga­do de ce­rrar to­das y ca­da una de las puer­tas que los de­mó­cra­tas del mun­do han que­ri­do abrir pa­ra en­con­trar una sa­li­da a la pro­fun­da y com­ple­ja cri­sis de Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.