El 12% de los b/qui­lle­ros tie­ne dia­be­tes ti­po II

Es­te ti­po re­pre­sen­ta la ma­yo­ría de los ca­sos mun­dia­les, se­gún in­di­ca la OMS ➲ Hoy se con­me­mo­ra el Día Mun­dial de la Dia­be­tes con el fin de ge­ne­rar con­cien­cia.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Es­te­fa­nía Fa­jar­do Ca­da 8 se­gun­dos mue­re una per­so­na por dia­be­tes. Sí­ga­nos en: @Ten­den­cia­sEH

Hoy se ce­le­bra el Día de pre­ven­ción con­tra es­ta en­fer­me­dad que afec­ta a 1,5 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos.

A los 26 años San­tia­go Gutiérrez se en­te­ró que la dia­be­tes se­ría par­te de su vi­da. Fue a me­dia­dos de año, re­cuer­da.

“Se me desa­rro­lla­ron va­rios in­con­ve­nien­tes fí­si­cos, uno pun­tual: des­de ha­ce mu­chos años ven­go su­frien­do de al­go que se lla­ma hi­dra­de­ni­tis su­pu­ra­ti­va, que pro­du­ce na­ci­dos en sec­to­res co­mo las axi­las, los co­no­ci­dos co­mo go­lon­dri­nos”.

Pa­ra esos días se desa­rro­lló uno en la zo­na de la in­gle que no lo de­ja­ba ca­mi­nar. Es­tan­do en ese de­ses­pe­ro re­cu­rrió a su me­jor ami­go que es mé­di­co y se reali­zó di­ver­sos exá­me­nes.

“Ca­yó en cuen­ta que mis ni­ve­les de gli­ce­mia es­ta­ban dis­pa­ra­dos, eran ca­si tres ve­ces lo que de­be es­tar. Pe­dí ci­ta con la EPS, pe­ro él ya an­tes me ha­bía di­cho que po­día ser una dia­be­tes”, re­la­ta San­tia­go.

Tam­bién tu­vo en cuen­ta la sed in­sa­cia­ble, las idas al ba­ño cons­tan­te y el tono ama­ri­llen­to que to­mó su piel. “Evi­tó que me die­ra un co­ma dia­bé­ti­co y me mu­rie­ra”, agre­ga.

Él pa­só a ser par­te de los cer­ca de 1,5 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos que pa­de­cen Dia­be­tes Me­lli­tus Ti­po 2, una ci­fra que, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Sa­lud, po­dría lle­gar a re­pre­sen­tar el 12% del to­tal de la po­bla­ción en el país en 2050 si se man­tie­nen las tendencias ac­tua­les de pre­va­len­cia e in­ci­den­cia. Ade­más, ca­da año se diag­nos­ti­can 138.308 ca­sos nue­vos en mu­je­res y 160.370 en hom­bres prin­ci­pal­men­te en un ran­go de edad en­tre los 35 y los 64 años.

“En Ba­rran­qui­lla se ha iden­ti­fi­ca­do con re­la­ción a la dia­be­tes ges­ta­cio­nal el 8,8% de la po­bla­ción de las mu­je­res em­ba­ra­za­das de la ciu­dad. El 12% de los ba­rran­qui­lle­ros han si­do iden­ti­fi­ca­dos con dia­be­tes ti­po 2 y el 2% con ti­po 1”, ex­pli­ca Yi­sell Pi­ni­llos Pa­ti­ño, in­ves­ti­ga­do­ra del gru­po Mué­ve­te Ca­ri­be de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var. Es­tas son ci­fras ac­tua­li­za­das pro­duc­to de la ca­rac­te­ri­za­ción del equi­po de tra­ba­jo.

Res­pec­to a años an­te­rio­días Ma­pa de ries­gos res, aña­de que han au­men­ta­do, “pe­ro en tér­mi­nos de que an­tes ha­bía su­bre­gis­tros”.

“No sa­bía­mos a cien­cia cier­ta cuá­les eran los in­di­ca­do­res en tér­mino de dia­be­tes en Ba­rran­qui­lla, ya hoy po­de­mos de­cir cuál es la pre­va­len­cia. No ha­bía una sis­te­ma­ti­za­ción del pro­ce­so de iden­ti­fi­ca­ción”.

El mé­di­co que aten­dió a San­tia­go coin­ci­dió con to­do (au­men­ta­rá en +48%) y le pro­gra­ma­ron la ci­ta con el in­ter­nis­ta pa­ra que con­fir­ma­ra el diag­nós­ti­co. “Em­pe­cé el tra­ta­mien­to con in­su­li­na, me ex­pli­có có­mo de­bía ser el pro­ce­so de me­dir­me to­dos los el azú­car, ade­más de una pas­ti­lla y una se­rie de exá­me­nes de vi­sión y co­sas com­ple­men­ta­rias”.

Su ru­ti­na cam­bió com­ple­ta­men­te a par­tir de ese diag­nós­ti­co. “Me le­van­ta­ba, me asea­ba, me pre­pa­ra­ba pa­ra sa­lir a tra­ba­jar, an­tes de co­mer me sa­ca­ba la san­gre, me ha­cía la prue­ba y en un cua­derno voy ano­tan­do la pro­gre­sión de la in­su­li­na”.

Fue­ron ca­si 8 me­ses en eso has­ta que lle­gó el pun­to en el que le re­ti­ra­ron la in­su­li­na. En­ton­ces se que­dó so­lo con las pas­ti­llas.

“Tra­to de ser lo más ri­gu­ro­so po­si­ble con el cui­da­do de la en­fer­me­dad. Es un estilo de vi­da que hay que ad­qui­rir (...) Una de las co­sas bue­nas es que te­nía po­co tiem­po de ha­ber desa­rro­lla­do ma­los es­ti­los de vi­da, en­ton­ces creo que es más fá­cil pa­ra un jo­ven adap­tar­se a un nue­vo estilo de vi­da. El más le­ve des­cui­do o la más le­ve sa­li­da de tus nue­vos há­bi­tos re­per­cu­te en to­do”. Los com­por­ta­mien­tos inade­cua­dos con re­la­ción a los há­bi­tos de sa­lud de los ba­rran­qui­lle­ros, di­ce Pi­ni­llos, es la prin­ci­pal cau­sa pa­ra el au­men­to de la po­bla­ción dia­bé­ti­ca en la ciu­dad.

“La ali­men­ta­ción inade­cua­da y la po­ca prác­ti­ca de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. El con­su­mo de ali­men­tos o de nu­trien­tes car­ga­dos con mu­chas gra­sas, azú­ca­res, mu­chos con­di­men­tos y sal son há­bi­tos inade­cua­dos que de­te­rio­ran la sa­lud”, agre­ga.

En ni­ños, apun­ta, se es­tán vien­do ca­sos con dia­be­tes ti­po 1 y so­bre­pe­so, que en mu­chos ca­sos son hi­jos de ma­dres con dia­be­tes ges­ta­cio­nal.

RIES­GOS EN LA VI­SIÓN. Den­tro de los exá­me­nes que le or­de­na­ron a San­tia­go es­ta­ban los de la vi­sión. La ra­zón es que “el dia­bé­ti­co pier­de la vi­sión si no se cui­da”, ex­pli­ca Carlos Ab­da­la, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en of­tal­mo­lo­gía y re­ti­nó­lo­go y di­rec­tor de la Clí­ni­ca of­tal­mo­ló­gi­ca uni­dad lá­ser del Atlán­ti­co.

“Es la ter­ce­ra cau­sa de ce­gue­ra irre­ver­si­ble en el mun­do. Uno de ca­da tres dia­bé­ti­cos en el país ten­drá al­gún gra­do de en­fer­me­dad de la re­ti­na por la dia­be­tes”, se­ña­la el ga­leno.

Son ci­fras preo­cu­pan­tes por­que ade­más la po­bla­ción en ge­ne­ral des­co­no­ce que el dia­bé­ti­co pier­de la vi­sión si no se cui­da. Pa­ra él, un dia­bé­ti­co “no de­be con­fiar­se si ve bien” y de igual for­ma so­li­ci­tar exá­me­nes de re­ti­na anual­men­te pa­ra evi­tar cual­quier com­pli­ca­ción, en­tre ellas, el ede­ma ma­cu­lar dia­bé­ti­co.

Es­ta es una de las prin­ci­pa­les afec­ta­cio­nes cau­sa­das por la dia­be­tes y se es­ti­ma que el 12% de los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos tie­nen es­ta com­pli­ca­ción que pue­de ser in­do­lo­ra y mos­trar po­cos sín­to­mas al ini­cio, prin­ci­pal­men­te vi­sión bo­rro­sa y man­chas.

“Aun­que se con­tro­le bien el azú­car, eso no quie­re de­cir que se con­tro­le la po­si­bi­li­dad de una re­ti­no­pa­tía. El ries­go exis­te”, ase­gu­ra Ab­da­la.

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los ex­per­tos es que los pa­cien­tes acu­den ge­ne­ral­men­te tar­de, cuan­do en mu­chos ca­sos exis­te un des­pren­di­mien­to de re­ti­na.

CA­MI­NA­TA. Co­mo par­te de una es­tra­te­gia glo­bal en con­me­mo­ra­ción del Día Mun­dial de la Dia­be­tes, que bus­ca ha­cer cam­pa­ña de con­cien­ti­za­ción acer­ca de es­ta pa­to­lo­gía, en la ciu­dad se desa­rro­lla­rá una ca­mi­na­ta con­me­mo­ra­ti­va.

Par­ti­rá hoy del Par­que Sa­gra­do Co­ra­zón a las 7:00 de la ma­ña­na y se di­ri­gi­rá al Par­que Su­ri Sal­ce­do. En es­te re­co­rri­do es­ta­rá pre­sen­te la mo­nar­quía del Car­na­val 2019, en­ca­be­za­da por la rei­na Ca­ro­li­na Se­ge­bre, y di­fe­ren­tes gru­pos fol­cló­ri­cos.

Fuen­te: In­ter­na­tio­nal Dia­be­tes Fe­de­ra­tion EL HERALDO

SHUTTERSTOCK

La dia­be­tes ti­po 2 se de­be en gran me­di­da a un pe­so cor­po­ral ex­ce­si­vo y a la inac­ti­vi­dad fí­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.