Los 6 in­ten­sos años de Pi­zano en la Tri­ple A

El ma­lo­gra­do tes­ti­go cla­ve del es­cán­da­lo Odebrecht vi­vió con su fa­mi­lia en B/qui­lla en­tre 1999 y 2004. Ocu­pó al­tos car­gos en Inas­sa y Tri­ple A. Unas fuen­tes di­cen que se mar­chó por los ma­ne­jos en la em­pre­sa; otras, que por los cam­bios de di­rec­ti­vos tras l

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Vi­vian Nar­váez Or­te­ga

Jor­ge En­ri­que Pi­zano, quien fue­ra tes­ti­go cla­ve en el ca­so de Odebrecht y que por es­tos días se con­vier­te, des­pués de su muer­te, en el cen­tro de una de las no­ti­cias más im­por­tan­tes a ni­vel na­cio­nal, tu­vo un pa­so de seis años por la em­pre­sa Tri­ple A y vi­vió en Ba­rran­qui­lla jun­to a su fa­mi­lia.

A co­mien­zos de la pa­sa­da se­ma­na se co­no­ció una en­tre­vis­ta que con­ce­dió Pi­zano a No­ti­cias Uno, y unos au­dios a dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción en don­de ha­bla de po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des en los con­tra­tos de Ru­ta del Sol II, obra a car­go del con­sor­cio con­for­ma­do por Odebrecht y Cor­fi­co­lom­bia, del Gru­po Aval.

A so­lo tres días des­pués de fa­lle­cer el in­ge­nie­ro ci­vil por un apa­ren­te in­far­to, su hi­jo Ale­jan­dro Pi­zano mu­rió de­bi­do a en­ve­ne­na­mien­to con Cia­nu­ro.

EN BA­RRAN­QUI­LLA. Jor­ge En­ri­que Pi­zano lle­gó a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co en­tre fi­na­les de 1998 e ini­cios de 1999 y se fue pa­ra Bo­go­tá en 2004. Ger­mán Sa­ra­bia, quien per­te­ne­ció al Gru­po Inas­sa (ac­cio­nis­ta de Tri­ple A) y quien fue cer­cano a Pi­zano en ese en­ton­ces, lo des­cri­be co­mo un hom­bre “res­pe­tuo­so, ama­ble, con­ci­lia­dor, ace­le­ra­do, ner­vio­so, an­sio­so y muy tra­ba­ja­dor”.

Di­ce que du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo en Ba­rran­qui­lla, Pi­zano vi­vió en el edi­fi­cio El En­can­to, ubi­ca­do en la ca­rre­ra 53 con ca­lle 90. Los hi­jos del in­ge­nie­ro ci­vil es­tu­dia­ron en esos años en un co­le­gio bi­lin­güe tam­bién del nor­te de la ciu­dad.

Pi­zano te­nía un buen sen­ti­do del hu­mor, di­ce, y re­cuer­da que cuan­do es­te se pre­sen­ta­ba lo ha­cía de una for­ma par­ti­cu­lar, que has­ta un le­ma te­nía. “Él de­cía: Mu­cho gus­to, Jor­ge En­ri­que Pi­zano, so­lu­cio­nes a la mano”.

Sa­ra­bia re­cuer­da que el in­ge­nie­ro Pi­zano lo­gró acli­ma­tar­se bien en la ciu­dad y se ade­cuó a las cos­tum­bres ba­rran­qui­lle­ras: iba a los car­na­va­les, bai­la­ba en las com­par­sas ves­ti­do de mo­no­cu­co, se hi­zo al me­dio y co­se­chó mu­chos ami­gos.

“A él le gus­ta­ba tra­ba­jar has­ta al­tas ho­ras de la no­che en la com­pa­ñía. Era un hom­bre res­pon­sa­ble, de­di­ca­do y muy fa­mi­liar“, ase­gu­ra. Co­mo prue­ba de lo an­te­rior ci­ta la anéc­do­ta de una vez que lo hi­zo via­jar a Bo­go­tá, un sá­ba­do a las 7:00 de la ma­ña­na, pa­ra fir­mar un con­tra­to, pues­to que el in­ge­nie­ro se en­con­tra­ba com­par­tien­do con su fa­mi­lia y no que­ría per­der­se ese mo­men­to.

“Él te­nía que fir­mar un con­tra­to por­que era el re­pre­sen­tan­te, lo lla­mé y le di­je. Pi­zano es­ta­ba con su fa­mi­lia en una fin­ca en Su­ba­cho­que, pe­ro no que­ría de­jar­los ti­ra­dos, en­ton­ces me hi­zo co­ger un avión pa­ra Bo­go­tá, lle­gué al ae­ro­puer­to El Do­ra­do y me es­ta­ba es­pe­ran­do un ca­rro, me lle­va­ron a la fin­ca, lle­gué allá con el con­tra­to, me fir­mó y lue­go me in­vi­tó un ajia­co con la fa­mi­lia”, re­la­ta Sa­ra­bia.

Agre­ga que Pi­zano era de esas per­so­nas ace­le­ra­das y que cuan­do le da­ban un do­cu­men­to de 50 pá­gi­nas, ya en la ter­ce­ra pá­gi­na ce­rra­ba el do­cu­men­to y de­cía: “Bueno, cuén­ta­me tú que di­ce el do­cu­men­to, que yo no me pue­de leer to­da es­ta vai­na”.

CAR­GOS EN LA EM­PRE­SA. Jor­ge En­ri­que Pi­zano lle­gó a Ba­rran­qui­lla a ocu­par el car­go de ge­ren­te ge­ne­ral de AAA Ser­vi­cios S.A., em­pre­sa del Gru­po Inas­sa que se creó pa­ra ma­ne­jar los ne­go­cios de la com­pa­ñía en el ex­te­rior. Fue una em­pre­sa que exis­tió des­de el año 2000 al 2005 e hi­zo con­ve­nios en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la.

Pi­zano so­lo es­tu­vo tres años en AAA Ser­vi­cios S.A. De allí pa­só a la Ge­ren­cia de Aseo en Tri­ple A S.A. E.S.P. en la que per­ma­ne­ció tam­bién por tres años, has­ta 2004, cuan­do re­nun­ció.

Hay ver­sio­nes en­con­tra­das so­bre su sa­li­da de la em­pre­sa de acue­duc­to, al­can­ta­ri­lla­do y aseo de Ba­rran­qui­lla. Se­gún dis­tin­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se de­bió a que él es­ta­ba en desacuer­do con al­gu­nas ac­tua­cio­nes de los di­rec­ti­vos y se can­só de los ma­ne­jos ad­mi­nis­tra­ti­vos que es­tos le da­ban a la com­pa­ñía.

Por su par­te, Ger­mán Sa­ra­bia ex­pli­ca que Pi­zano sa­lió de Tri­ple A por mo­ti­vos de cam­bio de di­rec­ti­vos, con la en­tra­da y ad­qui­si­ción ac­cio­na­ria de la es­pa­ño­la Ca­nal de Isa­bel II en la em­pre­sa.

“Pi­zano se re­ti­ra de la em­pre­sa por­que a él lo ha­bía con­tra­ta­do Fran­cis­co Ol­mos. Él en­tró en la eta­pa en que la em­pre­sa era de Aguas de Bar­ce­lo­na y cuan­do em­pie­za a lle­gar Ca­nal de Isa­bel II, en el 2002, ya era otra gen­te la que tra­jo Ca­nal y esos gru­pos cam­bian de di­rec­ti­vos y en­ton­ces él ya no es­ta­ba en los pla­nes del Gru­po”, afir­ma Sa­ra­bia.

SU­PUES­TA DE­NUN­CIA. Du­ran­te la es­tan­cia de Jor­ge En­ri­que Pi­zano en la em­pre­sa Tri­ple A, uno de los epi­so­dios más so­na­dos fue una su­pues­ta de­nun­cia que pre­sen­tó en 2004 an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción, en don­de ex­po­nía unas pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das por el en­ton­ces Ge­ren­te ge­ne­ral de Tri­ple A, el es­pa­ñol Fran­cis­co Ol­mos.

En la mi­si­va que al pa­re­cer fue en­via­da al fis­cal de turno, Luis Ca­mi­lo Oso­rio Isaza, el in­ge­nie­ro ci­vil ha­bría de­cla­ra­do que Ol­mos se “au­to pa­ga­ba una co­mi­sión del 8% en to­dos los con­tra­tos”.

De igual ma­ne­ra, se­gún la su­pues­ta de­nun­cia, afir­ma­ba Pi­zano “los ma­ne­jos rea­li­za­dos en las em­pre­sas por par­te de Fran­cis­co Ol­mos oca­sio­na­ron un gran de­tri­men­to eco­nó­mi­co en AAA de Ba­rran­qui­lla S.A. E.S.P. y al Dis­tri­to de Ba­rran­qui­lla. En es­tos ac­tos se vio­la­ron nor­mas legales, es­ta­tu­ta­rias y la éti­ca es­pa­ño­la y co­lom­bia­na”.

So­bre es­to, Fran­cis­co Ol­mos ex­pli­có en su mo­men­to que la Fis­ca­lía, a tra­vés de una Re­so­lu­ción, se in­hi­bió de abrir in­ves­ti­ga­ción pe­nal en su con­tra, po­nien­do fin al pro­ce­so por “fal­sa de­nun­cia”.

Es­ta hi­pó­te­sis fue apo­ya­da por Ger­mán Sa­ra­bia, ex fun­cio­na­rio de Inas­sa, en don­de di­ce que: “A Pi­zano le fal­si­fi­ca­ron la fir­ma, le di­je­ron que ha­bía pre­sen­ta­do una de­nun­cia con­tra Fran­cis­co Ol­mos —quién era el pre­si­den­te del Gru­po en ese en­ton­ces— y re­sul­ta que se de­mos­tró y él mis­mo fue a la Fis­ca­lía y di­jo que no era la fir­ma de él y que se la ha­bían fal­si­fi­ca­do”.

El te­ma so­bre es­te su­ce­so nun­ca fue es­cla­re­ci­do en vi­da por Jor­ge En­ri­que Pi­zano an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

J. Pi­zano

AR­CHI­VO EL HE­RAL­DO

Jor­ge En­ri­que Pi­zano en un even­to de Tri­ple A en Ba­rran­qui­lla, efec­tua­do el 20 de no­viem­bre de 2003. Allí da­ban a co­no­cer de­ta­lles del con­cur­so de pe­se­bres re­ci­cla­dos. Lo acom­pa­ñan en la fo­to Ma­ría Le­ti­cia Rue­da, de Coo­le­che­ra, y Ye­se­nía Díaz, sub­ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes de la épo­ca.

El 7 de no­viem­bre de 2009, Pi­zano co­mo ge­ren­te de la em­pre­sa de acue­duc­to de Bo­go­tá, fir­mó un con­ve­nio con el en­ton­ces go­ber­na­dor de La Gua­ji­ra, Jor­ge Pé­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.