El pre­cio del Bre­xit

No eran rea­lis­tas las ex­pec­ta­ti­vas de que la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE se­ría des­po­ja­da de obs­tácu­los. Los dis­tin­tos in­tere­ses pre­sio­nan a The­re­sa May a desem­pe­ñar­se en tres es­ce­na­rios de ba­ta­lla.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

No eran rea­lis­tas las ex­pec­ta­ti­vas de que la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE se­ría ex­pe­di­ta y des­po­ja­da de obs­tácu­los. Los in­tere­ses eco­nó­mi­cos, po­lí­ti­cos y geo­es­tra­té­gi­cos que es­tán en jue­go si­guen obli­gan­do a la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, a desem­pe­ñar­se si­mul­tá­nea­men­te en tres es­ce­na­rios de ba­ta­lla, to­dos com­ple­jos. Por una par­te, el acuer­do con la UE, cu­yo bo­rra­dor se fir­mó la se­ma­na pa­sa­da, im­pli­ca pa­ra la is­la unos cos­tos enor­mes que in­clu­yen, se­gún ex­per­tos, un des­ajus­te de años en su eco­no­mía y una inevi­ta­ble al­za en la car­ga tri­bu­ta­ria pa­ra los ciu­da­da­nos que vo­ta­ron el Bre­xit sin re­pa­rar en las con­se­cuen­cias. La res­pues­ta a ese pro­yec­to de acuer­do -y es­te es el se­gun­do es­ce­na­rio- fue la di­mi­sión de cin­co de los más eu­ro­es­cép­ti­cos miem­bros del ga­bi­ne­te, quie­nes ale­ga­ron, en­tre otras ra­zo­nes, el even­tual pe­li­gro que co­rre la in­te­gra­ción bri­tá­ni­ca por cuen­ta de la exi­gen­cia eu­ro­pea de crear una fron­te­ra adua­ne­ra en­tre las dos Ir­lan­das. Por úl­ti­mo, y an­te una even­tual mo­ción de cen­su­ra en el Par­la­men­to -par­cial­men­te con­te­ni­da en las úl­ti­mas ho­ras-, los sec­to­res que pro­mo­vie­ron el Bre­xit te­men un re­sur­gi­mien­to de los la­bo­ris­tas, quie­nes des­de el po­der po­drían in­sis­tir en la po­si­bi­li­dad, por aho­ra re­mo­ta, de re­ver­sar el pro­ce­so de se­pa­ra­ción.

Las en­cues­tas tam­po­co ayu­dan a May. El 54% de los bri­tá­ni­cos quie­re per­ma­ne­cer en la UE, el 32% re­afir­ma la opi­nión de sa­lir de ella sin nin­gún acuer­do, y tan so­lo el 14% apo­ya una sa­li­da en los tér­mi­nos ex­pues­tos en el bo­rra­dor ini­cial que ha sus­ci­ta­do una po­lé­mi­ca que pa­re­ce no aca­ba­rá pron­to.

Así las co­sas, Eu­ro­pa ha im­pues­to sus con­di­cio­nes al Bre­xit tal co­mo lo ha­bía anun­cia­do lue­go del re­fe­ren­dum de 2016, y con ellas no le otor­ga al go­bierno de Lon­dres un mar­gen có­mo­do de ma­nio­bra pa­ra ne­go­ciar la se­pa­ra­ción en tér­mi­nos que com­plaz­can, ni a los sec­to­res más an­ti­eu­ro­peos, ni tam­po­co a quie­nes siem­pre se opu­sie­ron a los ar­gu­men­tos y los mé­to­dos que ter­mi­na­ron ale­jan­do al Reino Uni­do de los ob­je­ti­vos de uni­dad con­ti­nen­tal cu­ya con­so­li­da­ción cos­tó tan­tos es­fuer­zos.

A pe­sar de las con­di­cio­nes en las que el Reino Uni­do per­ma­ne­cía en la UE, con sus ex­cep­cio­nes, sus pre­ben­das y su le­jano li­de­raz­go, lu­ció siem­pre frá­gil y no po­cas ve­ces obs­ta­cu­li­zan­te, ha­ce ape­nas un par de años pa­re­cía im­po­si­ble una se­pa­ra­ción. Esa im­pro­ba­bi­li­dad fue la que per­mi­tió, gra­cias a una al­ta abs­ten­ción y a una cam­pa­ña en­ga­ño­sa, el triun­fo de una ini­cia­ti­va cu­yas con­se­cuen­cias reales se co­mien­zan a ver en me­dio de una con­fu­sión ins­ti­tu­cio­nal que se agu­di­za a me­di­da que avan­zan los pro­ce­sos que de­be­rán sur­tir­se, con o sin la apro­ba­ción de par­ti­da­rios y con­tra­dic­to­res. La po­de­ro­sa In­gla­te­rra y sus es­ta­dos her­ma­nos, Ga­les, Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te, de­be­rán asu­mir la de­ci­sión que to­ma­ron y pre­pa­rar­se pa­ra una épo­ca de ajus­tes que no se­rá fá­cil e im­pli­ca­rá gran­des sa­cri­fi­cios.

Las en­cues­tas tam­po­co ayu­dan a May. El 54% de los bri­tá­ni­cos quie­re per­ma­ne­cer en la UE, el 32% re­afir­ma la opi­nión de sa­lir de ella sin nin­gún acuer­do, y tan so­lo el 14% apo­ya una sa­li­da en los tér­mi­nos ex­pues­tos en el bo­rra­dor ini­cial que ha sus­ci­ta­do po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.