ACORD ABRE POS­TU­LA­CIóN A LOS ME­JO­RES DEL AñO

El Heraldo (Colombia) - - DEPORTES -

Des­de ayer y has­ta el pró­xi­mo mar­tes, 20 de no­viem­bre, a las 11:59 p. m., Acord Atlán­ti­co ten­drá abier­to el lap­so pa­ra que sus aso­cia­dos, li­gas, clu­bes, em­pre­sas, en­ti­da­des y per­so­nas en ge­ne­ral pos­tu­len a can­di­da­tos pa­ra la ce­re­mo­nia de los me­jo­res del año en el de­por­te del Atlán­ti­co.

Por ca­da pos­tu­la­ción de­be ha­ber una jus­ti­fi­ca­ción de lo­gros y es­pe­ci­fi­car la ca­te­go­ría. Sal­vo en la ra­ma pro­fe­sio­nal, co­mo siem­pre, el pos­tu­la­do de­be ha­ber re­pre­sen­ta­do al Atlán­ti­co en com­pe­ten­cias na­cio­na­les. Es de­cir, per­te­ne­cer al re­gis­tro del de­par­ta­men­to en el mo­men­to de su lo­gro.

Se­rán 20 las ca­te­go­rías pre­mia­das, en­tre las que se en­cuen­tras: de­por­tis­ta, pro­fe­sio­nal, afi­cio­na­do, es­tu­dian­te e in­fan­til, ade­más de en­tre­na­dor y di­ri­gen­te del año, en­tre otros. En la his­to­ria del fútbol o di­ga­mos con­cre­ta­men­te de un equi­po de fútbol pe­ruano lla­ma­do —se­gún nos di­cen unos cuan­tos ‘Juan Ore­ja’ del pa­tio— Chan­cay, el cual fue des­em­bar­ca­do a las vo­lan­das en Puer­to Co­lom­bia; fue co­sa de des­em­ba­ra­zar­se de un de­ter­mi­na­do pro­ble­ma que le fue­ra crea­do a un bar­co ma­rí­ti­mo que, sin leer ni es­cri­bir, se en­con­tró con que a bor­do del bar­co te­nían a un equi­po de fútbol lla­ma­do así: Chan­cay, com­pues­to por 18 ju­ga­do­res pe­rua­nos que a las de­re­chas no sa­bían ni don­de es­ta­ban ni pa­ra don­de iban.

El bar­co con se­me­jan­te car­ga­men­to lle­gó a un puer­to ve­ne­zo­lano La Guai­ra y allí el ca­pi­tán del bar­co pu­so en co­no­ci­mien­to del ca­so a las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas que a su vez lo die­ron a co­no­cer al pre­si­den­te de esa na­ción, Ge­ne­ral Juan Vicente Gó­mez, quién di­jo pa­ra su ca­po­te: “yo tam­bién me des­hi­ce de és­te pro­ble­ma en un 2x3” y dio la or­den de des­em­bar­car a los ju­ga­do­res pe­rua­nos en el pri­mer puer­to a que lle­ga­ra el bar­co que fue Puer­to Co­lom­bia.

El pre­si­den­te de la Li­ga de Fútbol, un se­ñor Car­bo­nell, en­te­ra­do del pro­ble­ma, acu­dió pron­to a Puer­to Co­lom­bia don­de es­ta­ban los ju­ga­do­res en el atrio de la igle­sia, se los tra­jo pa­ra Ba­rran­qui­lla y los alo­jó en un ho­tel “de me­dia cu­cha­ra” pe­ro de in­me­dia­to los pro­gra­mó pa­ra un par­ti­do con el Spor­ting de Ba­rran­qui­lla, pa­ra fi­nan­ciar con la ta­qui­lla el via­je de los ju­ga­do­res pe­rua­nos ha­cia su país.

So­bre ese par­ti­do hay una anéc­do­ta: el ma­yor de los Me­jía, Víc­tor, gran ju­ga­dor, se ves­tía el Domingo pa­ra el par­ti­do: “Mi­jo es­ta pier­na zur­da pa­ra que el Chan­cay no le per­mi­ta un gol es­ta tar­de tie­ne que rom­per­la”. Y, Víc­tor Me­jía abrió la cuen­ta con el pri­mer gol.

El pro­ble­ma con los ju­ga­do­res pe­rua­nos se so­lu­cio­nó al día si­guien­te man­dan­do al equi­po a su país, pues hu­bo di­ne­ro de so­bra pa­ra fi­nan­ciar su via­je a Li­ma.

Si aque­lla li­ga de Fútbol del Atlán­ti­co no hu­bie­ra es­ta­do re­pre­sen­ta­da por di­rec­ti­vos y ca­ba­lle­ros le hu­bie­ra man­da­do el car­ga­men­to de ju­ga­do­res a Pa­na­má, ‘y et pa plu’ co­mo lo de­cían en los vie­jos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.