Mas­cu­li­ni­da­des:

¿qué creo que sig­ni­fi­ca ser hom­bre?

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Ivon­ne Arro­yo M.

AJo­sé Da­vid Can­ti­llo le en­se­ña­ron que a los ‘ma­chos de ver­dad’ so­lo le po­dían gus­tar las mu­je­res, que tie­nen un mo­do de ser de­ter­mi­na­do y una so­la ma­ne­ra de ves­tir. Es de­cir, una úni­ca for­ma de que sean mas­cu­li­nos y que “es así co­mo los hom­bres de­ben ser”.

An­te la pre­gun­ta ¿qué sig­ni­fi­ca ser hom­bre?, Can­ti­llo res­pon­de: “Ser hom­bre es com­pli­ca­do. Es más du­ro que ser mu­jer. A ellas les to­ca más fá­cil, ha­cen amis­ta­des rá­pi­do, más si son lin­das”.

Lo di­ce mien­tras do­mi­na su re­tro­ex­ca­va­do­ra, en me­dio de obras que se eje­cu­tan en la ca­rre­ra 50, en­tre el Ba­rrio Aba­jo y Mon­te­cris­to de Ba­rran­qui­lla. Can­ti­llo de­tu­vo la ac­ción de la má­qui­na y acep­tó ha­blar so­bre las mas­cu­li­ni­da­des. So­bre qué exi­ge ser mas­cu­lino, qué su­po­ne ser ma­cho y de cuán­tas for­mas cree él que se pue­de ser mas­cu­lino.

“So­lo hay una for­ma. Si te trans­for­mas en… ya no eres mas­cu­lino”, con­si­de­ra el hom­bre de 36 años, que lle­gó a la ciu­dad en su ado­les­cen­cia pro­ve­nien­te de Pi­vi­jay (Mag­da­le­na).

Esa idea que de­fien­de Can­ti­llo, –co­mo po­drían de­fen­der mu­chos otros hom­bres– ex­pli­ca el psi­có­lo­go y con­sul­tor so­bre te­mas de mas­cu­li­ni­dad Fran­cis­co J. Ro­yett, ha­ce par­te del mo­de­lo de hom­bres es­ta­ble­ci­do en for­ma he­ge­mó­ni­ca, un con­cep­to que “ur­ge” que sea re­va­lua­do en la so­cie­dad de­no­mi­na­da “pa­triar­cal”.

“Vi­vi­mos en tiem­pos en los que es ne­ce­sa­rio que des­per­te­mos nues­tra con­cien­cia de ser hom­bres, de nues­tra mas­cu­li­ni­dad, no en el sen­ti­do de ser más ma­chos que otros hom­bres o es­tar por en­ci­ma de la mu­jer”, se­ña­la Ro­yett, quien li­de­ra el co­lec­ti­vo de hom­bres ‘So­lo pa­ra Ma­chos’ y que dic­ta por es­tos días en la ciu­dad ta­lle­res so­bre las mas­cu­li­ni­da­des cons­cien­tes.

“Nues­tro dis­cur­so se orien­ta a pen­sar en ac­ti­var las ener­gías del ser mas­cu­lino y en­ten­der que en no­so­tros hay una ener­gía fe­me­ni­na que de­be es­tar ar­mo­ni­za­da con la mu­jer, con otros hom­bres y con no­so­tros mis­mos”, es su con­sig­na.

SER MAS­CU­LI­NOS. Esa re­de­fi­ni­ción del ser mas­cu­lino, des­ta­ca John Arch­bold, do­cen­te de li­te­ra­tu­ra de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co e in­ves­ti­ga­dor es­pe­cia­lis­ta en el es­tu­dio de va­ro­nes y mas­cu­li­ni­da­des, ra­ti­fi­ca el he­cho de que la mas­cu­li­ni­dad sea “cam­bian­te, con­tex­tual y de­pen­da del mo­men­to”.

“Si nos va­mos a la Fran­cia pre­rre­vo­lu­cio­na­ria en­con­tra­mos que los que usa­ban ta­co­nes y pe­lu­cas eran los hom­bres, aho­ra po­de­mos ver có­mo es­to cam­bió. Y si nos va­mos a un país ára­be, ve­mos que es co­mún que los hom­bres usen fal­das o bai­len con otros hom­bres o ca­mi­nen de la mano con hom­bres en la ca­lle”, ex­pre­sa Arch­bold.

En al­gu­nos tex­tos, tal co­mo lo su­gie­re una in­ves­ti­ga­ción del Pro­gra­ma Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios de Gé­ne­ro de Mé­xi­co, dis­tin­tos in­ves­ti­ga­do­res so­cia­les han coin­ci­di­do en que la ma­yo­ría de los gru­pos ana­li­za­dos, no so­lo en Amé­ri­ca La­ti­na sino en el mun­do, exal­tan un mo­de­lo de mas­cu­li­ni­dad que, con al­gu­nas va­rian­tes, es “bá­si­ca­men­te se­xis­ta y ho­mo­fó­bi­co”.

¿Cuá­les son las exi­gen­cias de ser mas­cu­lino?, ¿qué su­po­ne ser ma­cho? •Con­sul­ta­mos a un gru­po de hom­bres de di­fe­ren­tes ofi­cios so­bre es­te con­cep­to.

VIE­NE DE LA Pá­GI­NA 1C

Esos mo­de­los in­crus­ta­dos, ex­pli­ca Ro­yett, son fi­nal­men­te los que re­fuer­zan la idea im­pues­ta de que los hom­bres no de­be­rían re­co­no­cer en ellos cua­li­da­des que la mis­ma tra­di­ción le ha atri­bui­do al gé­ne­ro fe­me­nino: el sen­ti­men­ta­lis­mo en ex­tre­mo, la fra­gi­li­dad y la vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Hay una can­ti­dad de creen­cias que desa­rro­lla­mos a lo lar­go de la vi­da, pa­tro­nes pa­triar­ca­les que di­cen que el hom­bre no llo­ra, que no de­be­ría ex­pre­sar tan­to sus emo­cio­nes, que no pue­de ser tan sen­si­ble a las co­sas. Es de­cir, esa ten­den­cia a no ex­pre­sar nues­tra emo­cio­na­li­dad”, pre­ci­sa.

Agre­ga que “en reali­dad hay mu­chas con­fu­sio­nes so­bre ser hom­bre”.

Así en­ton­ces, mien­tras el hom­bre que tra­ba­ja en las obras de la ca­rre­ra 50 con­si­de­ra que los hom­bres ‘ver­da­de­ros’ no pue­den gus­tar de otros hom­bres, Andrés Pe­ña­ran­da, un jo­ven de 28 años, agen­te bi­lin­güe, opi­na que “eso no tie­ne na­da que ver con ser hom­bre”.

“Ser hom­bre es una eti­que­ta que nos ha da­do la so­cie­dad pa­ra di­fe­ren­ciar lo mas­cu­lino de lo fe­me­nino, pe­ro ser mas­cu­lino de­pen­de de ca­da quien, eso va en el desa­rro­llo de su libre per­so­na­li­dad”, con­si­de­ra Pe­ña­ran­da, quien tam­bién acep­tó con­tes­tar las mis­mas pre­gun­tas he­chas a Can­ti­llo.

Sain Sam­per, un pa­tru­lle­ro de la Po­li­cía, tie­ne una vi­sión com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Pa­ra él, la mas­cu­li­ni­dad exi­ge unas ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res que to­do hom­bre de­be­ría cum­plir. Su con­cep­to de hom­bre es­tá li­ga­do al res­pe­to, la fuer­za y la dis­ci­pli­na, al­go que “in­clu­so se ve en su ves­tir”.

“La for­ma de ves­tir de­be ser con res­pe­to, co­mo nos en­se­ñan en el ho­gar: vís­ta­se con cin­tu­rón, lleve la bi­lle­te­ra en la par­te tra­se­ra del pan­ta­lón, su pa­ñue­lo y res­pe­te a las mu­je­res”, di­ce el ofi­cial, de 28 años. Esa cons­truc­ción de mas­cu­li­ni­dad no es, pa­ra na­da, si­mi­lar a lo que ha apren­di­do Ós­car San­ta­na, di­se­ña­dor grá­fi­co y miem­bro de la cor­po­ra­ción Ca­ri­be Afir­ma­ti­vo, que de­fien­de los de­re­chos de los Lgbti.

“La res­pues­ta es tan am­plia y ma­lea­ble que no hay una so­la res­pues­ta”, con­clu­ye el di­se­ña­dor.

FRAN­CIS­CO J. RO­YETT

JO­SE­FI­NA VI­LLA­RREAL Y HAN­SEL VáS­QUEZ

Sain Sam­per, pa­tru­lle­ro de la Po­li­cía.

Ós­car San­ta­na, di­se­ña­dor grá­fi­co.

Andrés Pe­ña­ran­da, agen­te bi­lin­güe.

José Da­vid Can­ti­llo, obre­ro.

JO­SE­FI­NA VI­LLA­RREAL

Fran­cis­co J. Ro­yett du­ran­te una de sus char­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.