En de­fen­sa de Rap­pi

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ma­nuel Moreno Slag­ter moreno.slag­[email protected] @Mo­re­nos­lag­ter

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas he en­con­tra­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción va­rias no­ti­cias re­la­cio­na­das con Rap­pi, una com­pa­ñía que pres­ta in­ter­me­dia­ción pa­ra fa­ci­li­tar di­ver­sos ti­pos de ser­vi­cios a do­mi­ci­lio. La em­pre­sa es un em­pren­di­mien­to tec­no­ló­gi­co co­lom­biano, en rá­pi­da ex­pan­sión y que ya ofre­ce sus ser­vi­cios en va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, in­clu­yen­do a Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Re­cien­te­men­te ha si­do ca­ta­lo­ga­da co­mo una em­pre­sa “uni­cor­nio”, al ha­ber lo­gra­do su­pe­rar los USD1.000 mi­llo­nes de va­lor es­pe­ra­do de mer­ca­do en sus eta­pas ini­cia­les (Rap­pi se fun­dó en 2015), la se­gun­da start up na­cio­nal en lo­grar­lo.

Sin em­bar­go, las no­ti­cias so­bre Rap­pi no son del to­do po­si­ti­vas. Se ha plan­tea­do un de­ba­te so­bre la su­pues­ta ex­plo­ta­ción la­bo­ral a la que se ven so­me­ti­dos los “ra­pi­ten­de­ros”, que son las per­so­nas que trans­por­tan las mer­can­cías que en­tre­ga Rap­pi, usual­men­te en bi­ci­cle­ta o en mo­to. He vis­to que hay quie­nes de­man­dan que a es­tas per­so­nas se les pa­guen pres­ta­cio­nes so­cia­les, es de­cir, que sean con­tra­ta­dos for­mal­men­te. En esas dis­cu­sio­nes se men­cio­nan los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res y se ha­ce alu­sión a las vie­jas y vá­li­das lu­chas pro­le­ta­rias, in­clu­so se ha men­cio­na­do que Rap­pi po­dría es­tar vio­lan­do la ley. Creo que quie­nes sos­tie­nen tal co­sa no han com­pren­di­do el es­pí­ri­tu de esa cla­se de em­pren­di­mien­tos, y mu­cho me­nos com­pren­den que la tec­no­lo­gía, que fa­ci­li­ta tan­tas co­sas, tam­bién pue­de ser dis­rup­ti­va y re­vo­lu­cio­na­ria a su ma­ne­ra.

Es­te ti­po de apli­ca­cio­nes in­for­má­ti­cas po­nen en con­tac­to a quie­nes ne­ce­si­tan un ser­vi­cio con quie­nes lo pres­tan. Así co­mo in­for­mal­men­te uno po­dría pe­dir­le a un ami­go que le ayu­de con un mandado, y even­tual­men­te “pa­gar­le” con una cer­ve­za o al­go si­mi­lar, Rap­pi acer­ca a quie­nes ne­ce­si­tan un men­sa­je­ro con quie­nes es­tán dis­pues­tos, vo­lun­ta­ria y li­bre­men­te, asu­mir tem­po­ral­men­te ese pa­pel. La di­fe­ren­cia es que uno no co­no­ce al men­sa­je­ro y no le pue­de pa­gar con una cer­ve­za, le pa­ga con di­ne­ro, por me­dio de un ter­ce­ro que es quien hi­zo po­si­ble el con­tac­to. Los ra­pi­ten­de­ros no tra­ba­jan pa­ra Rap­pi, tra­ba­jan por un ra­to pa­ra quie­nes los so­li­ci­tan. Cla­ro, esa se­ría una fi­gu­ra im­pen­sa­ble den­tro del es­que­ma nor­ma­ti­vo ac­tual, un con­tra­to por mi­nu­tos, even­tual y no con­ti­nuo no es­tá pre­vis­to ba­jo nin­gu­na ley, pe­ro lo cier­to es que el mer­ca­do lo pi­de y abun­dan quie­nes es­tán dis­pues­tos a su­plir esa de­man­da. A na­die se le ha­ce da­ño, a na­die se agre­de y apa­ren­te­men­te to­dos lo­gran un be­ne­fi­cio. Por eso me cues­ta tan­to en­ten­der el ata­que a Rap­pi, o a cual­quier pla­ta­for­ma si­mi­lar, co­mo Uber.

Re­cuer­do to­da la con­tro­ver­sia que sur­gió a par­tir de las pla­ta­for­mas que per­mi­tían in­ter­cam­biar ar­chi­vos de mú­si­ca di­gi­tal. En su mo­men­to se tra­tó de prohi­bir el for­ma­to mp3, de po­ner­le ba­rre­ras legales, lo que mo­ti­vó un sa­cu­dón en la in­dus­tria mu­si­cal que ter­mi­nó, por aho­ra, con la crea­ción de ser­vi­cios co­mo Spo­tify o Ap­ple Mu­sic. Al fi­nal fue la nor­ma­ti­va la que se aco­mo­dó a la tec­no­lo­gía, y no al re­vés. Sos­pe­cho que en ca­sos co­mo el de Rap­pi y si­mi­la­res ter­mi­na­rá pa­san­do lo mis­mo, pa­ra bien de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.