¡018000: prue­ba de pa­cien­cia!

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Lo­la Sal­ce­do C.

La vir­tua­li­dad es sin dis­cu­sión lo me­jor que nos ha re­ga­la­do la pos­mo­der­ni­dad, pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo que pue­de en­lo­que­cer­te cuan­do has de en­fren­tar­te con un “asis­ten­te vir­tual”, cu­yas op­cio­nes no en­tien­des o que res­pon­de tu pre­gun­ta de for­ma con­fu­sa y has­ta ab­sur­da y te anun­cia –sin más– que fue un pla­cer ser­vir­te, y que si eres tan ama­ble de res­pon­der una en­cues­ta de ca­li­dad del ser­vi­cio. Por su pues­to, ya uno ha cla­va­do la bo­ci­na del fi­jo o ha lan­za­do el ce­lu­lar al so­fá más cer­cano pa­ra evi­tar un ac­ci­den­te fa­tal que le cos­ta­ría mu­cho di­ne­ro. Pe­ro hay al­go peor que es­tos asis­ten­tes ro­bó­ti­cos, y es el ser­vi­cio al clien­te a tra­vés de un 018000, cu­ya gra­tui­dad te ha­ce so­por­tar a la in­qui­si­ción mo­der­na.

Pa­ra co­men­zar de­bes di­gi­tar tu nú­me­ro de cé­du­la, pul­sar la op­ción de tu con­tra­to, lue­go ele­gir si es que­ja o re­cla­mo o sim­ple solicitud de un sal­do. La pri­me­ra per­so­na que te res­pon­de al te­lé­fono se iden­ti­fi­ca for­mal y te sa­lu­da, te pre­gun­ta tu pro­ble­ma y lue­go te anun­cia que de­be va­li­dar tus da­tos: nom­bre, cé­du­la, ce­lu­lar, co­rreo elec­tró­ni­co, ciu­dad. En­se­gui­da te in­for­ma que va a re­di­ri­gir tu lla­ma­da a la per­so­na in­di­ca­da y cuan­do es­ta con­tes­ta co­mien­za nue­va­men­te la va­li­da­ción de da­tos y la na­rra­ción de tu ne­ce­si­dad. Te res­pon­de cor­tés­men­te que a su vez de­be pa­sar­te a otra ex­ten­sión y te di­ce que la pró­xi­ma vez eli­jas la op­ción X o Y, no sin an­tes va­li­dar tus da­tos y ave­ri­guar cuál es la solicitud. Vuel­ves a un lim­bo mu­si­ca­li­za­do con cu­ñas de la em­pre­sa don­de te in­for­man có­mo pa­gar más fá­cil­men­te la fac­tu­ra o te ha­cen una ofer­ta de esas que en­gan­chan a los dis­traí­dos, que creen que te­nien­do un plan pue­den pa­sar­se a la me­ga gan­ga del mo­men­to: no se pue­de.

Ya has va­li­da­do cin­co ve­ces tu in­for­ma­ción per­so­nal y es­cu­cha­do la can­ti­ne­la pro­mo­cio­nal, cuan­do por fin al­can­zas a la per­so­na que ha­brá de so­lu­cio­nar­te, pe­ro, ¡oh! tris­te­za, una vez que te pi­de es­tar con los apa­ra­tos al fren­te (compu­tador, te­le­vi­sor o ce­lu­lar) te de­ja es­pe­ran­do 10 mi­nu­tos y si no se cae la lla­ma­da re­apa­re­ce triun­fal pa­ra de­cir­te que no pue­den so­lu­cio­nar­te a lar­ga dis­tan­cia, que te vi­si­ta­rá un téc­ni­co de la em­pre­sa den­tro de las pró­xi­mas 72 ho­ras y que anotes un ra­di­ca­do que iden­ti­fi­ca tu solicitud.

Y no pue­do ter­mi­nar es­te la­men­to sin men­cio­nar lo que pue­de ser con­se­guir una ci­ta mé­di­ca a tra­vés de pá­gi­na web: pri­me­ro hay que adi­vi­nar el sig­ni­fi­ca­do de las op­cio­nes, por­que ca­da en­ti­dad tie­ne su len­gua­je par­ti­cu­lar pa­ra bau­ti­zar las pes­ta­ñas que ofre­ce, de mo­do que siem­pre es una aven­tu­ra de abre y cie­rra, echa pa­ra atrás, vuel­ve a ini­cio, bus­ca otra en­tra­da y ahí van co­rrien­do los mi­nu­tos has­ta que la de­ses­pe­ra­ción te im­pul­sa a un 018000 pa­ra que te com­ple­ten la de­ses­pe­ra­ción. La ci­ta, ojo, por pó­li­za de 700.000 pe­sos men­sua­les, te la otor­gan pa­ra cua­tro o cin­co se­ma­nas des­pués y ese in­ter­nis­ta te re­mi­ti­rá al es­pe­cia­lis­ta que re­quie­res, y ya irás ga­lo­pan­do en diez se­ma­nas de des­mo­ra­li­za­ción y con el ma­les­tar ele­va­do a en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.