100 años

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Andrés Quin­te­ro O. @Quin­te­roOl­mos

Hoy ha­ce 100 años se fir­mó el ar­mis­ti­cio en­tre los alia­dos y el im­pe­rio ale­mán, po­nien­do fin a los en­fren­ta­mien­tos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. El ar­mis­ti­cio fue fir­ma­do en un va­gón de tren en el nor­te de Fran­cia. En el va­gón, un te­lé­fono es­ta­ba per­ma­nen- te­men­te en lí­nea con Ber­lín, ya que los alia­dos des­con­fia­ban de que los re­pre­sen­tan­tes ale­ma­nes fue­ran los reales apo­de­ra­dos del im­pe­rio ale­mán, an­te la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que su­fría es­te tras la re­cien­te ab­di­ca­ción del em­pe­ra­dor Guillermo II.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue pa­ra to­dos los ban­dos un con­flic­to inima­gi­na­ble­men­te car­ni­ce­ro y cruel, con más de 16 mi­llo­nes de muer­tos en­tre com­ba­tien­tes y ci­vi­les (apro­xi­ma­da­men­te el 1% de la po­bla­ción mun­dial en ese en­ton­ces). Un ho­rror ab­so­lu­to. Fue la pri­me­ra gran gue­rra tras la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, lo cual au­men­tó sus­tan­cial­men­te la des­truc­ti­vi­dad de las ar­mas: se uti­li­za­ron por pri­me­ra vez las ar­mas quí­mi­cas, co­mo el gas mos­ta­za que que­ma­ba los pul­mo­nes de los atrin­che­ra­dos, los sub­ma­ri­nos y la avia­ción de gue­rra.

En sep­tiem­bre de 1914, cuan­do el im­pe­rio ale­mán in­va­dió el nor­te de Fran­cia y las tro­pas ale­ma­nas lle­ga­ron a po­cos ki­ló­me­tros de Pa­rís, el ejér­ci­to fran­cés or­ga­ni­zó una im­pro­vi­sa­da con­tra­ofen­si­va. Pa­ra trans­por­tar las tro­pas lo más rá­pi­do po­si­ble ha­cia el fren­te de ba­ta­lla, los ge­ne­ra­les fran­ce­ses re­qui­si­cio­na­ron to­dos los ta­xis de la ca­pi­tal pa­ra trans­por­tar los pe­lo­to­nes de in­fan­te­ría. Tras es­te epi­so­dio y la re­sis­ten­cia del ejér­ci­to fran­cés al nor­te de Pa­rís, el con­flic­to se con­vir­tió pri­mor­dial­men­te en una gue­rra de trin­che­ras: am­bos ejér­ci­tos se atrin­che­ra­ron en una lí­nea de po­si­cio­nes for­ti­fi­ca­das que ser­pen­tea­ba Fran­cia des­de sus cos­tas del mar del Nor­te has­ta la fron­te­ra sui­za. Es­ta lí­nea de com­ba­te per­ma­ne­ció sin cam­bios sus­tan­cia­les du­ran­te los cua­tro lar­gos años de la gue­rra.

El ar­mis­ti­cio pu­so fin al en­fren­ta­mien­to, pe­ro fue el Tra­ta­do de Ver­sa­lles que pu­so ofi­cial­men­te fin a la gue­rra en 1919. Uno de los pos­tu­la­dos más im­por­tan­tes de es­te tra­ta­do fue que Ale­ma­nia y sus alia­dos acep­ta­ran to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de la gue­rra, debiendo rea­li­zar im­por­tan­tes con­ce­sio­nes te­rri­to­ria­les y pa­gar exor­bi­tan­tes in­dem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas. El tra­ta­do fue una du­ra san­ción pa­ra Ale­ma­nia, que tu­vo fuer­tes re­per­cu­sio­nes en su eco­no­mía, y fue sen­ti­do por mu­chos ale­ma­nes co­mo una hu­mi­lla­ción. De las pocas per­so­nas que se opu­sie­ron a que las sanciones con­tra Ale­ma­nia fue­ran tan pro­nun­cia­das fue -en ese en­ton­ce­sel jo­ven eco­no­mis­ta Key­nes. Las­ti­mo­sa­men­te po­cos lo es­cu­cha­ron y ese sen­ti­mien­to de hu­mi­lla­ción fue apro­ve­cha­do años más tar­de por Hitler pa­ra des­per­tar en el pue­blo ale­mán un áni­mo re­van­chis­ta.

“La his­to­ria no es una pe­lí­cu­la de Holly­wood”, es­cri­bió es­ta se­ma­na el co­lum­nis­ta Fa­reed Za­ka­ria. La his­to­ria es com­ple­ja, pe­ro lo más im­por­tan­te es no ol­vi­dar­la pa­ra no re­pe­tir lo irre­pe­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.