Así que­dó la ca­rre­ra 38

In­vías y Dis­tri­to in­vir­tie­ron $125 mil mi­llo­nes en la es­ta­bi­li­za­ción de la la­de­ra y la re­cons­truc­ción de la vía.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por De­nis Con­tre­ras M

Es­ta es una im­po­nen­te vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la ca­rre­ra 38 que el pre­si­den­te Iván Du­que y el al­cal­de Ale­jan­dro Char pon­drán en ser­vi­cio ma­ña­na, al con­cluir los tra­ba­jos de es­ta­bi­li­za­ción de 14 hec­tá­reas de te­rreno de la la­de­ra, con 1.100 pi­lo­tes, y de re­cons­truc­ción de la vía. En es­tas obras de in­ge­nie­ría, con­si­de­ra­das las más com­ple­jas que se ha­yan eje­cu­ta­do en los úl­ti­mos años en Ba­rran­qui­lla, se in­vir­tie­ron $125 mil mi­llo­nes.

Ma­ña­na el pre­si­den­te Iván Du­que y el al­cal­de Ale­jan­dro Char pon­drán en ser­vi­cio las obras de es­ta­bi­li­za­ción de la la­de­ra de Cam­po Ale­gre y la re­cons­truc­ción de 700 me­tros de vía en ese sec­tor. En es­tas obras de in­ge­nie­ría, con­si­de­ra­das co­mo las más com­ple­jas que se ha­yan eje­cu­ta­do en los úl­ti­mos años en Ba­rran­qui­lla, se in­vir­tie­ron $125 mil mi­llo­nes.

Nor­ca Mar­tí­nez, re­si­den­te en el ba­rrio La Pra­de­ra di­ce que cuan­do se pon­ga en ser­vi­cio la vía que­da­rá atrás la de­sola­ción, la rui­na y la des­va­lo­ri­za­ción de los predios de una am­plia zo­na de El Ru­bí, Las Es­tre­llas, Las Co­li­nas y Cam­po Ale­gre, que de­jó el in­vierno de 2010.

Ese fue qui­zás el peor año pa­ra Ale­jan­dro Char en su pri­mer go­bierno, se­gún él mis­mo lo re­co­no­ce, por­que las llu­vias ais­la­ron el no­roc­ci­den­te del su­roc­ci­den­te, se ca­ye­ron ca­sas en El Bos­que, El Va­lle, Ca­rri­zal, San­to Do­min­go, Sie­te de Abril,Cam­po Ale­gre y Ciu­dad Jar­dín, en­tre otros sec­to­res, lo que de­jó un pa­no­ra­ma de más de 2 mil dam­ni­fi­ca­dos.

La si­tua­ción fue tan com­ple­ja en la ciu­dad, que fue ne­ce­sa­rio, en ese mo­men­to, de­cre­tar la ur­gen­cia ma­ni­fies­ta pa­ra aten­der los da­ños y a los dam­ni­fi­ca­dos. La ca­rre­ra 38 fue so­me­ti­da a dos re­pa­ra­cio­nes en el pri­mer se­mes­tre de ese 2010, las cua­les ter­mi­na­ron con­vir­tién­do­se en “pa­ñi­tos de agua ti­bia”, por­que la la­de­ra se des­li­zó y ta­po­nó to­tal­men­te la vía.

El pro­ble­ma de la ca­rre­ra 38 pa­só a un se­gun­do plano pa­ra los ba­rran­qui­lle­ros tras el rom­pi­mien­to del Ca­nal de Di­que y la inun­da­ción del Sur del Atlán­ti­co el 30 de no­viem­bre de ese 2010. Pe­ro los ha­bi­tan­tes del no­roc­ci­den­te vi­vían su pro­pio dra­ma: es­tar ais­la­dos de la ciu­dad, con­vi­vir con la ame­na­za del des­pren­di­mien­to de unos 300 mil me­tros cú­bi­cos de ba­rro y sa­ber que sus vi­vien­das, que an­tes es­ta­ban ava­lua­das en ci­fras que su­pe­ra­ban los $100 mi­llo­nes, “ya na­die las que­ría ni re­ga­la­das”.

Mar­tí­nez re­cuer­da que tras los des­li­za­mien­tos los ta­xis­tas no que­rían ha­cer ca­rre­ras a esa zo­na por­que el tra­yec­to era “mu­cho más lar­go”, se dis­pa­ró la in­se­gu­ri­dad y sa­lir de ca­sa ha­cia cual­quier des­tino de la ciu­dad se ha­bía con­ver­ti­do en un do­lor de ca­be­za pa­ra ellos por la fal­ta de trans­por­te.

“Na­die dor­mía tran­qui­lo. Es­tá­ba­mos atra­pa­dos en nues­tras ca­sas y no veía­mos so­lu­cio­nes a la vis­ta por­que ya se ha­bían he­cho va­rios in­ten­tos por re­cu­pe­rar la vía y ha­bían fra­ca­sa­do”, re­cuer­da Ama­lia De la Cruz, re­si­den­te en Cam­po Ale­gre.

Es­ta ama de ca­sa re­co­no­ce que cuan­do ella y sus ve­ci­nos vie­ron las má­qui­nas eran es­cép­ti­cos fren­te a las obras. De he­cho, re­cuer­da que va­rias ve­ces pro­tes­ta­ron por­que no con­fia­ban en la ad­mi­nis­tra­ción ni en lo que es­ta­ban ha­cien­do. Los días pa­sa­ban y no veían re­sul­ta­dos tras el rui­do, día y no­che, de las vol­que­tas, los ta­la­dros y de­más equi­pos que uti­li­za­ban en las obras.

Hoy, ocho años des­pués, al ver la zo­na, Nor­ca Mar­tí­nez di­ce que su pen­sa­mien­to ha cam­bia­do. Cree que aho­ra sí se hi­cie­ron unos “tra­ba­jos com­ple­tos” que ten­drán ma­yor du­ra­bi­li­dad.

Ser­gio Olar­te, co­mer­cian­te de la zo­na, afir­ma que la en­tre­ga de la vía im­pac­ta­rá la mo­vi­li­dad, por­que ayu­da­rá a des­con­ges­tio­nar la ca­lle 84B (To­bo­gán de Cam­po Ale­gre).

Igual­men­te, con­si­de­ra que le da­rá otra ca­ra a la ciu­dad y que se­gu­ra­men­te a los ciu­da­da­nos les va a gus­tar el pai­sa­je que mues­tra aho­ra ese sec­tor.

“La vía era ne­ce­sa­ria pa­ra des­con­ges­tio­nar otras ca­lles de ese sec­tor, por­que aho­ra ten­drá cua­tro ca­rri­les”, se­ña­la Olar­te.

LA OBRA. El pro­yec­to co­men­zó a eje­cu­tar­se en ju­lio de 2016 y el con­tra­to tie­ne co­mo fe­cha de fi­na­li­za­ción enero de 2020. El Con­sor­cio CC-So­fan-Du­mar, in­te­gra­do por la Cons­truc­to­ra Con­con­cre­to S.A., So­fan In­ge­nie­ría S.A.S y Du­mar In­ge­nie­ros S.A.S, son los res­pon­sa­bles de los tra­ba­jos.

El al­cal­de de Ba­rran­qui­lla, Ale­jan­dro Char, ase­gu­ra que la ciu­dad con­ta­rá des­de ma­ña­na con una ar­te­ria vial re­cu­pe­ra­da “con los me­jo­res es­tán­da­res”.

En es­tos tra­ba­jos el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Vías (In­vías) in­vir­tió $90 mil mi­llo­nes y el Dis­tri­to $35 mil mi­llo­nes pa­ra la com­pra de predios.

“Es­to es una mues­tra del avan­ce de la in­ge­nie­ría lo­cal y na­cio­nal. Era una obra muy com­ple­ja que po­día in­clu­so tar­dar unos años más en ter­mi­nar­la y mi­ren us­te­des, que se­rá pues­ta al ser­vi­cio es­ta se­ma­na, con lo cual es­ta­mos sa­tis­fe­chos por­que es­to trae­rá so­lu­cio­nes en ma­te­ria de co­ne­xión vial”, in­di­ca Char.

Se­gún el al­cal­de, se es­ta­bi­li­za­ron 14 hec­tá­reas de te­rreno con 1.100 pi­lo­tes de 80 cm de diá­me­tro y 20 me­tros de pro­fun­di­dad.

Los tra­ba­jos con­tem­plan la es­ta­bi­li­za­ción del si­tio cri­ti­co de El Ru­bí, a tra­vés de la con­ten­ción del sec­tor nor­te y sur de la vía, con pi­lo­tes, an­cla­jes y mu­ros de con­ten­ción. Ade­más, la pa­vi­men­ta­ción en as­fal­to de 700 me­tros li­nea­les de do­ble cal­za­da, acom­pa­ña­da de ur­ba­nis­mo, pai­sa­jis­mo y alum­bra­do pú­bli­co.

En la vía se hi­zo un “en­cap­su­la­mien­to de la su­bra­san­te”, es de­cir, se cons­tru­yó so­bre 200 pi­lo­tes ama­rra­dos por unos ten­so­res, por­que se en­con­tra­ron sue­los ex­pan­si­vos en la zo­na. Tie­ne dos cal­za­das de 7 me­tros ca­da una, con un se­pa­ra­dor de 1 me­tro y sus res­pec­ti­vos an­de­nes.

En la la­de­ra y en la par­te ba­ja de la vía se sem­bra­ron 1.520 ár­bo­les, se cons­tru­ye­ron dre­na­jes que in­clu­yen cu­ne­tas, 7 po­zos dre­nan­tes de 3.5 me­tros de diá­me­tros y 10 me­tros de pro­fun­di­dad, y un ca­nal di­si­pa­dor de 550 me­tros li­nea­les. Lo an­te­rior con el fin de cap­tar aguas sub­te­rrá­nea y aguas de es­co­rren­tía su­per­fi­cial.

Aún fal­ta por ter­mi­nar la cons­truc­ción de un box coul­vert que con­du­ci­rá el sis­te­ma de dre­na­je y re­co­lec­ción de aguas de las obras de es­ta­bi­li­za­ción, des­de su en­tre­ga en la ca­rre­ra 37 has­ta el ca­nal de Vi­llas del Ro­sa­rio. Es­te box es­tá ubi­ca­do en la par­te sur de la vía, en te­rre­nos de El Ru­bí, lo que no im­pi­de que la vía en­tre en fun­cio­na­mien­to.

Se­gún el man­da­ta­rio dis­tri­tal, la eje­cu­ción de es­tas obras bus­ca re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad en el sec­tor y du­pli­car la ca­pa­ci­dad vial, lo cual fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción den­tro de las áreas de in­fluen­cia de in­gre­so y sa­li­da de la ciu­dad.

Co­mo obras com­ple­men­ta­rias, el Dis­tri­to pro­yec­ta desa­rro­llar una zo­na re­creo­de­por­ti­va con pis­ta de ‘mountain bi­ke’, ‘ca­nopy’, mu­ros de es­ca­lar, ca­mi­na­tas aé­reas, ‘bun­gee’ y has­ta un mi­ra­dor.

JO­SE­FI­NA VI­LLA­RREAL

FO­TOS JO­SE­FI­NA VI­LLA­RREAL

Así se ve la la­de­ra de Cam­po Ale­gre tras la cons­truc­ción de los mu­ros de con­ten­ción y ca­na­les de dre­na­je.

El al­cal­de Char re­co­rre la vía pa­ra ins­pec­cio­nar la obra.

Un tra­ba­ja­dor ul­ti­ma de­ta­lles de los an­de­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.