¿Có­mo fun­cio­na el ce­re­bro de los enamo­ra­dos?

Sen­sa­cio­nes co­mo ‘ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go’, su­dor en las ma­nos y pen­sar a to­da ho­ra en el ser ama­do son re­sul­ta­do de un coc­tel de sus­tan­cias quí­mi­cas y ac­ti­vi­dad en el área ce­re­bral a la ho­ra de amar.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS -

de una má­qui­na de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca ce­re­bral fun­cio­nal. Fue­ron cla­si­fi­ca­dos en tres gru­pos: los co­rres­pon­di­dos, los re­cha­za­dos y los que des­pués de 30 años si­guen enamo­ra­dos de la mis­ma per­so­na. El es­tu­dio de­ter­mi­nó que di­ver­sas áreas de es­te ór­gano se afec­tan por el sen­ti­mien­to.

En el pri­mer gru­po se evi­den­ció an­sie­dad, co­mo en el ca­so de los adic­tos a las dro­gas, en el gru­po de los no co­rres­pon­di­dos los re­sul­ta­dos mos­tra­ron un in­ten­so do­lor, ade­más de la an­sie­dad por la re­com­pen­sa y el re­co­no­ci­mien­to, y en el ca­so de las per­so­nas con más de 30 años jun­tas sus imá­ge­nes de­mos­tra­ron ac­ti­vi­dad de do­pa­mi­na, en con­clu­sión su ce­re­bro si­gue enamo­ra­do.

Otros es­tu­dios co­mo el pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Fron­tiers in Hu­man Neu­ros­cien­ce y desa­rro­lla­do por cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Chong­qing de China, la de Cien­cias y Tec­no­lo­gía de Ha­nui y la Es­cue­la de Me­di­ci­na Mount Si­nai de Nue­va York, de­ter­mi­nó afluen­cia de ac­ti­vi­dad ce­re­bral en al me­nos do­ce re­gio­nes. So­bre to­do en una zo­na lla­ma­da cor­tex del cín­gu­lo an­te­rior del he­mis­fe­rio iz­quier­do.

CO­RA­ZóN RO­TO. Cuan­do a al­guien se le “rom­pe” el co­ra­zón no siem­pre se di­ce en tér­mi­nos me­tá­fo­ri­cos. Se­gún Aponte exis­te una en­fer­me­dad lla­ma­da el Sín­dro­me de Ta­kot­su­bo oca­sio­na­do por una emo­ción de gran in­ten­si­dad que es­ti­mu­la la cín­gu­la an­te­rior, re­la­cio­nan­do es­te pa­de­ci­mien­to con el do­lor fí­si­co real.

Por su par­te el car­dió­lo­go Lui­gi Po­li­fro­ni ex­pli­ca que se tra­ta de una mio­car­dio­pa­tía ba­lo­na­mien­to api­cal, una en­fer­me­dad que afec­ta el múscu­lo car­dia­co y es­ta re­la­cio­na­da con si­tua­cio­nes de es­trés.

“El cua­dro clí­ni­co es muy si­mi­lar a un in­far­to agu­do del mio­car­dio y se da ma­yor­men­te en mu­je­res. Lo re­la­cio­nan con el amor por­que hay una par­te del co­ra­zón que pa­re­cie­ra que no se con­tra­je­ra, sin em­bar­go, aún no hay prue­bas cien­tí­fi­cas que lo afir­men”., enun­ció.

¿Por qué nos fi­ja­mos en unas per­so­nas y en otras no? ¿Por qué se aca­ba el sen­ti­mien­to? Es­tas son al­gu­nas de las in­cóg­ni­tas. Pa­ra Aponte se in­vo­lu­cran las di­ver­sas par­tes del ce­re­bro y an­tí­ge­nos de com­pa­ti­bi­li­dad. “El amor es la tram­pa de la na­tu­ra­le­za pa­ra re­pro­du­cir la es­pe­cie, lo que im­por­ta es que esa es­pe­cie se re­pro­duz­ca y la na­tu­ra­le­za bus­ca los me­jo­res ge­nes pa­ra lo­grar­lo, con el fin de que la des­cen­den­cia sea mu­cho más sa­na. Cuan­do el amor se aca­ba, po­si­ble­men­te se aca­ba­ron los neu­ro­trans­mi­so­res. Esa es jus­ta­men­te esa la tra­ge­dia del enamo­ra­mien­to”.

Se ha de­mos­tra­do que hay cier­tas áreas del ce­re­bro que se ac­ti­van cuan­do las per­so­nas enamo­ra­das se ob­ser­van e in­ter­ac­túan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.