¿C

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Keryl Brod­meier

uán­tas per­so­nas han su­fri­do al­gu­na vez por amor? ¿Cuán­tos en es­te mo­men­to es­tán en la cús­pi­de de la fe­li­ci­dad? Se­gu­ra­men­te la ma­yo­ría ha ex­pe­ri­men­ta­do en al­gún mo­men­to de la vi­da las po­de­ro­sas emo­cio­nes del romanticismo. Pe­ro “To­do está en el ce­re­bro y tie­ne una ex­pli­ca­ción neu­ro­quí­mi­ca”, ma­ni­fies­ta Her­nán Aponte, uró­lo­go, se­xó­lo­go, in­ves­ti­ga­dor y do­cen­te de la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Cien­cias de la Sa­lud (Fucs).

Ma­ri­po­sas re­vo­lo­tean eu­fó­ri­cas en el es­tó­ma­go de Ma­ría Jo­sé cuan­do ve a Luis. Esa ex­tra­ña sen­sa­ción de la que tan­to se ha ha­bla­do en li­bros y no­ve­las se apo­de­ra de ella cuan­do su ama­do se apro­xi­ma.

Su mi­ra­da, su son­ri­sa y su for­ma de ha­blar “la tie­nen en las nu­bes” pen­san­do en él día y no­che. Tal vez no es el más gua­po, ni el más atlé­ti­co (di­cen sus ami­gas), ni tam­po­co tie­ne mu­cho di­ne­ro, lo cier­to es que pa­ra ella es el ser más en­can­ta­dor del pla­ne­ta.

Lo que no sos­pe­cha es que en su ce­re­bro un coc­tel de sus­tan­cias quí­mi­cas ha­cen fies­ta.

La­ti­dos del co­ra­zón des­bo­ca­dos, ru­bor en las me­ji­llas, su­do­ra­ción ex­ce­si­va y no­ches sin dor­mir son al­gu­nos de los sín­to­mas del enamo­ra­mien­to.

Se­gún el doc­tor Aponte, el amor se cons­tru­ye co­mo una pi­rá­mi­de. Es­to lo ra­ti­fi­can sus co­le­gas Alon­so Acu­ña y Pe­dro Gue­rre­ro en el li­bro La pi­rá­mi­de del amor.

“En la par­te ba­ja de la pi­rá­mi­de está la atrac­ción eró­ti­ca se­gui­da de la amis­tad, el ape­go, la atrac­ción in­te­lec­ti­va, y en la cús­pi­de el amor per­ma­nen­te”, ex­pli­có.

“En el pri­mer pi­so se da el enamo­ra­mien­to. En es­ta fa­se se li­be­ran neu­ro­trans­mi­so­res que explican cier­tos com­por­ta­mien­tos, por ejem­plo, la fe­ni­le­ti­la­mi­na (FEA), pro­du­ce sen­sa­cio­nes co­mo pér­di­da del ape­ti­to, di­fi­cul­tad pa­ra con­ci­liar el sue­ño, su­dor en las ma­nos, las fa­mo­sas ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, y en­tre otras co­sas la pér­di­da del jui­cio crí­ti­co, por eso en el enamo­ra- mien­to no hay ra­zo­nes que val­gan”, apun­tó.

Al dar el pa­so pa­ra in­vi­tar a ce­nar a la per­so­na que le des­pier­ta in­te­rés, tam­bién in­ter­vie­nen otras sus­tan­cias. Se­gún el ex­per­to, la no­ra­dre­na­li- na, hor­mo­na del sis­te­ma ner­vio­so que au­men­ta la pre­sión ar­te­rial y el rit­mo car­día­co, le anima a atre­ver­se por ser una sus­tan­cia proac­ti­va. De igual for­ma, la do­pa­mi­na, neu­ro­trans­mi­sor res­pon­sa­ble del pla­cer y las re­com­pen­sas, le da una agra­da­ble sen­sa­ción de bie­nes­tar, mien­tras que la se­ro­to­ni­na dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de la san­gre has­ta en un 30 %. Es­to oca­sio­na que la per­so­na ten­ga un pen­sa­mien­to ob­se­si­vo ha­cia el ser ama­do. En po­cas pa­la­bras, que no ten­ga ojos pa­ra na­die más.

El neu­ró­lo­go Juan Ca­mi­lo Ramírez, afirma que des­de ha­ce va­rios años in­ves­ti­ga­do­res han in­ten­ta­do de­ter­mi­nar la ba­se bio­ló­gi­ca del enamo­ra­mien­to. “Hay mu­chos fac­to­res im­pli­ca­dos, ge­né­ti­cos, bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les. Es im­por­tan­te de­fi­nir que se han he­cho es­tu­dios con re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal y que hay cier­tas áreas del ce­re­bro que se ac­ti­van cuan­do las per­so­nas enamo­ra­das se ob­ser­van e in­ter­ac­túan. Es­tas áreas no son siem­pre las mis­mas por­que no hay una re­gla, cla­ve o nor­ma que per­mi­ta ge­ne­rar enamo­ra­mien­to. Sí hay en cam­bio, una se­rie de fac­to­res en el in­di­vi­duo que fa­vo­re­cen el gus­to y la sen­sa­ción de bie­nes­tar con otra per­so­na”, en­fa­ti­zó Ramírez .

Aponte por su par­te, re­cal­ca que es­ta eta­pa no es eter­na y pue­de du­rar en­tre 18 y 36 me­ses.

“Al lle­gar a es­te pun­to la re­la­ción o se aca­ba o con­ti­núa a la pró­xi­ma ins­tan­cia: la fa­se del ape­go”. APE­GO Y OR­GU­LLO . Aponte ex­pli­ca que en el se­gun­do y tercer pi­so de la pi­rá­mi­de se li­be­ran sus­tan­cias que acer­can mu­cho más a la pa­re­ja.

“En es­ta eta­pa in­ter­vie­nen otras sus­tan­cias co­mo la oxi­to­ci­na, lo que lla­ma­mos la sus­tan­cia quí­mi­ca del abra­zo. Es­ta ha­ce que la pa­re­ja ten­ga una gran em­pa­tía y se lle­ven muy bien, pe­ro en es­ta fa­se dis­mi­nu­ye la fun­ción cog­ni­ti­va”.

El tercer ni­vel se da cuan­do, en pa­la­bras del pro­fe­sio­nal, exis­te una aso­cia­ción in­te­lec­tual con la otra per­so­na.

“En la fa­se del or­gu­llo, se al­can­za el amor per­du­ra­ble, que pro­ba­ble­men­te de­pen­de de la cor­te­za ce­re­bral. Es­te es un con­ve­nio de con­vi­ven­cia don­de se ne­ce­si­ta que ha­ya con­des­cen­den­cia, to­le­ran­cia, ge­ne­ro­si­dad, ca­ri­ño y amis­tad. Se vi­ve cuan­do las re­la­cio­nes tie­nen de 25 a 30 años jun­tos”, apun­tó.

“La pri­me­ra fa­se no es eter­na: pue­de du­rar en­tre 18 y 36 me­ses. En es­te pun­to la re­la­ción se aca­ba o con­ti­núa a la se­gun­da fa­se”.

ES­TU­DIOS. La in­ves­ti­ga­do­ra es­ta­dou­ni­den­se He­len Fis­her se ha de­di­ca­do a es­tu­diar por más de 30 años los efec­tos del amor ro­mán­ti­co a ni­vel ce­re­bral. Es­ta bió­lo­ga y an­tro­pó­lo­ga ana­li­zó las imá­ge­nes de los ce­re­bros de 37 per­so­nas enamo­ra­das den­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.