El no­viem­bre que nun­ca ol­vi­da­re­mos

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Ho­ra­cio Brie­va @Ho­ra­cioB­rie­va

Co­lom­bia vi­vió en 1985 dos miér­co­les trá­gi­cos. Y 33 años des­pués se­gui­mos atados a un do­lor difícil de ol­vi­dar.

Se ha re­co­no­ci­do que el ins­pi­ra­dor de la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, ocu­rri­da el miér­co­les 6 de no­viem­bre, fue Alfonso Jac­quin, el en­tra­ña­ble ami­go sa­ma­rio que co­no­cí cuan­do es­tu­dia­ba De­re­cho en la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co. Ti­co Pi­ne­da, otro de mis ami­gos ge­ne­ra­cio­na­les, di­ce que Alfonso con­ven­ció a Álvaro Fa­yad, el en­ton­ces co­man­dan­te ge­ne­ral del M-19, de que fren­te a los fa­lli­dos acuer­dos de paz con el pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur era ne­ce­sa­rio pre­sen­tar una ‘de­man­da ar­ma­da’. Ar­gu­men­to que Alfonso re­co­gió de Ra­fael Uri­be Uri­be, quien ha­bía par­ti­ci­pa­do en tres gue­rras ci­vi­les en el si­glo XIX y de quien Al­ber­to Lle­ras di­jo que fue “el más in­te­lec­tual de los cau­di­llos y el más cau­di­llo de los in­te­lec­tua­les”. La Gue­rra de los Mil Días, jus­ti­fi­ca­da por Uri­be Uri­be en el irres­pe­to a los li­be­ra­les, “per­se­gui­dos y aco­sa­dos co­mo bes­tias fe­ro­ces” por la he­ge­mo­nía con­ser­va­do­ra, no fue otra co­sa que “de­man­dar en ac­ti­tud dig­na” el de­re­cho del li­be­ra­lis­mo a exis­tir co­mo par­ti­do.

Los ami­gos de Alfonso nun­ca ima­gi­na­mos que años des­pués, ya con­ver­ti­do en di­ri­gen­te del M-19, sa­ca­ra de su re­per­to­rio de lec­tu­ras el fun­da­men­to que alimentó el plan po­lí­ti­co-mi­li­tar del M-19. Con esa ‘de­man­da ar­ma­da’, el M-19 se ju­gó la car­ta más pe­li­gro­sa de su his­to­ria y en ese pó­ker fre­né­ti­co se fue un lí­der ex­cep­cio­nal.

A Alfonso ten­dre­mos que re­cor­dar­lo siem­pre co­mo un tor­be­llino que di­fí­cil­men­te ha­bría desis­ti­do de ha­cer lo que hi­zo a sus 31 años. Se fue muy tem­prano. Y nos pri­vó de la inago­ta­ble elec­tri­ci­dad que lo man­te­nía in­som­ne­men­te es­tu­dio­so, po­lí­ti­ca­men­te vi­sio­na­rio, ver­bal­men­te lú­ci­do, fo­go­sa­men­te pa­rran­de­ro e in­co­rre­gi­ble­men­te mu­je­rie­go.

Su fi­nal tu­vo lu­gar, ex­tra­ña­men­te, en un dan­tes­co tea­tro de gue­rra, por­que sus ín­fu­las nun­ca fue­ron de mi­li­tar ni de cons­pi­ra­dor, sino de agi­ta­dor y ora­dor. E in­clu­so de can­tan­te, y el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra fue­ron par­te de sus gus­tos vis­ce­ra­les.

Lo del miér­co­les 13 de 1985, en Ar­me­ro, fue el co­lo­fón de ese no­viem­bre de­vas­ta­dor. Aún re­cuer­do la voz ma­ña­ne­ra de Juan Gos­saín anun­cian­do que el Ne­va­do del Ruiz ha­bía se­pul­ta­do a to­do un pue­blo.

Co­lom­bia ha te­ni­do mo­men­tos fu­nes­tos en su his­to­ria, pe­ro el no­viem­bre de 1985 com­pi­te en­tre los ins­tan­tes más de­pre­si­vos que ha pa­de­ci­do el país.

Ha­ce po­co vi­mos en imá­ge­nes que Alfonso sa­lió vi­vo del Pa­la­cio de Jus­ti­cia. Fue fá­cil re­co­no­cer­lo por el afro y su si­lue­ta per­so­nal, y en­tre los múl­ti­ples re­cuer­dos se me vino a la men­te el día que me di­jo que que­ría vi­vir en la ca­sa don­de yo, re­cién ca­sa­do, me ha­bía mu­da­do diz­que pa­ra te­ner un in­ter­lo­cu­tor con quien com­par­tir sus in­som­nios crea­ti­vos. En un vie­jo ca­mion­ci­to al­can­zó a tras­tear sus co­sas. Al fi­nal, cam­bió de opi­nión, pe­ro ol­vi­dó lle­var­se una ca­mi­ta de hie­rro y un par de ca­mi­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.