Vi­ven en Las Nu­bes, pe­ro en ca­sas de ta­bla y con ca­lles de ba­rro

Así es el día a día de las 25 fa­mi­lias que ha­bi­tan la úni­ca ve­re­da de Ba­rran­qui­lla, que de­pen­de del co­rre­gi­mien­to de Juan Mi­na.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Eduardo Pa­ti­ño M. Twit­ter @eduar­do­pa­tino18

Aso­lo tres ki­ló­me­tros de una ur­be en la que el pro­gre­so pa­re­ce no de­te­ner­se, en la que se le­van­tan in­con­ta­bles es­truc­tu­ras y en don­de los avan­ces co­mer­cia­les y tu­rís­ti­cos dan pa­sos agi­gan­ta­dos, se en­cuen­tra la ve­re­da Las Nu­bes, un gru­po de 25 par­ce­las en las que re­si­den igual nú­me­ro de fa­mi­lias cu­ya suer­te pa­re­ce im­por­tar­les so­lo a ellos mis­mos.

Aun­que po­co o na­da se es­cu­che ha­blar de Las Nu­bes, lle­gar a es­ta ve­re­da ba­rran­qui­lle­ra no es tan sen­ci­llo. Su úni­ca vía de ac­ce­so, ubi­ca­da a la al­tu­ra de la Cir­cun­va­lar en­tre ca­rre­ras 38 y 46, es una tro­cha que desafía a los po­cos vehícu­los que por allí se aden­tran. Aun­que en épo­cas de llu­via, el tran­si­tar por di­cho ca­mino rús­ti­co, os­cu­ro e in­se­gu­ro, es com­ple­ta­men­te im­po­si­ble.

Al in­te­rior de la zo­na ru­ral el pa­no­ra­ma es de­sola­dor. El as­pec­to ári­do pre­do­mi­na en­tre las pre­ca­rias e im­pro­vi­sa­das vías de ba­rro y mu­chas de las vi­vien­das de las par­ce­las se en­cuen­tran cons­trui­das con ta­blas y bol­sas.

Du­ran­te dé­ca­das, sus ha­bi­tan­tes vi­vie­ron en­tre el ba­rro y la ba­su­ra, pues justo al pie de su te­rri­to­rio se en­con­tra­ba ‘El He­ne­quén’, un re­lleno sa­ni­ta­rio que fun­cio­nó has­ta 2010 y que hi­zo que se pro­pa­ga­ran en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias e in­fec­cio­sas en­tre los ha­bi­tan­tes de es­ta ol­vi­da­da ve­re­da.

Hoy en día las con­di­cio­nes han cam­bia­do un po­co, la co­mu­ni­dad cuen­ta que de­jó de vi­vir del re­bus­que en las ba­su­ras y, con sus es­ca­sos re­cur­sos, se han de­di­ca­do al cul­tiSon

vo y a la cría de ani­ma­les. No obs­tan­te, re­pro­chan a las au­to­ri­da­des lo­ca­les por el aban­dono al que se han vis­to con­de­na­dos y a la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to que les ha to­ca­do en­fren­tar.

¿CÓ­MO SE VI­VE EN LAS NU­BES?.Co­rría el año 1980 cuan­do Juan Mar­tí­nez, su es­po­sa y sus seis hi­jos se asen­ta­ron en Las Nu­bes. El hom­bre de 80 años ase­gu­ra que su fa­mi­lia fue una de las pri­me­ras en lle­gar al lu­gar en don­de so­lo ha­bía un par de ca­si­tas de pa­ja. Fue real­men­te en ese mo­men­to —cuen­ta— que se creó la ve­re­da con la lle­ga­da de más fa­mi­lias cam­pe­si­nas.

Juan re­la­ta que son di­fí­ci­les las con­di­cio­nes en las que vi­ven él y sus ve­ci­nos, de­bi­do a que el pro­gre­so no

ha to­ca­do la puer­ta de sus ca­sas, lo po­co que tie­nen — afir­ma— ha si­do cons­trui­do con sus pro­pios re­cur­sos.

En Las Nu­bes no cuen­tan con ener­gía eléc­tri­ca, ca­da una de las vi­vien­das tie­ne pe­que­ños pa­ne­les so­la­res que uti­li­zan pa­ra bom­bi­llos y ven­ti­la­do­res. Los ha­bi­tan­tes tam­po­co tie­nen gas na­tu­ral, por lo ge­ne­ral los ali­men­tos los pre­pa­ran en fo­go­nes de le­ña.

En cuan­to al ser­vi­cio de agua po­ta­ble, Juan Mar­tí­nez cuen­ta que ha­ce va­rios años se “pe­ga­ron” de un tu­bo ma­dre de la em­pre­sa Tri­ple A que es­tá apro­xi­ma­da­men­te a 400 me­tros de la ve­re­da.

“To­do lo cons­trui­mos no­so­tros, com­pra­mos la tu­be­ría, nos or­ga­ni­za­mos y pu­si­mos agua po­ta­ble pa­ra los ha­bi­tan­tes. Es al­go tan bá­si­co, tan ne­ce­sa­rio, que tu­vi­mos que so­lu­cio­nar no­so­tros o to­da­vía no la tu­vié­ra­mos”, di­ce el hom­bre mien­tras ca­mi­na apo­ya­do en un bas­tón im­pro­vi­sa­do con una ra­ma gran­de de un ár­bol.

Las Nu­bes en el día es bas­tan­te de­sola­da. Ma­nuel Ar­men­ta, uno de los re­si­den­tes de la ve­re­da y quien se de­di­ca a la cría de ani­ma­les, ex­pli­ca que a pe­sar de que los re­cur­sos son es­ca­sos, mu­chos pa­dres han lo­gra­do que sus hi­jos sean pro­fe­sio­na­les. La ma­yo­ría de ellos —in­di­ca— ya no re­si­den en la zo­na y se han ido a vi­vir a Ba­rran­qui­lla.

“Acá no vi­vi­mos, so­bre­vi­vi­mos, pe­ro so­mos fe­li­ces en nues­tro día a día, con lo po­co que te­ne­mos y con lo que he­mos lo­gra­do. Sin em­bar­go, es un deber de las au­to­ri­da­des pro­por­cio­nar­nos las co­sas más mí­ni­mas”, cues­tio­na el hom­bre al tiem­po que po­ne la co­mi­da a una de­ce­na de cer­dos que no de­jan de ha­cer rui­do.

Ar­men­ta ase­gu­ra que ni él ni sus ve­ci­nos co­no­cen a los dos úl­ti­mos al­cal­des de la ciu­dad. “No­so­tros so­mos tan in­vi­si­bles que ni los po­lí­ti­cos vie­nen a ha­cer cam­pa­ña por es­tos la­dos”, ma­ni­fies­ta y ad­vier­te que es­ta co­mu­ni­dad des­apa­re­ce­rá con el pa­sar de los años.

SOS POR LA ES­CUE­LA. La es­cue­la ubi­ca­da en la ve­re­da Las Nu­bes es un lu­gar en don­de las ca­ren­cias se mez­clan con la es­pe­ran­za. El lu­gar, cu­yo as­pec­to pa­re­ce más el de una fin­ca, cuen­ta con tres sa­lo­nes de cla­ses pa­ra 72 es­tu­dian­tes.

Los es­pa­cios re­crea­ti­vos, son re­la­ti­va­men­te am­plios y en es­tos se ven a los ni­ños fe­li­ces. No obs­tan­te, son in­se­gu­ros de­bi­do a que la es­cue­la no se en­cuen­tra cer­ca­da ni en­ce­rra­da y mu­cho me­nos cuen­ta con vi­gi­lan­cia pri­va­da.

Son tres do­cen­tes más la rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción los en­car­ga­dos de la en­se­ñan­za en es­ta es­cue­la, aun­que más que edu­ca­do­res son ti­ta­nes que de­ben en­fren­tar una odi­sea ca­da día pa­ra lle­gar a cum­plir­les a unos ni­ños de­seo­sos de apren­der.

45 mi­nu­tos dia­ria­men­te los que ca­mi­nan los do­cen­tes pa­ra lle­gar al co­le­gio, en don­de sor­tean los pe­li­gros de la tro­cha, el in­cle­men­te sol y el ba­rro que mu­chas ve­ces se “tra­ga” sus za­pa­tos.

Elisa Guerrero, rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción, re­la­ta que tan­to ella co­mo los do­cen­tes que allí la­bo­ran vi­ven en Ba­rran­qui­lla y nin­gún me­dio de trans­por­te los lle­va has­ta el co­le­gio. Ase­gu­ra que lo po­co que tie­nen en la ins­ti­tu­ción ha si­do do­na­do por una em­pre­sa pri­va­da de­di­ca­da al trans­por­te de va­lo­res.

“Las au­to­ri­da­des de edu­ca­ción de Ba­rran­qui­lla de­ben me­ter­se la mano al bol­si­llo por los ni­ños que acá es­tu­dian, las con­di­cio­nes no son las me­jo­res, pe­ro to­dos ha­ce­mos un gran es­fuer­zo, me­nos quie­nes de­be­rían real­men­te ha­cer­lo”, ma­ni­fies­ta Guerrero mien­tras ob­ser­va vi­gi­lan­te a los ni­ños de pri­ma­ria que en esos mo­men­tos se en­cuen­tran en re­creo.

An­te la fal­ta de re­cur­sos, de uten­si­lios y has­ta de me­di­ci­nas, los do­cen­tes de la es­cue­la en Las Nu­bes tie­nen un huer­to con plan­tas me­di­ci­na­les en uno de los rin­co­nes de la ins­ti­tu­ción. Di­chas plan­tas son uti­li­za­das pa­ra ali­viar do­lo­res de ca­be­za y es­to­ma­ca­les, fie­bre, gri­payd olo­res bu­ca­les. En Las Nu­bes hay fe­li­ci­dad con lo po­co ma­te­rial que po­seen. La cor­dia­li­dad de sus mo­ra­do­res se re­fle­ja en la son­ri­sa de sus ros­tros, pe­se a que han es­ta­do con­de­na­dos al ol­vi­do. Sus ha­bi­tan­tes, in­clu­so, ase­gu­ran que han es­cu­cha­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes que Ba­rran­qui­lla le es­tá dan­do la ca­ra al río, pe­ro afir­man que con­ti­núa dán­do­le la es­pal­da a ellos.

“La co­mu­ni­dad de Las Nu­bes de­jó de vi­vir del re­bus­que en el an­ti­guo ba­su­re­ro ‘El He­ne­quén’ y aho­ra se de­di­ca al cul­ti­vo”.

“Acá no vi­vi­mos, so­bre­vi­vi­mos con lo po­co que te­ne­mos y con lo que he­mos lo­gra­do cons­truir sin la ayu­da de las au­to­ri­da­des”.

Juan Mar­tí­nez ob­ser­va uno de los cria­de­ros de mo­ja­rra.

FO­TOS JE­SÚS RICO

Las vías en Las Nu­bes son de ba­rro. Sus ha­bi­tan­tes ase­gu­ran que en épo­cas de llu­via es im­po­si­ble tran­si­tar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.