Vi­lla Cam­pes­tre me­re­ce res­pe­to

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Álvaro Villanueva

La cos­tum­bre de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de adue­ñar­se de las de­ci­sio­nes de la co­mu­ni­dad vie­ne des­tru­yen­do no so­lo a un ba­rrio sino a to­do un país y en ge­ne­ral cual­quier te­rri­to­rio. No te­ner en cuen­ta las so­li­ci­tu­des de la co­mu­ni­dad, que dia­ria­men­te apo­ya el fi­nan­cia­mien­to, el desa­rro­llo y el cre­ci­mien­to ar­mó­ni­co de la so­cie­dad pa­ra vi­vir en paz es uno de los fac­to­res más im­por­tan­tes de des­es­ta­bi­li­za­ción del Es­ta­do. La vi­gi­lan­cia que las au­to­ri­da­des de­ben ejer­cer so­bre los re­cur­sos de ca­da sec­tor pa­re­ce no exis­tir, Pro­cu­ra­du­ría, Con­tra­lo­ría, De­fen­so­ría y to­das la ías. Las de­ci­sio­nes mí­ni­mas sa­ni­ta­rias, al­can­ta­ri­lla­do, acue­duc­to, ener­gía, etc., sir­ven mu­chas ve­ces pa­ra que apa­rez­can los gran­des ne­go­cia­dos y des­fal­cos. Es de­cir, las co­mu­ni­da­des no te­ne­mos quien nos de­fien­da, a pe­sar de que lle­va­mos a las pri­me­ras po­si­cio­nes a los di­ri­gen­tes que du­ran­te su cam­pa­ña pro­me­ten ma­ra­vi­llas que se des­va­ne­cen con el tiem­po.

“No hay na­da que no pue­dan aca­bar los po­lí­ti­cos, sin dar­se cuen­ta que ellos tam­bién cae­rán en las con­se­cuen­cias de sus desa­cier­tos. Los in­tere­ses per­so­na­les es­tán siem­pre por en­ci­ma de los ge­ne­ra­les. Vi­lla Cam­pes­tre, ese ba­rrio en don­de cual­quie­ra desea­ría vi­vir, aquel pul­món de Ba­rran­qui­lla a ni­vel am­bien­tal, se vie­ne lle­nan­do de cons­truc­cio­nes gi­gan­tes­cas. A unos po­cos me­tros del mar, con una ve­ge­ta­ción y cli­ma en­vi­dia­bles, con ca­sas y con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les her­mo­sos es­tá sien­do ro­dea­da de un trá­fi­co des­or­de­na­do y ob­tu­so. Es­te ba­rrio, ro­dea­do por im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des, co­le­gios e ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud, pa­re­ce no te­ner quien lo de­fien­da de aque­llos que de­ses­pe­ra­da­men­te dan per­mi­sos vio­la­to­rios de la ley sin vías ade­cua­das, al­can­ta­ri­lla­do, ener­gía, agua po­ta­ble, se­gu­ri­dad y de­más ser­vi­cios. El da­ño a Vi­lla Cam­pes­tre lle­va ya al­gu­nos años, y es­ta tie­rra pro­me­ti­da pa­ra mu­chos, con una al­ta re­fo­res­ta­ción, tran­qui­li­dad y so­sie­go es­tá sien­do des­trui­da por pla­nes y pro­yec­tos de mu­chos la­dri­llos, sin con­tar con la in­fra­es­truc­tu­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos ade­cua­dos. ¿Qué mo­de­los tie­nen co­mo re­fe­ren­cia nues­tros man­da­ta­rios que per­mi­ten cons­truir sin los mí­ni­mos re­qui­si­tos, que se obs­ti­nan en aca­bar con uno de las me­jo­res zo­nas residenciales de la Cos­ta? Se les ol­vi­da quié­nes y pa­ra qué los ele­gi­mos. Por el con­tra­rio, de­be­rían ur­gen­te­men­te em­pe­zar a sub­sa­nar los gran­des erro­res del pa­sa­do, que han per­mi­ti­do un cre­ci­mien­to des­or­de­na­do. (EL HERALDO 2016).

Los elec­to­res es­ta­mos can­sa­dos de los erro­res de los go­ber­nan­tes, que no dan par­ti­ci­pa­ción a la co­mu­ni­dad, pa­ra, al me­nos, sa­ber qué es lo que se quie­re. Por otro la­do, si nos pre­gun­ta­mos a dón­de han ido los im­pues­tos re­co­gi­dos, no sa­bre­mos nun­ca en don­de es­tán. Co­mo to­do en Co­lom­bia, has­ta que el pue­blo no re­cla­ma sus de­re­chos, es­tos no exis­ten. La lu­cha con­tra la im­po­si­ción de un Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial de Puer­to Co­lom­bia, que no trai­ga be­ne­fi­cios a la co­mu­ni­dad, de­be ser apo­ya­da no so­lo por los pro­pie­ta­rios ac­tua­les o fu­tu­ros, sino tam­bién por aque­llos fun­cio­na­rios ho­nes­tos, que de igual mo­do se­rán be­ne­fi­cia­dos con un cre­ci­mien­to or­de­na­do que pro­pen­da por la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te, ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, cir­cu­la­ción, se­gu­ri­dad y bue­na ca­li­dad de vi­da. La co­mu­ni­dad no se opo­ne al desa­rro­llo, pe­ro pri­me­ro se de­ben cons­truir las obras ne­ce­sa­rias de in­fra­es­truc­tu­ra, sin per­mi­tir la cons­truc­ción de edi­fi­cios en for­ma des­or­de­na­da y sin nin­gún con­trol. Es el mo­men­to de de­fen­der el pre­sen­te y pre­ser­var el fu­tu­ro de Vi­lla Cam­pes­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.