Vein­te años no es na­da

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Jaime Romero Sam­pa­yo

To­do el mun­do sa­be que los ho­lan­de­ses es­tán me­dio lo­cos y aho­ra a un tal Emi­le Ra­tel­band, de 69 años, se le dio por pe­dir­le al juez que le qui­te 20 en su car­net de iden­ti­dad. Adu­ce que, si a las per­so­nas trans­gé­ne­ro sí les mo­di­fi­can ra­di­cal­men­te su car­net a cau­sa de lo que se sien­ten ser, ¿por qué, en­ton­ces, no le pue­den cam­biar el su­yo –ape­nas un nu­me­ri­to–, cuan­do él no se sien­te de 69 sino co­mo de 45? Ca­si to­dos los ho­lan­de­ses es­tán lo­cos, pe­ro no lo­cos de los que se les lan­zan a los ca­mio­nes, sino de los que quie­ren pa­sar buen tiem­po. Co­mo aquel que se cree Na­po­león, y to­dos se ríen de él, pe­ro lue­go de tan­ta in­sis­ti­de­ra de­ses­pe­ran­te le aca­ban asig­nan­do una pen­sión im­pe­rial.

El co­que­to cua­ren­tón Ra­tel­band re­me­mo­ra mal a Gar­del ne­gan­do su “fren­te mar­chi­ta” y que “las nie­ves del tiem­po pla­tea­ron mi ser”, y, que­ján­do­se de lo que no ad­mi­te que­ja (“Sen­tir que es un so­plo la vi­da”), al fi­nal re­ga­tea un buen des­cuen­to de edad: “Que vein­te años no es na­da… se­ñor Juez”.

A Ra­tel­band, ya en la par­te ma­la de los “se­sen­ta y pi­co años”, de se­gu­ro se le an­ti­ci­pó la cri­sis de los 70. Pri­me­ro ale­ga­ba que así no le con­ce­dían hi­po­te­cas, ni con­tra­tos. Pe­ro, al fi­nal, emer­gió el ver­da­de­ro mo­ti­vo: con esa edad su­ya, nin­gu­na mu­jer se que­ría fi­jar en él en las pá­gi­nas de ci­tas.

Tam­po­co es eso. “Que­rer­se no tie­ne ho­ra­rios, ni fe­cha en el ca­len­da­rio, cuan­do las ga­nas se jun­tan”. Mi­ra a Becky G: “A mí me gus­tan ma­yo­res, de esos que lla­man se­ño­res, de los que te abren la puer­ta y te man­dan flo­res”.

Pe­ro, ri­sas apar­te, Ra­tel­band plan­tea un de­ba­te de van­guar­dia muy ne­ce­sa­rio. Sí, por­que si aho­ra lo de­ter­mi­nan­te es lo que uno se sien­te ser, en­ton­ces aquí ten­dría­mos un me­ca­nis­mo de re­pa­ra­ción so­cial que no se les ocu­rrió ni a los de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

Si las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les son mo­ti­vo de dis­cri­mi­na­ción en un car­net de iden­ti­dad, o en un cu­rrí­cu­lum la­bo­ral, pues cam­bie­mos to­dos esos da­tos y lis­to. Yo, que soy emi­gran­te, aho­ra de ra­za me pon­dría “Ru­bio ojos azu­les”. O co­mo de­cía Ru­bén Bla­des en Li­gia Ele­na: “Los ca­be­llos ru­bios, los ojos ru­bios, los dien­tes ru­bios”. Y aho­ra to­dos los ba­ji­ti­cos as­cen­de­rían a 1,70 m. Nin­gún gor­do pa­sa­ría de los 99,9 kg. Edad: la de Cris­to. Con­di­ción ci­vil: sol­te­ro. Ti­po de san­gre: azul.

Sin em­bar­go, mi­ren al po­bre Tem­ba de la Or­ques­ta Ara­gón. Ya de ma­yor se enamo­ró de una de “esas chi­qui­llas que arre­ba­tan a cual­quie­ra” y de­jó to­do por ella. Pe­ro, lue­go, cuan­do des­cu­brió que “lo en­ga­ña­ban y se bur­la­ban de él”, en­ton­ces se qui­so ti­rar a ma­tar en la ca­rre­te­ra. Tam­po­co es eso. “Tran­qui­lí­ce­se mi vie­jo, que to­do se arre­gla­rá, y en el círcu­lo de abue­los, su pa­re­ja en­con­tra­rá”. 69 años no son 45, di­ga lo que di­ga el car­tón de iden­ti­dad.

De to­dos mo­dos, aquí ya nos lle­gó el ru­mor de que el juez ho­lan­dés es­tá mal con su es­po­sa y se la pa­sa can­tu­rrean­do a Oma­ra Por­tuon­do: “Si las co­sas que uno quie­re/ Se pu­die­ran al­can­zar/ Tú me qui­sie­ras lo mis­mo/ Que vein­te años atrás”. Por eso se­gu­ri­to va a dic­ta­mi­nar que no, que vein­te años sí son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.