“El gol­pe fue po­si­ti­vo, pe­ro no se pue­de ha­blar por acá”

Au­to­ri­da­des de con­tra­in­te­li­gen­cia y Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción de­no­mi­na­ron ‘Ope­ra­ción Su­ro­rien­te’ al ope­ra­ti­vo que, de acuer­do con la Po­li­cía, pu­so fin a es­ta ban­da de­lin­cuen­cial.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Ca­mi­lo Ber­mú­dez S.

tu­vo ac­ce­so a nu­me­ro­sas in­ter­cep­ta­cio­nes te­le­fó­ni­cas rea­li­za­das por la Fis­ca­lía a ‘Los Pa­pa­ló­pez’, hoy diez­ma­da tras las cap­tu­ras de Ser­gio Pérez La­deus, alias El Rey, y 13 de sus se­cua­ces. Las con­ver­sa­cio­nes re­ve­lan có­mo pla­nea­ban los ase­si­na­tos y fra­gua­ban las ex­tor­sio­nes en Ba­rran­qui­lla.

Las re­cien­tes cap­tu­ras de 20 miem­bros de la ban­da de­lin­cuen­cial ‘Los Pa­pa­ló­pez’ res­pon­die­ron a in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les de Fis­ca­lía y Po­li­cía có­mo es­te gru­po se re­or­ga­ni­za­ba y rear­ma­ba pa­ra con­ti­nuar de­lin­quien­do en Ba­rran­qui­lla y su área me­tro­po­li­ta­na, a pe­sar de los cons­tan­tes gol­pes da­dos por las au­to­ri­da­des. Es de­cir, se­gún lo des­ci­fra­do por los de­tec­ti­ves, es­tos apli­ca­ban el vie­jo re­frán “a rey muer­to —o en es­te ca­so de­te­ni­do—, rey pues­to o as­cen­di­do”.

Pre­ci­sa­men­te así su­ce­dió con el ca­be­ci­lla de­te­ni­do en la úl­ti­ma re­da­da: Ser­gio Pérez La­deus, alias ‘El Rey’, un hom­bre que em­pe­zó des­de lo más ba­jo en la es­truc­tu­ra y, con el be­ne­plá­ci­to de vie­jos ca­pos, lle­gó a te­ner el do­mi­nio del mi­cro­trá­fi­co en ba­rrios de la lo­ca­li­dad Su­ro­rien­te, a exi­gir el pa­go de ex­tor­sio­nes y a or­de­nar ho­mi­ci­dios pa­ra con­ser­var te­rri­to­rios y cas­ti­gar su­pues­tas des­leal­ta­des.

Uno de esos crí­me­nes pe­di­dos por ‘El Rey’ fue el de su mano de­re­cha y or­ga­ni­za­do­ra del gru­po, Li­set­te Ro­jano Guerrero, alias La Mariposa, ase­si­na­da el pri­me­ro de ju­nio en un sec­tor del ba­rrio Mon­tes.

‘La Mariposa’ era una es­pe­cie de coor­di­na­do­ra que cum­plía las ór­de­nes del Rey y se las im­par­tía a otros miem­bros de la es­truc­tu­ra vía te­le­fó­ni­ca.

En ese sen­ti­do, las in­ter­cep­ta­cio­nes de la Fis­ca­lía al te­lé­fono de alias La Mariposa fue­ron cla­ve pa­ra la aprehen­sión de los otros miem­bros de es­ta es­truc­tu­ra que des­de 2013 con­tro­la­ba el ba­rrio La Chi­ni­ta, sec­to­res del área me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla y aho­ra lo ha­cía en al­gu­nos mu­ni­ci­pios del Atlán­ti­co.

EL PE­CA­DO MOR­TAL

Las au­to­ri­da­des, en ca­be­za de la Di­jín y la Fis­ca­lía, ob­tu­vie­ron co­mo pun­to de par­ti­da de es­ta in­ves­ti­ga­ción con­tra el nú­cleo de ‘Los Pa­pa­ló­pez’ un tes­ti­mo­nio de una fuen­te anó­ni­ma: “Es­ta per­so­na nos se­ña­la que Lis­set­te Ro­jano Guerrero, alias la Mariposa, es la en­car­ga­da de coor­di­nar la ma­yo­ría de ac­ti­vi­da­des de ‘Los Pa­pa­ló­pez’ or­de­na­das por ‘El Rey’. An­te es­te se­ña­la­mien­to se op­tó por in­ter­cep­tar el nú­me­ro te­le­fó­ni­co de esa mu­jer pa­ra co­rro­bo­rar el tes­ti­mo­nio en­tre­ga­do por la fuen­te”, ex­pli­có el fis­cal no­veno es­pe­cia­li­za­do de la Uni­dad de Vi­da de Ba­rran­qui­lla, Jai­ro Vás­quez, acer­ca del ori­gen de es­te gol­pe.

“El pe­ca­do mor­tal de ‘Los Pa­pa­ló­pez’ fue que ‘La Mariposa’ ha­bla­ba cons­tan­te­men­te por ce­lu­lar. Ella se co­mu­ni­ca­ba muy se­gui­do con los cap­tu­ra­dos, gra­cias a es­ta in­ter­cep­ta­ción se iden­ti­fi­có y se in­ter­cep­tó te­le­fó­ni­ca­men­te a otros con­tac­tos co­mo alias Johan, Alias Gil­mar, Roy­mar, Gor­do, Yao o Co­na­vi, Ge­na­ro, Yu­ri, El Mi­nis­tro, Jhon­si­to, Carlos, Ti­to, Ro­ji­to, El gor­do Wi­lliam, Jai­der, El mono”, pun­tua­li­zó el de­le­ga­do del en­te acu­sa­dor en las audiencias pre­li­mi­na­res con­tra los re­cien­tes cap­tu­ra­dos.

Esos au­dios a los que se re­fi­rió el fun­cio­na­rio en las di­li­gen­cias fue­ron ob­te­ni­dos por EL HE­RAL­DO y en es­te in­for­me se trans­cri­bie­ron al­gu­nos diá­lo­gos que des­cri­ben la for­ma có­mo ac­tua­ban los cri­mi­na­les. (Ver mó­du­los de es­ta pá­gi­na y la si­guien­te).

“El gol­pe fue po­si­ti­vo, pe­ro no se pue­de ha­blar por acá (ce­lu­lar)”. Ese fue uno de los co­men­ta­rios he­cho

EL HE­RAL­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.