¿Có­mo te lla­mas?:

La ópera pri­ma de Ruth Cau­de­li, que se pro­yec­ta por es­tos días en la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be, es una pe­lí­cu­la so­bre re­la­cio­nes que no se ins­cri­be en las his­to­rias de amor.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Twit­ter @Ivon­nea­rro­yom

El amor es mu­tan­te. Tan­to, que la me­ta­mor­fo­sis de las re­la­cio­nes re­sul­ta in­trín­se­ca al amor mis­mo, por lo que to­do va trans­for­mán­do­se al rit­mo de un fac­tor de­ter­mi­nan­te: el tiem­po. Esa idea es el ar­gu­men­to que atra­vie­sa ¿Có­mo te lla­mas?, la ópera pri­ma de Ruth Cau­de­li, una pe­lí­cu­la que se preo­cu­pa por los cam­bios inexo­ra­bles del amor, un pro­ce­so “a ve­ces do­lo­ro­so, siem­pre hu­mano”.

Aquí, Eva y Can­de­la, in­ter­pre­ta­das por las co­lom­bia­nas Silvia Va­rón y Ale­jan­dra La­ra, pro­ta­go­ni­zan una his­to­ria que se cuen­ta des­de la co­ti­dia­ni­dad. Un sue­ño en co­mún las une y jun­tas crean una re­la­ción apa­sio­nan­te, lle­na de amor y fuer­za. El fil­me, a di­fe­ren­cia de otras pe­lí­cu­las so­bre el amor, no se de­tie­ne en los pri­me­ros be­sos, ni en las pri­me­ras fa­ses de la re­la­ción, sino que es­car­ba en su pro­pia des­com­po­si­ción.

“Hay mu­cho amor en la pe­lí­cu­la, pe­ro de lo que real­men­te tra­ta es de có­mo el amor se trans­for­ma. Mu­chas ve­ces nos cuen­tan las his­to­rias de amor co­mo esa par­te lin­da y dé­bil del enamo­ra­mien­to, pe­ro se nos ol­vi­da un fac­tor cla­ve y es el tiem­po. El tiem­po cam­bia cual­quier re­la­ción y en es­te ca­so co­mien­za a des­gas­tar­lo. Aquí el tiem­po pa­sa fac­tu­ra”, cuen­ta Cau­de­li, ci­neas­ta es­pa­ño­la que lle­gó a Co­lom­bia ha­ce unos cua­tro años y me­dio.

El fil­me, que fue ro­da­do en más de 20 lo­ca­cio­nes en Bo­go­tá, se pro­yec­ta du­ran­te es­ta se­ma­na en las sa­las de ci­ne de la Ci­ne­ma­te­ca del Ca­ri­be. An­tes ha si­do se­lec­cio­na­da por di­fe­ren­tes fes­ti­va­les co­mo par­te de su com­pe­ten­cia o pa­ra te­ner su es­treno en di­chos paí­ses, en­tre esos el Fes­ti­val de Ci­ne Lgbti más gran­de del mun­do, el Out­fest en Los Án­ge­les, don­de tu­vo lu­gar su es­treno mun­dial.

AMOR IGUAL. Pa­ra Cau­de­li, una re­la­ción en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo es exac­ta­men­te igual a una de se­xos di­fe­ren­tes. Por eso, ex­pli­ca, el tra­ta­mien­to a ese víncu­lo en­tre Eva y Can­de­la es “abor­da­do con to­tal nor­ma­li­dad”.

“Es una re­la­ción en­tre dos mu­je­res co­mo per­fec­ta­men­te pu­do ser en­tre mu­jer y hom­bre u hom­bre y hom­bre. Es de dos hu­ma­nos, en úl­ti­mas”, pre­ci­sa Cau­de­li.

Es así co­mo ¿Có­mo te lla­mas? pre­ten­de ofre­cer una vi­sión del amor que tras­cien­de las ca­te­go­rías su­ge­ri­das por una re­li­gión, so­cie­dad o sec­ta, y bus­ca vi­si­bi­li­zar esa na­tu­ra­li­dad con que lle­ga al mun­do.

La ve­ro­si­mi­li­tud de la re­la­ción en­tre am­bas, de he­cho, es una de las prin­ci­pa­les ob­se­sio­nes del fil­me, a tal pun­to que mu­chas de las es­ce­nas fue­ron ro­da­das y pre­pa­ra­das en­tre sa­li­das con gru­pos de per­so­nas que real­men­te creían que las dos pro­ta­go­nis­tas eran pa­re­ja y no ac­tri­ces. “Lo más im­por­tan­te, lo que me plan­teé des­de el pri­mer mo­men­to, fue que se sin­tie­se una re­la­ción real, que cuan­do vié­se­mos la pe­lí­cu­la sin­tie­sen que era ver­da­de­ro, que eso lo he­mos pa­sa­do con nues­tras pa­re­jas. A par­tir de ahí cons­trui­mos to­do”, ase­gu­ra la directora.

Eva y Can­de­la cons­tru­yen una re­la­ción úni­ca que se irá des­gas­tan­do con el tiem­po.

TO­MA­DA DE ‘CÓ­MO TE LLA­MAS’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.