Pos ge­ne­ra­li­za­cio­nes

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ru­dolf Hom­mes

In­for­ma­ción so­bre la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de Tc­buen –uno de los ter­mi­na­les por­tua­rios en Bue­na­ven­tu­ra que es pro­pie­dad de APM, fi­lial de Mersk, la lí­nea na­vie­ra más po­de­ro­sa del mun­do en el trans­por­te de con­te­ne­do­res y de una des­ta­ca­da fa­mi­lia de Bue­na­ven­tu­ra– se ha es­ta­do ma­ni­pu­lan­do pa­ra crear un tur­bu­len­to am­bien­te la­bo­ral y so­cial en la ciu­dad mediante el uso de ‘pos­ge­ne­ra­li­za­cio­nes’, una nue­va mo­da­li­dad de pos­ver­da­des.

Es­ta si­tua­ción que tie­ne que ver con las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en esa em­pre­sa ex­clu­si­va­men­te, se está pre­sen­tan­do co­mo si fue­ra co­mún a to­dos los ter­mi­na­les de Bue­na­ven­tu­ra. El se­na­dor Ale­xan­der Ló­pez, por ejem­plo, ha­ce fre­cuen­te­men­te re­fe­ren­cia a los pro­ble­mas de “la so­cie­dad por­tua­ria de Bue­na­ven­tu­ra” sin acla­rar que se re­fie­re a una de esas so­cie­da­des por­tua­rias y que no se tra­ta de la So­cie­dad Por­tua­ria de Bue­na­ven­tu­ra, que es la em­pre­sa ori­gi­nal en esa lo­ca­li­dad, la que más tra­ba­ja­do­res em­plea y el al­ma de la eco­no­mía del puer­to, cu­yos tra­ba­ja­do­res no es­tán en huel­ga y cum­plen es­tric­ta­ba men­te con las re­glas la­bo­ra­les vi­gen­tes.

Ale­xan­der Ló­pez tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia in­co­rrec­ta­men­te a que se in­cum­plen las le­yes la­bo­ra­les y los com­pro­mi­sos del TLC con los Es­ta­dos Uni­dos, co­mo si es­te fue­ra un pro­ble­ma ge­ne­ral en esa ciu­dad y no lo­ca­li­za­do. Lla­ma la aten­ción que un se­na­dor de iz­quier­da es­té preo­cu­pa­do por el cum­pli­mien­to de las con­di­cio­nes del TLC con Es­ta­dos Uni­dos y eso habla bien de su am­pli­tud men­tal y de cri­te­rio, pe­ro su ge­ne­ra­li­za­ción pue­de cau­sar ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes. A él no le in­tere­san esas pre­ci­sio­nes, hay una tor­men­ta en un va­so de agua, Tc­buen y él quie­ren con­ver­tir­la en un hu­ra­cán que in­vo­lu­cre a to­da la ciu­dad de Bue­na­ven­tu­ra, un pa­ro cí­vi­co y una huel­ga so­li­da­ria en to­dos los ter­mi­na­les que pa­ra­li­ce el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal en ese no­do por­tua­rio.

Se­gu­ra­men­te eso le sir­va en su cam­pa­ña pa­ra la elec­ción de un al­cal­de de iz­quier­da en Bue­na­ven­tu­ra, pe­ro va a aca­bar con la ac­ti­vi­dad por­tua­ria, que es el pan de ca­da día de la ma­yor par­te de la po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va de la ciu­dad. El día que se ge­ne­ra­li­ce la huel­ga y se pa­ren to­dos los puer­tos por la so­li­da­ri­dad de la co­mu­ni­dad de­jan de ve­nir los bar­cos. Pa­san de lar­go ha­cia Ca­llao o Gua­ya­quil, o se que­dan en Pa­na­má. ¿Y de qué van a vi­vir los tra­ba­ja­do­res de Bue­na­ven­tu­ra?, ¿del fút­bol, del bai­le, del ‘pi­que’? Oja­lá la go­ber­na­do­ra del Va­lle del Cau­ca se dé cuen­ta de es­tas po­si­bles con­se­cuen­cias.

Ale­xan­der Ló­pez no in­ven­tó la pos­ge­ne­ra­li­za­ción, que es la fór­mu­la que está de mo­da pa­ra agran­dar los pro­ble­mas que es­tán uti­li­zan­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, hoy pre­sa fá­cil del ama­ri­llis­mo. La no­ti­cia no es que la Fis­ca­lía tie­ne in­di­cios de que al­gu­nas per­so­nas vin­cu­la­das a la JEP es­tán ma­ni­pu­lan­do in­for­ma­ción y las van a in­ves­ti­gar, pe­ro el ti­tu­lar di­ce “El Fis­cal acu­sa a la JEP de frau­de a fa­vor de las Farc”.

Eso ven­de, pe­ro no es ver­dad. El mi­nis­tro de De­fen­sa re­ve­la que hay pla­ta del nar­co­trá­fi­co en la fi­nan­cia­ción de pa­ros cí­vi­cos en la Pa­na­me­ri­ca­na y la no­ti­cia es que la Ma­fia fi­nan­cia a las or­ga­ni­za­cio­nes in­dí­ge­nas del Cau­ca, lo que po­ne en la mi­ra de los ase­si­nos a los di­ri­gen­tes de esas or­ga­ni­za­cio­nes. Las pos­ge­ne­ra­li­za­cio­nes son una evo­lu­ción de las pos­ver­da­des, fal­se­da­des ba­sa­das en he­chos cier­tos pe­ro ais­la­dos. Son fór­mu­las ve­ne­no­sas que no de­ben uti­li­zar los pe­rio­dis­tas y los po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.