Fred­die Mer­cury: ¿una pe­lí­cu­la so­lo pa­ra fa­nes?

Mu­chos crí­ti­cos han ca­ta­lo­ga­do a ‘Bohemian Rhapsody: la his­to­ria de Fred­die Mer­cury’ co­mo una cin­ta fa­ci­lis­ta he­cha pa­ra los fa­ná­ti­cos.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Ale­jan­dro Ro­sa­les

El ci­ne me lle­vó a Queen, la pe­lí­cu­la se lla­ma­ba High­lan­der. En es­pa­ñol, la ra­ra tra­duc­ción era El in­mor­tal. Mi pa­pá la lle­vó a la ca­sa cuan­do to­da­vía exis­tían los VHS y Vi­deo Ac­ción, el lu­gar don­de la al­qui­ló. No re­cuer­do el año, pe­ro sí la po­ten­te ban­da so­no­ra, el so­ni­do de las es­pa­das em­pu­ña­das por Ch­ris­top­her Lam­bert, Sean Con­nery y Clancy Brown, mez­cla­do con can­cio­nes co­mo Prin­ces of the Uni­ver­se.

Des­pués, los ami­gos del rock me mos­tra­ron más de Queen, co­mo su in­ter­pre­ta­ción en Li­ve Aid (13 de julio de 1985), qui­zá la más le­gen­da­ria y me­diá­ti­ca.

“Ma­ma, just ki­lled a man, put a gun against his head, pu­lled my trig­ger, now he’s dead. Ma­ma, li­fe had just be­gun, but now I’ve go­ne and th­rown it all away” (Ma­má, aca­bo de ma­tar a un hom­bre, le pu­se una pis­to­la en la ca­be­za, apre­té el ga­ti­llo, aho­ra es­tá muer­to), co­men­za­ba a can­tar en ese me­mo­ra­ble re­ci­tal y sen­ta­do fren­te al piano el gran Fred­die Mer­cury.

Ca­si tres dé­ca­das más tar­de el ci­ne vol­vió a pre­sen­tar­me a Queen. El di­rec­tor Br­yan Sin­ger fue el en­car­ga­do de re­vi­vir a Fred­die Mer- cury y po­ner­lo a so­nar con Brian May, Ro­ger Tay­lor y John Dea­con pa­ra el de­lei­te de mi­llo­nes de se­gui­do­res en to­do el mun­do.

Bohemian Rhapsody: la his­to­ria de Fred­die Mer­cury, lle­na las sa­las de ci­ne del pla­ne­ta, en­mu­de­ce a los que la ven, los ha­ce llo­rar, can­tar, re­cor­dar vie­jos amo­res, so­ñar so­bre lo so­ña­do.

Más allá de los crí­ti­cos, que en al­gu­nos ca­sos la ca­ta­lo­gan co­mo un fil­me fa­ci­lis­ta he­cho pa­ra los fa­ná­ti­cos, la cin­ta pro­ta­go­ni­za­da por Ra­mi Ma­lek es un ab­so­lu­to éxi­to, irre­fu­ta­ble. Al fin y al ca­bo, pa­ra­fra­sean­do al rea­li­za­dor ale­mán Wer­ner Her­zog: el ci­ne es el ar­te de las ma­sas, no de los aca­dé­mi­cos.

Y es que las ci­fras lo di­cen to­do. Tan so­lo en sus tres pri­me­ros días de ex­hi­bi­ción (3, 4 y 5 de no­viem­bre) en Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, la cin­ta al­can­zó 51 mi­llo­nes de dó­la­res. De le­jos, fue la pri­me­ra. Se­gún si­tios es­pe­cia­li­za­dos, es po­si­ble que el fil­me su­pere los USD300 mi­llo­nes en to­do el mun­do.

MA­LEK Y LA DE­LI­CA­DE­ZA. So­bre la ac­tua­ción del ac­tor es­ta­dou­ni­den­se, se­gu­ra­men­te se­rio as­pi­ran­te pa­ra le­van­tar el Pre­mio Ós­car, un co­le­ga, Ma­xi Igle­sias, es­cri­bió pa­ra el País de Es­pa­ña que el pe­so his­tó­ri­co e in­ter­pre­ta­ti­vo del fil­me re­cae so­bre sus es­pal­das, los ac­to­res que en­car­nan el res­to de la ban­da (Ben Hardy, Jo­seph Maz­ze­llo y Gwilym Lee) “apor­tan va­lo­res de unión y com­pro­mi­so a la his­to­ria de Queen lle­van­do la tra­ma con hu­mor, ali­vian­do si­tua­cio­nes que más de uno pen­sa­rá que no fue­ron tan lle­va­de­ras”.

“Ra­mi Ma­lek, el ele­gi­do, nun­ca co­no­ció en la vi­da real a la per­so­na que in­ter­pre­ta. Pe­ro veo la pe­lí­cu­la y Ma­lek es Mer­cury, o Mer­cury es Ma­lek, ya no sa­bría dis­tin­guir­los. Ma­lek se ha con­ver­ti­do en él. La en­vi­dia sa­na me co­rroe, lo re­co­noz­co”, es­cri­be Igle­sias.

Aho­ra, sin que­rer con­tar as­pec­tos fun­da­men­ta­les del fil­me y da­ñar­le la ex­pe­rien­cia a los que no la han vis­to, el di­rec­tor Br­yan Sin­ger cui­da ca­da plano, ca­da es­ce­na, pa­ra no lle­var a la te­rri­ble es­qui­na del mor­bo as­pec­tos de la vi­da de Mer­cury co­mo su ho­mo­se­xua­li­dad, el si­da que lo aque­jó o los ba­ca­na­les que hi­cie­ron fa­mo­so al hom­bre na­ci­do en Zan­zí­bar.

De igual for­ma, he­chos tras­cen­den­ta­les en la his­to­ria de Queen, co­mo su for­ma­ción, la com­po­si­ción de al­gu­nos de sus clá­si­cos, en­tre esos Lo­ve Of My Li­fe, Bohemian Rhapsody (por su­pues­to), Fat Bot­to­med Girls o We Will Rock You, son con­ta­dos de for­ma in­te­li­gen­te, te­nien­do en cuen­ta el po­co tiem­po pa­ra ha­cer­lo. Asi­mis­mo, la cin­ta re­ve­la sus con­flic­tos in­ter­nos, nor­ma­les en las re­la­cio­nes hu­ma­nas y mu­cho más en­tre ar­tis­tas.

Álvaro Gon­zá­lez Vi­lla­ma­rín ‘el Pro­fe’, di­rec­tor de Ra­dió­ni­ca, ha­blan­do de Queen, afir­ma que es im­por­tan­te en­ten­der que la mú­si­ca tie­ne pro­ce­sos, que las co­sas no se dan de un mo­men­to a otro y eso tam­bién es par­te fun­da­men­tal de la pe­lí­cu­la.

“Uno pue­de te­ner al me­jor can­tan­te de la his­to­ria, pe­ro igual hay que sa­lir de la zo­na de con­fort y de­mos­trar que en par­ti­cu­lar la cul­tu­ra rock es par­te de la me­mo­ria es­té­ti­ca y ar­tís­ti­ca de la hu­ma­ni­dad. Ver a cua­tro jó­ve­nes que en ese mo­men­to se querían co­mer el mun­do, un Brian May im­pe­ca­ble, un Ro­ger Tay­lor (ba­te­ris­ta) que cu­rio­sa­men­te era el que subía más el tono, el que te­nía los re­gis­tros más al­tos de voz ha­cién­do­le la se­gun­da voz a un mons­truo co­mo Fred­die Mer­cury, o a un John Dea­con (ba­jo) muy au­to­crí­ti­co, muy bien pa­ra­do, es ma­gis­tral”, des­cri­be ‘el Pro­fe’.

Por úl­ti­mo, no que­da más que re­co­men­dar ver el fil­me Bohemian Rhapsody: La his­to­ria de Fred­die Mer­cury. La cin­ta ha gus­ta­do, no so­lo a los que es­cu­cha­mos la ban­da, tam­bién a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

Una se­ño­ra es­cri­bía en su Twit­ter que gra­cias al fil­me su hi­ja de 13 años ha­bía de­ja­do de es­cu­char a Ma­lu­ma, (sin de­me­ri­tar al can­tan­te pai­sa ni al re­gue­tón), pa­ra oír a Queen.

El fi­nal de la cin­ta, sus úl­ti­mos 20 mi­nu­tos, es un poe­ma fíl­mi­co, un ejem­plo to­tal de que el ci­ne es el sép­ti­mo ar­te, que es­tá vi­vo y que lo pue­de ha­cer llo­rar, es­ta vez, de fe­li­ci­dad.

Mer­cury en es­ce­na des­ple­gan­do la po­ten­cia de su voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.