En­ve­je­cer no es tan be­llo co­mo di­cen

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Lola Sal­ce­do

En mis años de es­plen­dor, de cuer­pe­ci­to sin gra­sa acu­mu­la­da, es­ta­do men­tal hí­per pro­duc­ti­vo, se­xo su­fi­cien­te –a ve­ces gran­dio­so, otras apenas re­gu­lar– que, sin em­bar­go, ha­cía el efec­to del abono con las plan­tas: ta­llo for­ta­le­ci­do, fo­lla­je con mu­cha clo­ro­fi­la y flo­res a mon­tón. O sea, es­tá­ba­mos sa­tis­fe­chos y ple­nos de ar­mo­nía, bri­llo in­te­lec­tual y ale­gría ca­si per­ma­nen­te. Tam­bién no­ta­ba mi in­to­le­ran­cia fren­te a la es­tu­pi­dez, el mal­tra­to en cual­quier for­ma y a quien fue­se (in­clu­yan ani­ma­les y plan­tas). Pues bien, en esos años dorados de­cía­mos pa­ra es­tar in: la arru­ga es be­lla. Mi­ra tú que fra­se más exó­ti­ca y ab­sur­da que con­tras­ta­ba con la que­ja de los an­cia­nos que nos ro­dea­ban, en mi ca­so, mi ma­má. La vie­ja Yi­ya era re­frac­ta­ria a esa idea y en for­ma per­ma­nen­te, aún con 90 años, se plan­ta­ba fren­te al es­pe­jo y se ten­sa­ba las me­ji­llas ha­cia arri­ba, co­mo si un plás­ti­co le hu­bie­se prac­ti­ca­do un re­fres­ca­mien­to, que así se lla­ma téc­ni­ca­men­te que le tiem­plen a una las me­ji­llas y pár­pa­dos de for­ma dis­cre­ta, co­mo pa­ra ba­jar­se 10 años. Eso sig­ni­fi­ca­ba “quie­ro que me qui­ten las arru­gas” y a pun­to es­tu­vi­mos, si no in­ter­vie­ne el res­to de la tro­pa fa­mi­liar en te­rror.

Siem­pre me de­cía, “la ve­jez es es­pan­to­sa, mi­ja”. Mi de­ber era sua­vi­zar su es­ta­do de vi­da y usa­ba excusas co­mo: “eres di­vi­na aún con 85”, “te ves más jo­ven que fu­la­ni­ta que tie­ne 78”, “ya qui­sie­ran las de se­sen­ta te­ner el co­lá­geno y la ten­sión de tu piel”. Na­da la con­mo­vía, de­tes­ta­ba el en­ve­je­ci­mien­to y le po­día dar un so­pon­cio ir a un mé­di­co y que le pi­die­ra que se sa­ca­ra la cha­pa: es­tos dien­tes son to­dos míos. Y ellos que­da­ban fli­pan­do. Por ese de­ta­lli­to des­ca­li­fi­ca­ba en­se­gui­da al pro­fe­sio­nal.

Hoy que soy la adul­ta de 68 años que se mi­ra al es­pe­jo y exa­mi­na el cuer­po que re­fle­ja con la ilu­sión de ver al­go pa­re­ci­do a quien era cuan­do flo­re­cía, en cam­bio veo a una da­ma que –aun­que aún no ne­ce­si­ta co­llar de per­las– ta­pa arru­gas del cue­llo de pa­vo, sí re­quie­re ur­gen­te un re­fres­ca­mien­to del ros­tro pa­ra que le qui­ten las bol­si­tas a los la­dos de la bo­ca, las lí­neas de la fren­te y le suban los pár­pa­dos. Una vez con­se­gui­do es­to, es­toy se­gu­ra de ‘so­llar­me’ y que­rer que me qui­ten la ba­rri­gui­ta in­fa­me, me cor­ten el bye bye de los bra­zos y me suban las nal­gas y los se­nos. Con­clu­sión: la arru­ga no es be­lla, pe­ro se pue­de con­vi­vir con ella, lo gra­ve de la ‘ve­jen­tud’ es la can­ti­dad de pe­pas que hay que to­mar por­que la má­qui­na hu­ma­na es muy pa­re­ci­da a lo que fa­bri­ca el hom­bre: tie­ne ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da. O sea, to­do co­mien­za a fa­llar. Ayer me de­cía un ta­xis­ta de 62 años, lo peor es eso de que uno ter­mi­ne ori­nan­do los pan­ta­lo­nes. El res­to del tra­yec­to le en­se­ñé las con­trac­cio­nes de Yo­ga pa­ra for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra ge­ni­tal. Pe­ro eso sí, nos des­pa­cha­mos car­ca­ja­das im­pa­ga­bles des­cri­bien­do lo que nos fa­lla, la pe­pa con­sa­bi­da, ver­se con los ami­gos so­lo en en­tie­rros o en el cen­tro co­mer­cial. No es be­lla la arru­ga, no me jo­dan aho­ra con ro­man­ti­cis­mos ba­ra­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.