De la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Amyl­kar D. Acos­ta

Co­mo es bien sa­bi­do, el en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Ce­sar Ga­vi­ria, lue­go de de­cla­rar tur­ba­do el or­den pú­bli­co y ape­lar al Es­ta­do de Si­tio, ex­pi­dió el de­cre­to 1926 fe­cha­do el 24 de agos­to de 1990, me­dian­te el cual or­de­nó en su ar­tícu­lo 1º a la Or­ga­ni­za­ción Elec­to- ral pa­ra que pro­ce­die­ra “a adop­tar to­das las me­di­das con­du­cen­tes a con­ta­bi­li­zar los vo­tos que se emi­tan el 9 de di­ciem­bre de 1990, pa­ra que los ciu­da­da­nos ten­gan la po­si­bi­li­dad de con­vo­car e in­te­grar una Asamblea Cons­ti­tu­cio­nal”. Pe­ro co­mo di­ce José Ma­nuel Ma­rro­quín en su poe­ma La pe­rri­lla, “es fla­ca so­bre ma­ne­ra to­da hu­ma­na pre­vi­sión, pues en más de una oca­sión sa­le lo que no se es­pe­ra”. Y así fue, ele­gi­dos los de­le­ga­ta­rios de la Asamblea Cons­ti­tu­cio­nal, es­tos se de­cla­ra­ron om­ní­mo­dos y gra­cias a la aquies­cen­cia de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, ellos se eri­gie­ron en cons­ti­tu­yen­tes y pro­ce­die­ron no a re­for­mar la Cons­ti­tu­ción sino a ex­pe­dir una nue­va. Y no era pa­ra me­nos, da­do el ex­ten­so y am­bi­cio­so te­ma­rio del cual de­bía ocu­par­se la Asamblea Cons­ti­tu­cio­nal con­te­ni­do en el de­cre­to de su con­vo­ca­to­ria.

La Cons­ti­tu­ción de 1991 con­sa­gró en su preám­bu­lo co­mo pre­mi­sa de la mis­ma un “mar­co ju­rí­di­co de­mo­crá­ti­co y par­ti­ci­pa­ti­vo”, y en su ar­tícu­lo 1º de­jó cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­do que “Co­lom­bia es un Es­ta­do so­cial de de­re­cho, or­ga­ni­za­do en for­ma de Re­pú­bli­ca uni­ta­ria, des­cen­tra­li­za­da, con au­to­no­mía de sus en­ti­da­des te­rri­to­ria­les, de­mo­crá­ti­ca, par­ti­ci­pa­ti­va y plu­ra­lis­ta”. De es­te mo­do, la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va ha­bía que­da­do atrás, co­mo co­sa del pa­sa­do, pa­ra dar pa­so a la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. En el ar­tícu­lo 103 de la car­ta se lee que “son me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción del pue­blo en ejer­ci­cio de su so­be­ra­nía: el vo­to, el ple­bis­ci­to, el re­fe­ren­do, la con­sul­ta po­pu­lar, el ca­bil­do abier­to, la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va y la re­vo­ca­to­ria del man­da­to”, al tiem­po que re­mi­te al le­gis­la­ti­vo su re­gla­men­ta­ción.

La Ley 134 de ma­yo 31 de 1994 y la Ley 1757 de 2015 dic­tan las nor­mas “so­bre me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na”, pe­ro se que­dó cor­ta. Se im­po­ne la ne­ce­si­dad de que, co­mo se lo ha ex­hor­ta­do la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal al Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, es­te ex­pi­da una ley que res­pon­da a los re­que­ri­mien­tos pa­ra en­cau­sar apro­pia­da­men­te la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na a tra­vés de los me­ca­nis­mos pre­vis­tos en la Car­ta.

Mien­tras el Con­gre­so cum­ple con su ta­rea de re­gla­men­tar cuan­to an­tes el ejer­ci­cio de los me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el Go­bierno na­cio­nal de­be ac­ti­var cuan­to an­tes el Con­se­jo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal pa­ra el pos­con­flic­to y el Sis­te­ma in­te­gral de pre­ven­ción y ges­tión de con­flic­tos, crea­dos por la Ley 1753 de 2015, los cua­les pue­den coad­yu­var en el pro­pó­si­to de pre­ve­nir, ges­tio­nar y tra­mi­tar los con­flic­tos so­cia­les que emer­jan en las re­gio­nes. Es­tos dos pa­sos no se pue­den apla­zar por más tiem­po sin po­ner en ries­go la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca del país. www.amyl­ka­ra­cos­ta.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.