¿Ma­lu­ma sí, es­tu­dian­tes no?

El Heraldo (Colombia) - - POLÍTICA -

El pre­si­den­te Du­que tie­ne una de­bi­li­dad por las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas. Eso es más que evi­den­te. So­lo hay que ver­lo co­mo le bri­llan los ojos cuan­do to­ca una gui­ta­rra o ha­ce la vein­tiu­na con un ba­lón de fútbol. Es un ar­tis­ta frus­tra­do. Su apues­ta por la eco­no­mía na­ran­ja res­pon­de a una con­vic­ción ín­ti­ma en el sen­ti­do de que sí es po­si­ble cons­truir nue­vas opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to so­bre la ba­se del ta­len­to de nues­tros jó­ve­nes y de la for­ta­le­za de nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Du­que cree fir­me­men­te en que sí es po­si­ble con­ver­tir una idea crea­ti­va en un bien o un ser­vi­cio. Ahí ra­di­ca su ad­mi­ra­ción por nues­tros ar­tis­tas, con quie­nes con­ver­sa con fre­cuen­cia, co­mo ocu­rrió con Carlos Vi­ves en Ba­rran­qui­lla y Santa Mar­ta, o con Ma­lu­ma en la Ca­sa de Na­ri­ño. Muy pron­to lo ha­rá con Sil­ves­tre Dan­gond. Pe­ro su­ce­de que to­do en ex­ce­so es ma­lo y can­sa. Ya los co­lom­bia­nos sa­ben que su pre­si­den­te to­ca bien la gui­ta­rra, aho­ra quie­ren que tam­bién go­bier­ne bien y to­me de­ci­sio­nes acer­ta­das. De he­cho, los es­tu­dian­tes le re­cla­man que no ha­ya te­ni­do tiem­po de aten­der­los, mien­tras sí tu­vo tiem­po pa­ra en­tre­vis­tar­se con Ma­lu­ma y con otros ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.