PÍL­DO­RAS ECO­NÓ­MI­CAS

El Heraldo (Colombia) - - ECONOMÍA - Ro­dol­fo Zam­brano Mo­reno

Pen­sio­na­dos preo­cu­pa­dos. Los pen­sio­na­dos de cla­se me­dia es­tán preo­cu­pa­dí­si­mos con las no­ti­cias so­bre los gra­vá­me­nes a sus me­sa­das, des­pués de $4,5 mi­llo­nes. Ellos en­tien­den las afu­gias del Mi­nis­tro de Ha­cien­da, pe­ro mu­chos de ellos aho­rra­ron por dé­ca­das men­sual­men­te en el ISS y los fon­dos pri­va­dos con des­cuen­tos pun­tua­les a sus nó­mi­nas. Los hu­bo que cuan­do te­nían bue­nos sa­la­rios, au­to­ri­za­ron ma­yo­res apor­tes pa­ra te­ner una me­jor pen­sión. Los pa­tro­nos apor­ta­ban 1/3 del plan, el tra­ba­ja­dor 1/3, am­bos co­ti­za­ron cum­pli­da­men­te la par­te que les to­ca­ba fon­dear. El Es­ta­do no lo hi­zo, por eso par­cial­men­te es que el fon­deo es­tá cor­to y aho­ra lo que fal­ta, men­sual­men­te lo es­tán com­ple­tan­do des­de el Pre­su­pues­to Na­cio­nal. Otra co­sa son las lla­ma­das “me­ga­pen­sio­nes” de cier­tos fa­vo­re­ci­dos, al­tos ma­gis­tra­dos o par­la­men­ta­rios por cor­to tiem­po, que so­lo co­ti­za­ron lo que de­bía ser al fi­nal de su eta­pa co­mo co­ti­zan­tes. Su aho­rro no ar­mo­ni­za con esas mi­llo­na­rias pen­sio­nes de fa­vor. Eso sí es un sub­si­dio, es im­pro­pio lla­mar sub­si­dio lo co­rres­pon­dien­te a lo que los mi­nis­tros de Ha­cien­da an­te­rio­res no apor­ta­ron, cuan­do to­ca­ba ha­cer­lo y aho­ra com­pen­san pe­rió­di­ca­men­te lo que fal­ta, apor­tan­do aho­ra lo que omi­tie­ron. “Man­dan h…o”* ¿Cuán­to de­bie­ron ren­tar esos di­ne­ros omi­ti­dos? Ese pa­go de aho­ra pien­san re­co­brar­lo con im­pues­tos a los pen­sio­na­dos. Si eso lo im­plan­tan, el vo­to cas­ti­go lle­ga­rá, sin fal­ta. Pa­ra los pen­sio­na­dos, gen­te ma­yor y pen­san­te, ir a vo­tar un domingo de elec­cio­nes es lle­na­dor pro­gra­ma. Ese gra­va­men “co­ne­je­ro” pa­ra con quie­nes sí co­ti­za­ron lo que de­bía ser, en tran­ce de so­cia­li­za­ción, tie­ne pé­si­mo am­bien­te den­tro de la gol­pea­da cla­se me­dia del país. Vo­ta­re­mos en con­tra de quie­nes in­ten­ten qui­tar­nos en­tre 1/3 y 1/4 apro­xi­ma­do de nues­tras me­sa­das pen­sio­na­les. Pa´eso aho­rra­mos por 25, 30 y al­gu­nos, has­ta más años. *(h…o) ex­pre­sión po­pu­lar

No se men­cio­na. Com­pa­ra­ti­va­men­te es­ta­mos mu­cho me­jor que Bra­sil don­de sus pen­sio­nes son el 10% del PIB, Es­pa­ña el 12%, Por­tu­gal el 14%, Gre­cia el 15 %, pe­ro Co­lom­bia lle­ga al 1,4% del PIB. Tam­po­co se cuen­ta que el ma­yor por­cen­ta­je de nues­tras pen­sio­nes va pa­ra re­gí­me­nes es­pe­cia­les, co­mo el de los se­ño­res maes­tros, nues­tras Fuer­zas Mi­li­ta­res y ser­vi­do­res pú­bli­cos con tra­ba­jos de ma­yor ries­go, tan­to ellos co­mo la Po­li­cía. Los pen­sio­na­dos co­mu­nes so­mos los que más aho­rra­mos y aho­ra pro­po­nen im­pues­tos que de­te­rio­ra­rán nues­tras me­sa­das. El Con­gre­so pue­de ne­gar­los. El BIRF des­de Was­hing­ton en­vía mi­sio­nes con­tra­ta­das por el go­bierno pa­ra ayu­dar­lo a pla­near nue­vos in­gre­sos, pa­ra po­der de­vol­ver­les

Tam­bién es cier­to. Que cuan­do se ideó el ré­gi­men pen­sio­nal vi­gen­te, la edad de re­ti­ro era de 55 años pa­ra mu­je­res y 62 pa­ra los hom­bres. La ex­pec­ta­ti­va de vi­da era me­nor. Hoy ver a se­ño­ras con 85 años y va­ro­nes con 80 o más años, es fre­cuen­te. Du­ra­mos hoy más me­ses re­ci­bien­do me­sa­das de Col­pen­sio­nes y eso crea un ba­che, que hay que co­rre­gir. Los cafeteros so­lo co­ti­zan dos ve­ces al año por sus in­gre­sos es­ta­cio­na­les de co­se­chas, así que bas­tan­tes no tie­nen pen­sión por­que no co­ti­za­ron el nú­me­ro de se­ma­nas re­que­ri­do pa­ra to­dos. Aho­rra­ron me­nos tiem­po, pe­ro ges­tio­nan re­ci­bir­las.

Pro­pues­ta in­tere­sa­da. Los fon­dos pri­va­dos que per­te­ne­cen a gru­pos fi­nan­cie­ros co­mo el GEA em­pre­sa­rial an­tio­que­ño y Aval, más otros ex­tran­je­ros, pro­po­nen re­ci­bir to­do el di­ne­ro de las co­ti­za­cio­nes pen­sio­na­les pa­ra ma­ne­jar e in­ver­tir esos re­cau­dos y aten­der las me­sa­das ob­via­men­te. Col­pen­sio­nes, que les com­pi­te quie­ren que sal­ga del sis­te­ma y ellos pa­ga­rían las pen­sio­nes, tí­pi­co “quí­ta­te tú pa´ po­ner­me yo”. Qué in­men­sa con­cen­tra­ción de po­der eco­nó­mi­co as­pi­ran y ges­tio­nan. Fe­de­sa­rro­llo es más dis­cre­to y no pi­de ce­rrar a Col­pen­sio­nes, sino que es­ta man­ten­ga y ma­ne­je los re­cau­dos me­no­res a dos sa­la­rios mí­ni­mos, y to­dos los ma­yo­res re­cau­dos de más de dos sa­la­rios mí­ni­mos, pro­po­ne Leo­pol­do Villar des­de el cen­tro de pen­sa­mien­to, sean ad­mi­nis­tra­dos por los fon­dos pri­va­dos au­to­ri­za­dos. La ma­li­cia in­dí­ge­na po­pu­lar pien­sa que los fon­dos pri­va­dos don­de se pro­po­ne con­cen­trar esos enor­mes re­cau­dos men­sua­les, son po­si­ble­men­te apor­tan­tes a Fe­de­sa­rro­llo, vía afi­lia­cio­nes, o con­tra­tos de ase­so­ría o es­tu­dios téc­ni­cos que es­te repu­tado Ccen­tro de pen­sa­mien­to eje­cu­ta

Jimmy Ma­yer co­men­tó. En un ex­pe­ri­men­ta­do aná­li­sis, co­sas co­mo es­tas: “Si la tri­bu­ta­ción gol­pea fuer­te a las per­so­nas na­tu­ra­les, los pro­fe­sio­na­les de va­lor más téc­ni­cos ne­ce­sa­rios y los eje­cu­ti­vos de cier­to ni­vel, pue­den con­si­de­rar la mi­gra­ción ha­cia paí­ses que los tra­ten me­jor”. ¿Arries­gar­se a per­der ese va­lio­so ca­pi­tal hu­mano que ha cos­ta­do tan­to for­mar­lo? Me­yer es un res­pe­ta­ble in­dus­trial em­pren­de­dor y to­da­vía in­ver­sio­nis­ta en gran­des com­pa­ñías del sec­tor pe­tro­quí­mi­co de Car­ta­ge­na.

Salomon Kal­ma­no­vitz plan­tea. El muy sa­bi­do eco­no­mis­ta ba­rran­qui­lle­ro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia y ex­co­di­rec­tor del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, plan­tea que: “¿Por­qué las ren­tas de tra­ba­jo tie­nen tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio más du­ro que cier­tas ren­tas de ca­pi­tal?” Co­men­to, si re­ci­bes, por ejem­plo, $20 mi­llo­nes de sa­la­rio vas a pa­gar co­mo ¼ de tu suel­do en im­pues­tos. Pe­ro si re­ci­bes el do­ble co­mo di­vi­den­dos o cen­te­na­res y has­ta mi­les de mi­llo­nes anua­les, pa­gas ce­ro (0%) por ese con­cep­to. Cons­te que hay ju­bi­la­dos que tam­bién in­vier­ten es­quir­las en ac­cio­nes de las so­cie­da­des anó­ni­mas.

Aten­ción a pen­sio­na­dos en Col­pen­sio­nes. opor­tu­na­men­te los prés­ta­mos re­ci­bi­dos.

Ofi­ci­nas de Fe­de­sa­rro­llo en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.