¿Qué ha­ría­mos con 234.000 eu­ros, “ma chè­re fi­lle”?

To­do aca­bó mal, me­nos la subas­ta de Ose­nat.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - JOAQUÍN MAT­TOS O.

Más de 150 años des­pués de ha­ber lle­ga­do a su fin, la lar­ga y tem­pes­tuo­sa re­la­ción amo­ro­sa que man­tu­vie­ron Char­les Bau­de­lai­re y Jean­ne Du­val –a quien él lla­ma­ba la Ve­nus Ne­gra– vol­vió a ser no­ti­cia, por lo me­nos de ma­ne­ra in­di­rec­ta, en ca­si to­dos los me­dios del mun­do a raíz de una subas­ta rea­li­za­da el pa­sa­do 4 de no­viem­bre por la ca­sa fran­ce­sa Ose­nat, en Fon­tai­ne­bleau, en las cer­ca­nías de Pa­rís. Jean­ne Du­val, ade­más de ser la más fe­cun­da de las tres mu­sas que ins­pi­ra­ron par­te de la obra poé­ti­ca de Bau­de­lai­re, fue la más ama­da de sus aman­tes y la de más enig­má­ti­ca exis­ten­cia.

Te­ma y per­so­na­je de di­ver­sas bio­gra­fías (de­di­ca­das al poe­ta o di­rec­ta­men­te a ella mis­ma), de en­sa­yos crí­ti­cos so­bre Las flo­res del mal, de re­la­tos de fic­ción, de obras de ar­te, Jean­ne Du­val –lla­ma­da tam­bién Jean­ne Le­mer o Jean­ne Pros­per o Jean­ne Le­mai­re– ha de­ve­ni­do una fi­gu­ra le­gen­da­ria, una ima­gen ar­que­tí­pi­ca a la que se le han da­do sig­ni­fi­ca­dos di­ver­sos, des­de femme fatale has­ta he­roí­na fe­mi­nis­ta.

Aun­que se sa­be con cer­te­za que era ex­tran­je­ra, que pro­ve­nía de una an­ti­gua o en­ton­ces to­da­vía vi­gen­te co­lo­nia de Fran­cia si­tua­da en Áfri­ca o en el mar Ca­ri­be, que era mu­la­ta, que fue una mo­des­ta ac­triz en tea­tros de po­ca mon­ta de Pa­rís, las res­pues­tas a pre­gun­tas co­mo las si­guien­tes si­guen ocul­tas en la bru­ma: ¿dón­de na­ció exac­ta­men­te, y cuán­do?; ¿cuál era su ori­gen fa­mi­liar y, por tan­to, su ver­da­de­ro nom­bre?; ¿en qué año lle­gó a la ca­pi­tal fran­ce­sa?; ¿cuán­do mu­rió?

Ha­rá dos se­ma­nas las no­ti­cias die­ron cuen­ta de que, en­tre otros ma­nus­cri­tos de Bau­de­lai­re, la ‘mai­son’ Ose­nat iba a re­ma­tar una car­ta de 1845 en la que el fu­tu­ro pa­dre de la lí­ri­ca mo­der­na le anun­cia­ba a Nar­cis­se An­ce­lle, su ase­sor le­gal y no­ta­rio de la fa­mi­lia, su de­seo de sui­ci­dar­se y su vo­lun­tad de que, sal­vo la par­te re­ser­va­da pa­ra su ma­dre y el pa­go de sus nu­me­ro­sas deu­das, to­da su he­ren­cia fue­ra de­ja­da a “ma­de­moi­se­lle Le­mer”. El ro­man­ce con ella da­ta­ba ape­nas de tres años atrás y no era bien vis­to por sus fa­mi­lia­res, pe­ro unas lí­neas más ade­lan­te le ex­pli­ca­ba a An­ce­lle la ra­zón de su dis­po­si­ción tes­ta­men­ta­ria: “Es la úni­ca mu­jer que he ama­do”.

Da­do que el anun­cia­do sui­ci­dio de Bau­de­lai­re no pa­só de ser un ges­to au­to­lí­ti­co, los si­guien­tes 20 años con­fir­ma­rían es­ta con­fe­sión. En efec­to, “he­cha de rup­tu­ras y re­con­ci­lia­cio­nes, de vo­lup­tuo­si­dad y fe­ro­ci­dad, de re­mor­di­mien­tos, de en­tre­ga, de egoís­mo y ca­ri­dad”, co­mo han es­cri­to los es­tu­dio­sos Clau­de Pi­chois y Jean-Paul Avi­ce (2002), la re­la­ción del poe­ta con Jean­ne se­ría la más lar­ga y apa­sio­na­da, la más en­tra­ña­ble de su di­so­lu­ta vi­da, e in­clu­so la más in­flu­yen­te en su es­té­ti­ca, co­mo lo de­mues­tran –y só­lo co­mo las prue­bas más tan­gi­bles– la vein­te­na de be­llos poe­mas que le es­cri­bió y los cua­tro re­tra­tos que de ella di­bu­jó.

Pe­ro to­do aca­bó mal. Jean­ne, que fue be­lla, al­ti­va y sen­sual, su­frió un ata­que de he­mi­ple­jía el 5 de abril de 1859 (te­nía 32 o 35 o 38 años, aún no se sa­be) que de­jó iner­te el la­do de­re­cho de su cuer­po y pu­so pa­ra siem­pre dos mu­le­tas ba­jo sus bra­zos; Bau­de­lai­re la cui­dó des­de en­ton­ces co­mo un pa­dre: la lla­ma­ba “ma chè­re fi­lle”, se hi­zo car­go de sus cui­da­dos mé­di­cos, se afa­na­ba por que nun­ca le fal­ta­ra di­ne­ro –que a él le es­ca­sea­ba–, pro­cu­ra­ba di­ver­tir­la y has­ta en una car­ta que le en­vió des­de Hon­fleur, en in­vierno, le ad­ver­tía: “Con es­tos ca­mi­nos res­ba­la­di­zos, no sal­gas sin es­tar acom­pa­ña­da”. Le pro­di­gó esa amo­ro­sa pro­tec­ción ca­si has­ta que él mis­mo, ata­ca­do por la sí­fi­lis, ter­mi­nó re­qui­rien­do de cui­da­dos aún ma­yo­res has­ta que­dar in­mó­vil en un le­cho.

To­do, pues, re­pi­to, aca­bó mal, me­nos la subas­ta de Ose­nat, cu­yos re­sul­ta­dos su­pe­raron las ex­pec­ta­ti­vas: la car­ta suicida, por la que se es­pe­ra­ban 80.000 €, fue ven­di­da por 234.000. ¡Lo fe­liz que hu­bie­ra he­cho al gran poe­ta ese po­to­sí só­lo pa­ra mi­mar a su “mu­sa en­fer­ma” y dis­fru­tar jun­to a ella de “un ob­je­to her­mo­so, un pai­sa­je her­mo­so”, cual­quier co­sa que fue­se agra­da­ble!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.