Prue­ba des­truc­tI­VA

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Ri­car­do Pla­ta Ce­pe­da rsil­[email protected]

He­re­das­te la per­la de Ma­ría An­to­nie­ta? ¿Quie­res sa­ber si es le­gí­ti­ma? Su­mér­ge­la en una co­pa de vino. Es­pe­ra un ra­to. Si se des­hi­zo era le­gí­ti­ma. Lo sien­to, ese es un ejem­plo clá­si­co de una prue­ba des­truc­ti­va. Exis­ten mu­chas otras, pe­ro el pun­to es que no se pue­de ju­gar con un ob­je­to de va­lor pa­ra sa­ber cuán­to re­sis­te. Al­go se­me­jan­te ocu­rre con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. No con­vie­ne ha­cer en­sa­yos ries­go­sos, al fin y al ca­bo su ob­je­to es una so­cie­dad hu­ma­na. En el ca­so de los im­pues­tos es sa­bi­do que pa­de­cen de un re­cau­do marginal de­cre­cien­te. Es­to quie­re de­cir que ca­da vez que un im­pues­to se in­cre­men­ta, el re­cau­do adi­cio­nal es me­nor has­ta lle­gar a un pun­to, di­fí­cil­men­te pre­de­ci­ble a prio­ri, en que, al su­bir la ta­sa im­po­si­ti­va otro pun­to más, el re­cau­do to­tal del fis­co dis­mi­nu­ye en lu­gar de au­men­tar. Ello se de­be a que con ca­da in­cre­men­to del im­pues­to al­gu­nos clien­tes de­jan de com­prar ese bien o ser­vi­cio y al­gu­nos ven­de­do­res, pa­ra evi­tar el im­pac­to ne­ga­ti­vo en su ac­ti­vi­dad, de­jan de co­brar y por tan­to de pa­gar el im­pues­to.

Ha­ce un par de años tu­vi­mos una prue­ba cer­ca­na a ese pun­to, se subió el IVA de mu­chos bie­nes del 16% al 19% y, aun­que el re­cau­do no dis­mi­nu­yó, si re­sul­tó evi­den­te su im­pac­to en la eco­no­mía. El cre­ci­mien­to de es­ta pa­só a te­ner en el 2017 la se­gun­da ta­sa anual más ba­ja en 15 años. El pun­to don­de se en­tra a esa fran­ja pan­ta­no­sa pa­ra la eco­no­mía de­pen­de de nu­me­ro­sas va­ria­bles eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les, e in­clu­so pue­den cam­biar con el tiem­po en un mis­mo país. Ni si­quie­ra po­de­mos su­po­ner que esa fron­te­ra es la mis­ma pa­ra dis­tin­tos bie­nes. Es pro­ba­ble que mien­tras más cos­to­so o de lu­jo sea un bien, más al­to es­ta­rá el pun­to de quie­bre a par­tir del cual se afec­te no­to­ria­men­te su de­man­da. En sen­ti­do con­tra­rio es pro­ba­ble que los bie­nes bá­si­cos de la ca­nas­ta fa­mi­liar ten­gan un ni­vel de to­le­ran­cia más cer­cano al 5%, que so­por­tan aho­ra al­gu­nos bie­nes, que al 19% que re­sis­ten otros. Aun­que en tér­mi­nos ab­so­lu­tos los ri­cos con­su­men más bie­nes de la ca­nas­ta fa­mi­liar y por tan­to se be­ne­fi­cian más de la au­sen­cia del IVA en ellos, en tér­mi­nos re­la­ti­vos el im­pues­to ten­dría un ma­yor im­pac­to pa­ra el pre­su­pues­to de los más po­bres. El apre­tón fis­cal no es buen con­se­je­ro en un ca­mino de lar­go alien­to de en­sa­yos que de­ben pri­vi­le­giar la cau­te­la pa­ra evi­tar tras­pa­sar um­bra­les des­truc­ti­vos.

Con­vie­ne, sin em­bar­go, re­sal­tar que las im­pli­ca­cio­nes pe­na­les del no pa­go del IVA en un bien gra­va­do y la ma­yor in­for­ma­ción de la Dian so­bre las em­pre­sas que lo re­cau­dan tie­nen dos efec­tos muy po­si­ti­vos que no de­ben sos­la­yar­se: Pri­me­ro, con­tri­bu­yen a evi­tar la eva­sión de otros im­pues­tos; es de­cir, su me­ra exis­ten­cia en nue­vos pro­duc­tos ge­ne­ra una tri­bu­ta­ción adi­cio­nal por con­cep­tos de ren­ta y for­ma­li­za­ción. Y, se­gun­do, mo­ri­ge­ran la pe­ne­tra­ción de la eco­no­mía ile­gal, que se des­bor­da de las 200 mil de hec­tá­reas de co­ca, y que com­pi­te de ma­ne­ra des­leal y da­ñi­na con las em­pre­sas for­ma­les, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res que ma­ne­jan mu­cho efec­ti­vo y cu­yos pro­duc­tos no tie­nen IVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.