Mer­can­cía a do­mi­ci­lio

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Álvaro De la Es­prie­lla Aran­go

Ya he­mos es­cri­to so­bre es­te te­ma en me­ses an­te­rio­res, pe­ro el fe­nó­meno se ex­tien­de y se agra­va. No nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la mer­can­cía en gran­des can­ti­da­des, vo­lú­me­nes pe­sa­dos, con­te­ni­dos gi­gan­tes, sino al ser­vi­cio a do­mi­ci­lio muy per­so­nal que se so­li­ci­ta de tien­das, far­ma­cias su­per­al­ma­ce­nes, gro­ce­ries o sim­ple­men­te des­de cual­quier pun­to de ven­ta. Es un ser­vi­cio que des­pa­chan mu­cha­chos en bi­ci­cle­tas, y en la ma­yo­ría de los ca­sos es­tas no tie­nen lu­ces ni in­di­ca­ti­vos de su pre­sen­cia en la os­cu­ri­dad. Ade­más, sus con­duc­to­res a la ma­yor ve­lo­ci­dad se cru­zan ca­si siem­pre en con­tra­vía, se atra­vie­san abrup­ta­men­te al trá­fi­co au­to­mo­tor, se suben a los an­de­nes, ge­ne­ral­men­te to­do lo ha­cen a una ve­lo­ci­dad más que pe­li­gro­sa y no lle­van cas­co pro­tec­tor, no tie­nen se­gu­ri­dad so­cial, ni se­gu­ro de nin­gu­na cla­se y, por su­pues­to, tra­ba­jan en las me­no­res con­di­cio­nes per­so­na­les que cual­quier ser hu­mano pu­die­se pre­ten­der.

Los ser­vi­cios do­mi­ci­lia­rios vie­nen a su­plir una ne­ce­si­dad de mu­chí­si­mas per­so­nas y sig­ni­fi­can pa­ra la co­mu­ni­dad un ali­vio en cuan­to a que cen­te­na­res de mu­cha­chos, muy jó­ve­nes por lo ge­ne­ral, en­cuen­tran un me­dio de sub­sis­ten­cia, de apo­yo eco­nó­mi­co que an­tes no te­nían y ali­via in­dis­cu­ti­ble­men­te sus ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas y las de su ho­gar. Es de­cir, el ser­vi­cio ha ve­ni­do a lle­nar una ne­ce­si­dad por pun­ta y pun­ta: pa­ra quie­nes lo ne­ce­si­tan aho­rrán­do­les ir has­ta el lu­gar de ven­tas a ha­cer sus com­pras y el en­cuen­tro de un nue­vo em­pleo in­for­mal de mu­chas per­so­nas y que les pro­du­ce un in­gre­so más o me­nos mí­ni­mo, pe­ro co­di­cia­ble.

Ha­ce po­cos días, un ami­go no pu­do evi­tar atro­pe­llar en su vehícu­lo a un mu­cha­cho de los des­cri­tos que in­tem­pes­ti­va­men­te se le apa­re­ció de la na­da, sin lu­ces, no dán­do­le tiem­po de fre­nar. Si hu­bie­se con­du­ci­do, nues­tro ami­go, a ma­yor ve­lo­ci­dad, el desen­la­ce ha­bría si­do fa­tal. No obs­tan­te, el chi­co que­dó he­ri­do y es­te per­can­ce se le ha con­ver­ti­do al con­duc­tor en un do­lor de ca­be­za inima­gi­na­ble, no so­la­men­te por los cos­tos eco­nó­mi­cos, sino por­que la tien­da des­pa­cha­do­ra, la fa­mi­lia del mu­cha­cho, los co­le­gas, has­ta las mis­mas au­to­ri­da­des del trán­si­to, lo con­de­na­ron des­de el ins­tan­te del su­ce­so, sin fór­mu­las de de­fen­sa, a pe­sar de que con la más ab­so­lu­ta cla­ri­dad no tu­vo con cer­te­za la más mí­ni­ma cul­pa. Ha te­ni­do que re­cu­rrir­se al tes­ti­mo­nio de dos tran­seún­tes oca­sio­na­les quie­nes ge­ne­ro­sa­men­te ma­ni­fes­ta­ron pre­sen­ciar to­do el in­ci­den­te, co­men­zan­do con la im­pru­den­cia ab­sur­da del do­mi­ci­lia­rio.

Es ho­ra de que las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas res­pon­dan por una re­gla­men­ta­ción que no es difícil de con­fec­cio­nar. Y por su­pues­to la Po­li­cía –la gran in­di­fe­ren­te de los de­li­tos que a ca­da se­gun­do les su­ce­de en sus na­ri­ces– asu­ma su res­pon­sa­bi­li­dad con ener­gía don­de se de­mues­tre que son lo que son: au­to­ri­dad. Por­que si al­go ado­le­ce es­ta co­mu­ni­dad de Ba­rran­qui­lla es de fal­ta de au­to­ri­dad in si­tu, co­mo di­cen los ju­ris­tas, lo que pro­vo­ca au­to­má­ti­ca­men­te el pri­mer es­la­bón de la ca­de­na de im­pu­ni­dad que aso­la a es­te país. Es­ta re­gla­men­ta­ción es ur­gen­te y un con­trol exi­gen­te se re­quie­re pa­ra evi­tar pró­xi­mas y gra­ves tra­ge­dias. Los mu­cha­chos tie­nen to­do el de­re­cho de bus­car em­pleos in­for­ma­les an­te los fra­ca­sos por su es­ca­sa edu­ca­ción y las po­lí­ti­cas de em­pleo del Es­ta­do, pe­ro no pue­den se­guir fun­cio­nan­do co­mo rue­das suel­tas alo­ca­das y pe­li­gro­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.