La úl­ti­ma Na­vi­dad de Nurys Est­her, una de las víc­ti­mas del Pa­la­cio de Jus­ti­cia.

Trein­ta y tres años han pa­sa­do des­de que la fa­mi­lia Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res vio por úl­ti­ma vez a la ma­yor de los 10 her­ma­nos, quien fue una de las víc­ti­mas del ho­lo­caus­to del Pa­la­cio de Jus­ti­cia.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Dia­na Na­va­rro

Asus 31 años de vi­da, Nurys Est­her via­jó des­de Bo­go­tá a la ciu­dad de Ba­rran­qui­lla pa­ra pa­sar la que se­ría la úl­ti­ma Na­vi­dad de su vi­da.

Co­rría la se­gun­da se­ma­na del mes de di­ciem­bre de 1984 cuan­do Nurys, su es­po­so Neil Soto y su hi­ja Gio­van­na, de 8 años, lle­ga­ron pro­ce­den­tes de la ca­pi­tal a pa­sar la Na­vi­dad en fa­mi­lia.

So­lían vi­si­tar pri­me­ro la ca­sa de los sue­gros de ella. Allá pa­sa­ban va­rios días y an­tes de No­che­bue­na cum­plía con la tra­di­cio­nal ci­ta: la reunión fa­mi­liar de Los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res. Sus nue­ve her­ma­nos y sus pa­dres Gladys y Ma­nuel, en el apar­ta­men­to don­de re­si­dían, ubi­ca­do en el con­jun­to re­si­den­cial Los Cocos, en el ba­rrio San Jo­sé, en el su­roc­ci­den­te de Ba­rran­qui­lla.

La mú­si­ca de­cem­bri­na que sa­lía por los ba­fles del equi­po de so­ni­do era opa­ca­da por la al­ga­ra­bía de los in­quie­tos so­bri­nos que co­rrían por el es­tre­cho lu­gar, an­sio­sos por la lle­ga­da del Ni­ño Dios.

Do­ña Gladys se­guía re­vi­san­do el sa­bor del per­nil cer­do, al tiem­po que con­ta­ba los pas­te­les y cal­cu­la­ba las por­cio­nes de arroz de co­co. El ban­que­te ya es­ta­ba ser­vi­do. Sin sa­ber­lo y con fra­ter­ni­dad des­bor­da­da, la fa­mi­lia Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res, ese día es­cri­bió en la eter­ni­dad la úl­ti­ma Na­vi­dad jun­to a Nurys Est­her.

Ella se vis­tió pa­ra la oca­sión con un her­mo­so ves­ti­do a ra­yas, de man­gas tres cuar­tos co­lor ver­de y za­pa­tos de ta­cón ba­jo. “Es­ta­ba fe­liz”, re­cuer­da su her­mano Pe­dro Ma­nuel.

En­tre ri­sas y co­pas, la fa­mi­lia de­ci­dió cap­tu­rar en pa­pel fo­to­grá­fi­co aque­lla ima­gen de un apar­ta­men­to lleno de amor.

Hi­jos, nue­ras, hi­jas, yer­nos, so­bri­nos, nie­tos, abue­los, to­dos que­da­ron con­ge­la­dos en el tiem­po a tra­vés de aque­lla ima­gen.

“Mi her­ma­na era muy bue­na gen­te, ale­gre y co­la­bo­ra­do­ra. Éra­mos muy uni­dos. Ha­cía to­do por mí, me ayu­dó a con­se­guir tra­ba­jo y siem­pre me acon­se­ja­ba. Cuan­do me ca­sé es­ta­ba fe­liz por mí y se ale­gró mu­cho por el na­ci­mien­to de mi hi­ja ma­yor”, con­tó Pe­dro Ma­nuel, de 64 años.

Con el tí­tu­lo: ‘La úl­ti­ma Na­vi­dad de mi hi­ja Nurys’, es­cri­to por su ma­dre en la par­te pos­te­rior, la ins­tan­tá­nea se con­vir­tió en el te­so­ro más pre­cia­do de una fa­mi­lia mar­ca­da por la tra­ge­dia.

MU­JER EJEM­PLAR. Los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res cre­cie­ron en el ba­rrio El Car­men, en la ca­lle 50 con ca­rre­ra 21.

Na­riz fi­le­ña, pó­mu­los re­sal­ta­dos, ca­be­llo li­so, mi­ra­da pro­fun­da y un por­te im­po­nen­te ha­cían de Nurys una mu­jer muy atrac­ti­va.

“Yo co­mo her­mano siem­pre era muy ce­lo­so con ella. Cuan­do cum­plió los 15 años, en ca­sa mis pa­dres le hi­cie­ron su fies­ta con cor­te y to­do. Por la cua­dra ha­bía un mu­cha­cho que me de­cían que es­ta­ba enamo­ra­do de ella pe­ro yo no lo per­mi­tía. Yo le de­cía: —Tú eres muy feo pa­ra mi her­ma­na—”.

El atre­vi­do mu­cha­cho, pe­se al re­cha­zo de Pe­dro Ma­nuel apa­re­ció en el fes­te­jo con la in­ten­ción de ha­blar con Nurys.

“Yo no sé quién lo in­vi­tó a la fies­ta, pe­ro allá apa­reT­rein­ta ció y te­nía la in­ten­ción de bai­lar con mi her­ma­na, en­ton­ces yo an­da­ba pi­las pa­ra im­pe­dir­lo, pe­ro lo lo­gró. En ese bai­le ha­bla­ron y cuan­do vi­ne a ver, se enamo­ra­ron. Ya ahí no pu­de ha­cer na­da. Siem­pre pe­leá­ba­mos, pe­ro era una vai­na de pe­laos. Igual, con­tra vien­to y ma­rea, ter­mi­na­ron ca­sán­do­se en el año 1974”.

Gra­dua­da de ba­chi­ller con una es­pe­cia­li­dad en Me­ca­no­ta­quí­gra­fa, Nurys lo­gró ga­nar­se un es­pa­cio en la Ra­ma Ju­di­cial de Ba­rran­qui­lla co­mo se­cre­ta­ria de des­pa­cho. Gra­cias a su sa­ga­ci­dad, fue as­cen­dien­do muy rá­pi­do, tan­to que fue pre­mia­da con un tras­la­do es­pe­cial.

SAL­TO A LA CA­PI­TAL. Pa­ra 1978, la ma­yor de los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res ini­cia­ba una vi­da en Bo­go­tá co­mo la au­xi­liar del des­pa­cho del ma­gis­tra­do de la Sa­la Pe­nal de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, Dan­te Fio­ri­llo.

“Cuan­do ella se fue pa­ra Bo­go­tá, nos se­pa­ra­mos, pe­ro yo siem­pre iba a vi­si­tar­la”, con­tó Pe­dro Ma­nuel.

Du­ran­te su ins­tan­cia en la fría ca­pi­tal, Nurys si­guió re­va­li­dan­do su des­tre­za con la má­qui­na de es­cri­bir y su vo­ca­ción de ser­vi­cio.

“Ella siem­pre es­ta­ba pen­dien­te a to­dos. Cons­tan­te­men­te lla­ma­ba a mis pa­pás, a mí, cuan­do se fue no se ol­vi­dó de no­so­tros, por el con­tra­rio. Apro­ve­cha­ba las va­ca­cio­nes pa­ra ve­nir”.

La Ra­ma Ju­di­cial es otro de los lar­gos ape­lli­dos que tie­ne la fa­mi­lia Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res De la Ro­sa. To­dos han he­cho ca­rre­ra en le­yes, en gran par­te, gra­cias a la puer­ta que abrió Nurys.

La vi­da le son­reía, o al me­nos eso pa­re­cía. La pros­pe­ri­dad de una exi­to­sa ca­rre­ra le per­mi­tía dar­se el lu­jo de via­jar a otros paí­ses, te­nía un ma­tri­mo­nio fe­liz con aquel mu­cha­cho al que la fa­mi­lia se opo­nía en un prin­ci­pio, pe­ro que fi­nal­men­te de­mos­tró cuan­to la ama­ba. Con él tu­vo una hi­ja edu­ca­da, be­lla y amo­ro­sa.

LA MA­LA HO­RA. An­tes del me­dio­día del 6 de no­viem­bre de 1985, la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia ya ha­bía ini­cia­do por par­te de un co­man­do de cer­ca de 35 gue­rri­lle­ros del M-19 que ha­cían par­te de la ope­ra­ción An­to­nio Na­ri­ño por los De­re­chos del Hom­bre.

Los pri­me­ros dis­pa­ros de los in­sur­gen­tes des­pe­ja­ron la en­tra­da a la edi­fi­ca­ción y co­bra­ron las pri­me­ras vi­das de va­rios cus­to­dios.

Los es­truen­dos de los fu­si­les lle­ga­ron has­ta el cuar­to pi­so don­de Nurys Est­her la­bo­ra­ba en la ofi­ci­na del ma­gis­tra­do Dan­te Fio­ri­llo, quien pa­ra la épo­ca es­ta­ba en la ca­ma de una clí­ni­ca por pro­ble­mas car­día­cos.

An­tes que ca­ye­ran las bom­bas de los ca­rro­tan­ques del Ejér­ci­to Na­cio­nal y se desata­ra el vo­raz in­cen­dio, Nurys, fun­cio­na­rios del Pa­la­cio, ma­gis­tra­dos de la Cor­te Su­pre­ma y del Con­se­jo de Es­ta­do, y de­ce­nas de ci­vi­les, in­te­gra­ban el gru­po de rehe­nes.

Muy cer­ca de la zo­na, Ma­nuel, el sép­ti­mo de los her­ma­nos Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res, fue el úni­co que lo­gró ha­blar con ella ese día.

“Yo fui la úl­ti­ma per­so­na que ha­bló con ella cuan­do eso ocu­rrió. Cuan­do es­cu­ché la no­ti­cia yo en­se­gui­da la lla­mé y me con­tes­tó una jo­ven, asu­mo que qui­zá una gue­rri­lle­ra, le pre­gun­té por mi her­ma­na y me la pa­só. Re­cuer­do exac­ta­men­te lo que me di­jo: —Di­le a mi ma­má que es­té tran­qui­la, yo es­toy bien, es­toy so­bre los vi­drios de­ba­jo del es­cri­to­rio con otros com­pa­ñe­ros—. Lue­go me cor­ta­ron la co­mu­ni­ca­ción y ya más nun­ca pu­de ha­blar con ella”, con­tó Ma­nuel quien se sal­vó de ser una víc­ti­ma más del ho­lo­caus­to, pues a dia­rio vi­si­ta­ba a su her­ma­na en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, pe­ro ese día no fue por­que ha­bía in­da­ga­to­ria en el juz­ga­do don­de tra­ba­ja­ba. In­te­rro­gan­tes co­mo: ¿Qué le pa­só a Nurys des­pués de ha­blar por te­lé­fono con su her­mano?, ¿Sa­lió con vi­da del Pa­la­cio? ¿Mu­rió aden­tro?, ¿Có­mo mu­rió?, ¿A dón­de fue lle­va­do su cuer­po tras la in­cur­sión gue­rri­lle­ra?, ator­men­ta­ban a la fa­mi­lia, quie­nes sin pen­sar­lo, arri­ba­ron a Bo­go­tá pa­ra ini­ciar una bús­que­da in­ce­san­te por clí­ni­cas, hos­pi­ta­les y ba­ta­llo­nes. To­das las di­li­gen­cias, in­for­tu­na­da­men­te, sin éxi­to.

Tiem­po des­pués, las au­to­ri­da­des en­tre­ga­ron a la fa­mi­lia un co­fre en el que, su­pues­ta­men­te, ya­cían los res­tos óseos de Nurys Est­her, “la co­lum­na ver­te­bral” de los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res.

30 AñOS DE DU­DAS Y 3 DE IN­CER­TI­DUM­BRE. “El que re­co­gió en Bo­go­tá el ca­dá­ver de Nurys fui yo. Yo les pre­gun­té que co­mo sa­bían que era mi her­ma­na si lo que nos en­tre­ga­ron fue un tron­co, no ha­bía crá­neo. Nos di­je­ron que a ella la ha­bían en­con­tra­do de acuer­do a la po­si­ción en los pi­sos. Ella tra­ba­ja­ba en el cuar­to pi­so y allí la en­con­tra­ron, pe­ro en las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so, tiem­po des­pués nos di­mos cuen­ta que cuan­do en­tra­ron los bom­be­ros con man­gue­ras a apa­gar el fue­go en las dis­tin­tas áreas, to­do lo que es­ta­ba arri­ba tu­vo que caer al pri­mer pi­so, en­ton­ces có­mo pue­de ser que ha­ya es­ta­do en el cuar­to pi­so. Otra co­sa, en en­tre­vis­tas que die­ron las mis­mas au­to­ri­da­des en dis­tin­tas emi­so­ras pa­ra la épo­ca, di­je­ron que mi her­ma­na es­ta­ba en el ba­ño del ter­cer pi­so, en­ton­ces có­mo fue que apa­re­ció en su ofi­ci­na. A no­so­tros nos min­tie­ron. Yo sé que esa no era mi her­ma­na”, ase­gu­ró Ma­nuel.

A pe­sar que la osa­men­ta no en­tre­ga­ba la in­for­ma­ción pre­ci­sa so­bre la per­so­na que la sos­tu­vo en vi­da, Ma­nuel ob­vió el re­le­van­te de­ta­lle por cum­plir­le una pro­me­sa a su pa­dre.

—Si no en­cuen­tras a tu her­ma­na, tú aga­rra lo que te en­tre­guen y dé­mos­le cris­tia­na se­pul­tu­ra que otros a tu her­ma­na tam­bién se la da­rán—. “Yo iba con ese pen­sa­mien­to y me la tra­je”, re­me­mo­ró Ma­nuel.

años des­pués de lle­var flo­res en ca­da vi­si­ta al ce­men­te­rio Jar­di­nes del Re­cuer­do de Ba­rran­qui­lla, don­de fue se­pul­ta­da, de llo­rar ele­van­do una ora­ción por el des­can­so de su al­ma y tra­tan­do de so­bre­lle­var la pér­di­da, a los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res vol­vie­ron las du­das que an­tes de su se­pul­tu­ra te­nían. Los res­tos se­pul­ta­dos dos me­tros ba­jo tie­rra que hon­ra­ron por más de tres dé­ca­das no eran los de Nurys Est­her.

Por equi­vo­ca­cio­nes que ha­bían ocu­rri­do con otros cuer­pos en­tre­ga­dos de víc­ti­mas del ho­lo­caus­to en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia, el Es­ta­do co­lom­biano or­de­nó ex­hu­mar to­dos los res­tos pa­ra exa­mi­nar si en reali­dad su ADN coin­ci­día con la fa­mi­lia a la que le fue­ron da­dos.

“Los ex­hu­ma­ron ab­so­lu­ta­men­te to­dos. De esos unos sí han coin­ci­di­do y otros no, co­mo es el ca­so de mi her­ma­na y el doc­tor An­dra­de. Sé que él nun­ca hu­bie­ra de­ja­do so­la a mi her­ma­na, por­que no­so­tros éra­mos muy ami­gos, y él tam­po­co apa­re­ce”, ex­pre­só el sép­ti­mo de los her­ma­nos.

El tes­ti­mo­nio se re­fie­re al ma­gis­tra­do Ju­lio Cé­sar An­dra­de, cu­yos res­tos fue­ron en­tre­ga­dos al tiem­po que los de Nurys, y que 30 años des­pués se des­cu­brió que no eran los de él, sino los de Héctor Jai­me Bel­trán, el em­plea­do de la ca­fe­te­ría del Pa­la­cio.

Los años pos­te­rio­res a la ne­fas­ta to­ma y re­to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia no han bo­rra­do la in­cer­ti­dum­bre y el des­con­cier­to en Pe­dro, her­mano de Nurys, y quien si­gue em­pe­ña­do en que se di­ga to­da la ver­dad so­bre la des­apa­ri­ción de su her­ma­na.

“Es­to lle­vó a la tum­ba a mi pa­pá. Ca­tor­ce años des­pués del he­cho, mu­rió a raíz de una dia­be­tes emo­cio­nal. Mi ma­dre mu­rió el año pa­sa­do con la es­pe­ran­za de en­con­trar a su hi­ja. De he­cho, ella se­ña­la­ba que po­día es­tar vi­va, por­que de­cía que la ha­bía vis­to sa­lir con vi­da del Pa­la­cio. Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to es­pe­ró en­con­trar­la”, con­tó en­tre lá­gri­mas Pe­dro, aho­ra el ma­yor de los her­ma­nos.

PI­DEN JUS­TI­CIA. Ac­tual­men­te la de­man­da por re­pa­ra­ción di­rec­ta por muer­te cur­sa en el Juz­ga­do 54 Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Bo­go­tá. “Pri­me­ro lo pre­sen­ta­mos en el Tri­bu­nal Con­ten­cio­so de Cun­di­na­mar­ca, por­que su­pues­ta­men­te ahí es­ta­ba el cuer­po, pe­ro aho­ra cam­bia la fi­gu­ra, de ha­ber re­pa­ra­ción di­rec­ta, pe­ro aho­ra por des­apa­ri­ción for­zo­sa. De­be­mos ha­cer una acla­ra­ción en ese pun­to.”

De los 12 miem­bros que com­po­nían la fa­mi­lia Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res De la Ro­sa aho­ra que­dan ocho. To­dos, sin ex­cep­ción, unen sus vo­ces en un so­lo cla­mor: “Jus­ti­cia”.

“No­so­tros lo que que­re­mos es que se ha­ga jus­ti­cia, por­que no­so­tros es­ta­mos in­cré­du­los, no sa­be­mos na­da. Des­de que la ex­hu­ma­ron nos co­mu­ni­ca­ron que los res­tos que nos en­tre­ga­ron no eran los de ella. Los res­tos que­da­ron tan cal­ci­na­dos que nos di­je­ron que era im­po­si­ble sa­car­le el ADN, por eso no sa­ben tam­po­co a quien per­te­ne­cen”, se­ña­ló Pe­dro Ma­nuel.

Las reunio­nes fa­mi­lia­res si­guen sien­do una tra­di­ción, aho­ra con cua­tro miem­bros me­nos, pe­ro con el mis­mo amor fra­ter­nal de aque­lla Na­vi­dad de 1984.

La to­ma al Pa­la­cio de Jus­ti­cia, el 6 de no­viem­bre de 1985, de­jó 98 muer­tos en­tre ellos Nurys Gu­tié­rrez.

Nurys Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res, ba­rran­qui­lle­ra.

En­tre lá­gri­mas Pe­dro Ma­nuel Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res re­cuer­da a su her­ma­na y el día de su des­apa­ri­ción.

Úl­ti­ma Na­vi­dad de los Gu­tié­rrez de Pi­ñe­res jun­to a Nurys, en el ba­rrio San Jo­sé de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.