Aco­mo­dar­se

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Javier Or­tiz Cas­sia­ni

To­do ter­mi­na aco­mo­dán­do­se. Cuan­do Bol­so­na­ro ga­nó las elec­cio­nes en Bra­sil, po­cos me­dios di­je­ron que lle­ga­ba a la Pre­si­den­cia al­guien que ha­bía ba­sa­do su cam­pa­ña po­lí­ti­ca en un dis­cur­so con su­per­la­ti­vas ex­pre­sio­nes ra­cis­tas, mi­só­gi­nas, xe­nó­fo­bas, ho­mo­fó­bi­cas y cla­sis­tas. Es de­cir fas­cis­ta. Nin­gún me­dio ti­tu­ló: “Con el 55% de los vo­tos un fas­cis­ta es el nue­vo pre­si­den­te de Bra­sil”. Lo que hi­cie­ron fue en­fa­ti­zar en una dispu­ta en­tre su­pues­tos ex­tre­mos. Era sim­ple­men­te una pe­lea en­tre la de­re­cha y la iz­quier­da. Asu­mie­ron el vo­to por Bol­so­na­ro co­mo un cas­ti­go a la iz­quier­da co­rrup­ta, sin de­te­ner­se a ana­li­zar lo que se sig­ni­fi­ca pa­ra el mun­do que la na­ción más gran­de y más po­de­ro­sa de Amé­ri­ca La­ti­na tu­vie­ra un go­bierno con esas ca­rac­te­rís­ti­cas. En la ac­tual co­yun­tu­ra pe­rio­dís­ti­ca, al­gu­nos me­dios no in­for­man ni orien­tan sino que cons­tru­yen e ilus­tran pe­leas co­mo es­tra­te­gia de ven­ta. El pro­ble­ma es que en ese ma­ni­queís­mo in­for­ma­ti­vo, que so­me­te to­do a la sim­ple­za de una dispu­ta de con­tra­rios, no se lle­ga nun­ca al fon­do de la si­tua­ción. Pe­ro qui­zás eso no es lo peor. Lo más preo­cu­pan­te es que ter­mi­nan cons­tru­yen­do una pe­da­go­gía en la que se to­le­ra y se asu­me la ano­ma­lía, por­que su­pues­ta­men­te con­tro­la un mal ma­yor. La his­to­ria es­tá lle­na de eso.

La pro­lí­fi­ca obra del fi­ló­so­fo, ensayista, no­ve­lis­ta y poe­ta Geor­ge San­ta­ya­na si­gue sin co­no­cer­se por­que el mun­do se que­dó con una fra­se cli­ché: “Aque­llos que no re­cuer­dan su pa­sa­do es­tán con­de­na­dos a re­pe­tir­lo”. Fal­so. Es la fra­se que re­ci­be al vi­si­tan­te en el blo­que nú­me­ro 4 del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz I, pe­ro es más un de­seo que una reali­dad. La his­to­ria tie­ne una in­fi­ni­ta in­ci­den­cia en el pre­sen­te, pe­ro su co­no­ci­mien­to no evi­ta que la hu­ma­ni­dad si­ga re­pi­tien­do erro­res y que se vuel­va cóm­pli­ce de un mal a par­tir de la cons­truc­ción de otro mal ma­yor que su­pues­ta­men­te ne­ce­si­ta so­lu­cio­nar­se. Re­cor­de­mos: Hitler era la al­ter­na­ti­va de una Ale­ma­nia hu­mi­lla­da por un tra­ta­do inequi­ta­ti­vo des­pués de la Gran Gue­rra. Ya sa­be­mos lo que vino des­pués. His­tó­ri­ca­men­te el pa­ra­mi­li­ta­ris­mo en Co­lom­bia se ha jus­ti­fi­ca­do co­mo la so­lu­ción al mal gue­rri­lle­ro que ago­bia­ba a los ciu­da­da­nos de bien. Tam­bién sa­be­mos lo que vino des­pués.

To­do ter­mi­na aco­mo­dán­do­se. Por es­tos días a los me­dios les pa­re­ce lo más na­tu­ral que miem­bros del Es­mad y ci­vi­les irrum­pan a me­dia noche en las uni­ver­si­da­des a mal­tra­tar a los es­tu­dian­tes en las to­mas pa­cí­fi­cas. Mien­tras se dis­cu­te el des­tino de la edu­ca­ción pú­bli­ca de una na­ción, mu­chos me­dios y mu­cha gen­te se que­dan en la for­ma y la cu­rio­si­dad: en la pa­ra­li­za­ción del trá­fi­co, en los gra­fi­tis a los bu­ses, en la ma­dre que va a bus­car a su hi­jo a la uni­ver­si­dad co­rrea en mano pa­ra sa­car­lo de una to­ma, en las es­tu­dian­tes que no pa­re­cen es­tu­dian­tes (¿A qué se de­be pa­re­cer un es­tu­dian­te?, ¿a un bo­rre­go?)… Qui­tar el fo­co del fon­do pa­ra po­ner­lo en lo su­per­fi­cial es una es­tra­te­gia que ter­mi­na jus­ti­fi­can­do y pa­tro­ci­nan­do el mal. Es­to no se tra­ta so­la­men­te de un gru­po de es­tu­dian­tes re­vol­to­sos a los que les gus­ta aso­lear­se, aguan­tar agua­ce­ros, pin­tar pa­re­des, ca­mi­nar co­mo lo­cos nue­vos y re­ci­bir gol­pes y ga­ses la­cri­mó­ge­nos: se tra­ta de la de­fen­sa de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. Gra­cias a ella pue­do es­cri­bir es­tas lí­neas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.