Rom­per el círcu­lo vi­cio­so

La con­de­na al go­ber­na­dor de La Gua­ji­ra no de­be asu­mir­se co­mo una anéc­do­ta. El Es­ta­do de­be in­ter­ve­nir an­te la cri­sis del de­par­ta­men­to, pe­ro no en el sen­ti­do que pre­ten­den quie­nes lo ven co­mo te­rri­to­rio fa­lli­do.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

Qué ha he­cho La Gua­ji­ra pa­ra me­re­cer es­to. Pa­ra es­tar per­ma­nen­te­men­te en el fo­co no­ti­cio­so por la ve­na­li­dad de sus di­ri­gen­tes. Pa­ra es­tar su­mi­da en el atra­so co­mo si pe­sa­ra so­bre el te­rri­to­rio una mal­di­ción bí­bli­ca im­po­si­ble de con­ju­rar.

Ayer, la Cor­te Su­pre­ma con­de­nó a 10 años de cár­cel y or­de­nó la cap­tu­ra del go­ber­na­dor del de­par­ta­men­to, Wil­mer Gon­zá­lez, por ha­ber ga­na­do las elec­cio­nes de 2016 de ma­ne­ra frau­du­len­ta.

Gon­zá­lez es el úl­ti­mo de una lis­ta ya de­ma­sia­do lar­ga de man­da­ta­rios gua­ji­ros que han con­tri­bui­do a hun­dir a su tie­rra en el in­for­tu­nio. En es­ta his­to­ria re­gio­nal de la in­fa­mia fi­gu­ran, en­tre otros, ‘Kiko’ Gó­mez, con­de­na­do a 55 años de pri­sión por ho­mi­ci­dio; Onei­da Pin­to, pro­ce­sa­da por co­rrup­ción en el pro­gra­ma pa­ra re­du­cir la mor­ta­li­dad in­fan­til en el mu­ni­ci­pio de Al­ba­nia, y José María Ba­lles­te­ros, acu­sa­do de pe­cu­la­do en la con­tra­ta­ción pú­bli­ca. Wil­mer Gon­zá­lez ga­nó las elec­cio­nes atí­pi­cas en 2016, con­vo­ca­das tras la de­ten­ción de Pin­to y des­pués de un in­ter­regno de cin­co me­ses en que Jorge Enrique Vé­lez, hoy pre­si­den­te de Di­ma­yor, ejer­ció co­mo go­ber­na­dor en­car­ga­do por de­ci­sión del pre­si­den­te San­tos. En fe­bre­ro de 2017, Gon­zá­lez fue en­via­do a pri­sión, y San­tos en­car­gó de la go­ber­na­ción al co­no­ci­do in­te­lec­tual Weild­ler Gue­rra, a quien su­ce­dió, tam­bién co­mo en­car­ga­da, Ta­nia Buitrago. En sep­tiem­bre pa­sa­do, Gon­zá­lez re­cu­pe­ró el car­go des­pués de que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá le con­ce­die­ra la li­ber­tad con­di­cio­nal. El cu­le­brón fi­na­li­zó ayer –al me­nos eso pa­re­ce– con la con­de­na de la Cor­te. La pre­gun­ta es: ¿Y aho­ra qué? ¿Otro go­ber­na­dor en­car­ga­do, nue­vas elec­cio­nes atí­pi­cas y un man­da­ta­rio más que ter­mi­na­rá en­re­da­do en el ce­na­gal de la co­rrup­ción? ¿Es po­si­ble que La Gua­ji­ra es­ca­pe a es­te ci­clo in­fer­nal?

Hay quie­nes con­si­de­ran que es­ta­mos an­te un ca­so de de­par­ta­men­to fa­lli­do, en el cual so­lo ca­be la in­ter­ven­ción del Es­ta­do. No­so­tros se­gui­mos con­ven­ci­dos de que en La Gua­ji­ra hay hom­bres y mu­je­res pre­pa­ra­dos y ho­nes­tos, ca­pa­ces de go­ber­nar con tino, pe­ro que ca­re­cen de ca­pa­ci­dad pa­ra do­ble­gar en las elec­cio­nes a las ma­qui­na­rias co­rrup­tas o, di­rec­ta­men­te, se abs­tie­nen de desafiar­las por pa­si­vi­dad o te­mor.

Más que in­ter­ve­nir ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te el de­par­ta­men­to, el Es­ta­do de­be aca­bar­les el ne­go­cio a los co­rrup­tos, asu­mien­do un con­trol mu­cho ma­yor en la asig­na­ción de los re­cur­sos y en la eje­cu­ción de con­tra­tos. Y me­dian­te una ac­ción mu­cho más efi­caz de la jus­ti­cia.

A su vez, los par­ti­dos po­lí­ti­cos, si de ver­dad quie­ren ayu­dar a los gua­ji­ros, de­ben ex­cluir de sus lis­tas a los de­pre­da­do­res que tan­tos vo­tos les sue­len pro­por­cio­nar en los co­mi­cios. Esas in­ter­ven­cio­nes sí son bien­ve­ni­das. Lo de­más es pa­la­bre­ría.

Los par­ti­dos, si de ver­dad quie­ren ayu­dar a los gua­ji­ros, de­ben ex­cluir de sus lis­tas y de sus alian­zas a los de­pre­da­do­res que tan­tos vo­tos les sue­len pro­por­cio­nar en los co­mi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.