“Lo gol­peó con pa­los y va­ri­llas”: Fis­ca­lía en ca­so de me­nor ase­si­na­do

El Juez Se­gun­do Pro­mis­cuo Mu­ni­ci­pal de Ma­lam­bo en­vió a la Cár­cel Mo­de­lo de Ba­rran­qui­lla a Elías Obre­gón por el ho­mi­ci­dio agra­va­do de su hi­jas­tro de tres años.

El Heraldo (Colombia) - - JUDICIALES - Por An­drés Gai­tán G. Y Ca­mi­lo Ber­mú­dez S.

En au­dien­cias con­cen­tra­das lle­va­das a ca­bo en el Pa­la­cio de Jus­ti­cia de So­le­dad, el de­le­ga­do de la Fis­ca­lía 22 Sec­cio­nal URI, Pe­dro Mon­ta­ñez, le im­pu­tó car­gos por el de­li­to de ho­mi­ci­dio agra­va­do a Elías Obre­gón Acu­ña, cap­tu­ra­do el sá­ba­do en ho­ras de la tar­de, lue­go de que tes­ti­gos pre­sen­cia­les lo se­ña­la­ran co­mo el pre­sun­to au­tor del mal­tra­to que re­ci­bió el me­nor de tres años, Jo­sé Ri­ve­ra Durán, fa­lle­ci­do en el Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til de So­le­dad.

De acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción pre­sen­ta­da por el de­le­ga­do del en­te acu­sa­dor an­te el to­ga­do, Obre­gón Acu­ña se ha­bría que­da­do a so­las con el pe­que­ño Jo­sé, mien­tras su ma­dre bus­ca­ba una pie­za pa­ra mu­dar­se, pues no te­nía in­ten­ción de se­guir vi­vien­do con el pro­ce­sa­do.

La Fis­ca­lía pre­sen­tó co­mo ele­men­tos in­cri­mi­na­to­rios con­tra el de­te­ni­do, la epi­cri­sis del ni­ño en el Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til don­de fa­lle­ció, y el dic­ta­men de Me­di­ci­na Le­gal, jun­to con los tes­ti­mo­nios de los ve­ci­nos del sec­tor.

“El ni­ño su­frió gol­pes con pa­los, va­ri­llas y tro­zos de ma­de­ra”, di­jo el fis­cal Mon­ta­ñez du­ran­te las au­dien­cias pre­li­mi­na­res.

Al fi­nal de las di­li­gen­cias ju­di­cia­les, el juez Se­gun­do Pro­mis­cuo Mu­ni­ci­pal de Ma­lam­bo co­bi­jó con me­di­da pri­va­ti­va de la li­ber­tad a Obre­gón Acu­ña al con­si­de­rar que los ele­men­tos ma­te­ria­les pro­ba­to­rios pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía son su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer una in­fe­ren­cia de que el hom­bre po­dría ser el res­pon­sa­ble de la muer­te del ni­ño Jo­sé Ri­ve­ra, y que en li­ber­tad po­dría re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad.

AC­TUÓ BA­JO EL EFEC­TO DE LAS DRO­GAS. La in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía co­rro­bo­ra lo di­cho en ho­ras de la ma­ña­na de ayer por el co­man­dan­te de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na Ma­riano Botero Coy acer­ca del cri­men ocu­rri­do en la ca­lle 59 con ca­rre­ra 14 del ba­rrio Nue­vo Mi­le­nio de So­le­dad.

“La agre­sión lle­vó al me­nor prác­ti­ca­men­te a la in­cons­cien­cia… el ni­ño su­frió gol­pes con pa­los y va­ri­llas, es­tos trau­mas pro­vo­ca­ron que el me­nor en­tra­ra en es­ta­do de shock”, ex­pli­có Botero Coy.

Por el se­ña­la­mien­to de la co­mu­ni­dad y tes­ti­gos pre­sen­cia­les del he­cho, las pa­tru­llas de la Po­li­cía se tras­la­da­ron has­ta la re­si­den­cia de la víc­ti­ma y allí lo­gra­ron la cap­tu­ra del pa­dras­tro de na­cio­na­li­dad Ve­ne­zo­la­na, de­ta­lló el co­man­dan­te acer­ca de la in­ves­ti­ga­ción.

En el mo­men­to de la aprehen­sión de Obre­gón Acu­ña, los uni­for­ma­dos se­ña­la­ron que es­te se en­con­tra­ba ba­jo los efec­tos de sus­tan­cias alu­ci­nó­ge­nas.

“EL CARACAS LE PE­GA­BA A TO­DOS SUS HI­JOS”. Un re­la­to dra­má­ti­co en­tre­gó ayer un mo­ra­dor de Nue­vo Mi­le­nio en­tre­vis­ta­do por es­ta ca­sa pe­rio­dís­ti­ca so­bre el ca­so de Jor­ge Jo­sé Ri­ve­ra Durán, me­nor ase­si­na­do.

De acuer­do con el tes­ti­go, un ve­ne­zo­lano que se iden­ti­fi­có co­mo el ‘Ga­to’, du­ran­te to­da la ma­ña­na, des­de que se le­van­tó has­ta el me­dio­día, el pre­sun­to ase­sino es­tu­vo con­su­mien­do “pas­ti­llas, co­caí­na y ma­rihua­na”. En to­do ese tiem­po “gol­pea­ba al ni­ño con las ma­nos, con pa­los, con ca­bles, con lo que te­nía a mano”, di­jo.

Agre­gó que la ma­má del ni­ño, Vanesa Durán, te­nía co­no­ci­mien­to de los mal­tra­tos y per­mi­tía que el ‘Caracas’ les pe­ga­ra al ni­ño y a sus otros cua­tro hi­jos (de 13, 10, 7 y 5 años) to­dos, fru­to de re­la­cio­nes an­te­rio­res de la mu­jer, tam­bién ve­ne­zo­la­na.

“Ella sa­bía que él mal­tra­ta­ba a sus hi­jos, sa­bien­do que no eran su san­gre y que les pe­ga­ba co­mo si fue­ran per­so­nas adul­tas, con el pu­ño ce­rra­do, con pa­los, con lo que fue­ra”, ma­ni­fes­tó el ‘Ga­to’, re­fi­rién­do­se a la ma­dre del me­nor fa­lle­ci­do.

De acuer­do con el tes­ti­mo­nio, Vanesa Durán, quien ac­tual­men­te es­tá em­ba­ra­za­da de alias ‘El Caracas’, sa­lió de la ca­sa y se lle­vó a sus otros hi­jos, de­jan­do al me­nor so­lo con Obre­gón Acu­ña.

“El plan de Vanesa, se­gún di­jo, era mu­dar­se cuan­do el ‘Caracas’ sa­lie­ra a lim­piar pa­no­rá­mi­cos, que es co­mo se ga­na­ba la vi­da el hoy cap­tu­ra­do. “Iban a es­pe­rar que él se fue­ra pa­ra aban­do­nar­lo”, sen­ten­ció el tes­ti­go.

El ve­cino tam­bién con­tó que Obre­gón Acu­ña en­ce­rró al ni­ño en el ba­ño y le pe­gó has­ta que la gen­te de­jó de es­cu­char el llan­to y los gri­tos. “El Caracas siem­pre an­da­ba con un pu­ñal en la es­pal­da, le pe­ga­ba, sa­lía a con­su­mir dro­ga y vol­vía a en­trar a se­guir­le pe­gan­do”, pun­tua­li­zó el tes­ti­go pre­sen­cial.

FO­TO JHONNY OLI­VA­RES

En el se­gun­do pi­so de es­ta vi­vien­da en Nue­vo Mi­le­nio vi­vía el me­nor ase­si­na­do.

Elías Obre­gón, pro­ce­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.