Ope­ra­ción si­len­cio

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Ja­vier Da­río Res­tre­po Jres­[email protected] @JaDaRes­tre­po

Ha­bía­mos se­gui­do con nues­tra cá­ma­ra de te­le­vi­sión, des­de la te­rra­za del ca­pi­to­lio, las es­ce­nas fi­na­les de la to­ma y re­cu­pe­ra­ción del Pa­la­cio de jus­ti­cia, ha­ce 33 años. Te­nía­mos al fren­te la cons­truc­ción tiz­na­da del pa­la­cio y los so­bre­vi­vien­tes que sa­lían con los bra­zos en al­to, co­mo emer­gien­do de una se­pul­tu­ra.

De pron­to to­do eso des­apa­re­ció, cu­bier­to por unas bo­tas. Unos sol­da­dos nos exi­gían sus­pen­der la gra­ba­ción y pre­sen­tar­nos an­te su co­man­dan­te. El ofi­cial exi­gió la en­tre­ga del ma­te­rial gra­ba­do: “por­que us­te­des sa­ben que aquí es­tá prohi­bi­do gra­bar”.

Su­pe el por­qué cuan­do una ima­gen de te­le­vi­sión mos­tró vi­vos y con las ma­nos en al­to cuan­do sa­lían del pa­la­cio a Al­fon­so Jac­quim, del M 19, y al ma­gis­tra­do Ju­lio Cé­sar An­dra­de, que des­pués des­apa­re­cie­ron en ma­nos del Ejér­ci­to. En­ton­ces co­no­ci­mos que los res­tos de los muer­tos en el pa­la­cio ha­bían si­do re­co­gi­dos en bol­sas de ba­su­ra por per–que so­nal de ba­su­re­ros del dis­tri­to y que por esa re­co­lec­ción in­dig­na, se­gui­da del la­va­do de los pi­sos con man­gue­ras de pre­sión, no so­lo se ha­bía irres­pe­ta­do a los muer­tos sino que se ha­bían bo­rra­do las hue­llas de los vi­vos res­pon­sa­bles de lo su­ce­di­do en el pa­la­cio. ¿Ha­bía si­do un ac­to de tor­pe­za o una ac­ción cal­cu­la­da pa­ra bo­rrar la ver­dad?

Les pa­só a los fa­mi­lia­res de Wal­ter y de Héctor, el con­duc­tor y el ca­ma­ró­gra­fo que mu­rie­ron en los Fa­ra­llo­nes de Ca­li, por los dis­pa­ros he­chos des­de un he­li­cóp­te­ro del Ejér­ci­to cuan­do el equi­po pe­rio­dís­ti­co de RCN se­guía la ru­ta por don­de la gue­rri­lla ha­bía lle­va­do a los 12 dipu­tados se­cues­tra­dos. El he­li­cóp­te­ro mi­li­tar ata­có cua­tro ve­ces al vehícu­lo iden­ti­fi­ca­do con las gran­des le­tras RCN y dio muer­te a los dos pe­rio­dis­tas. El Ejér­ci­to ex­pli­có que “los úni­cos res­pon­sa­bles son los ban­do­le­ros de las Farc... (Los pe­rio­dis­tas) no de­bie­ron es­tar allí”.

An­te es­te in­ten­to de silenciar la ver­dad, Re­por­te­ros sin Fron­te­ras, la en­ti­dad in­ter­na­cio­nal, pi­dió una in­ves­ti­ga­ción que, con­tra­di­cien­do la ver­sión mi­li­tar, de­cla­ró res­pon­sa­ble a la na­ción “por una fa­lla en el ser­vi­cio”. Pe­ro na­die ha ex­pli­ca­do por qué el he­li­cóp­te­ro ata­có cua­tro ve­ces a unos pe­rio­dis­tas que agi­ta­ban ban­de­ra blan­ca en un vehícu­lo dis­tin­gui­do co­mo de pren­sa.

Tam­po­co se han ex­pli­ca­do los fal­sos po­si­ti­vos. ¿Cuál fue la al­ta ins­tan­cia des­de don­de se or­de­nó mos­trar re­sul­ta­dos cuan­ti­fi­ca­bles en muer­tos?

Co­mo a la Igle­sia, al Ejér­ci­to le ha pa­sa­do que, por man­te­ner in­tac­ta la ins­ti­tu­ción, ha ape­la­do al ocul­ta­mien­to y la men­ti­ra.

El re­cur­so a una Sa­la es­pe­cial pa­ra mi­li­ta­res en la JEP es otro in­ten­to de ocul­ta­mien­to y de im­pu­ni­dad que de­bi­li­ta­rá aún más la fe de los co­lom­bia­nos en una ins­ti­tu­ción a la que de­ben ad­mi­ra­ción y agra­de­ci­mien­to. Es­ta ope­ra­ción si­len­cio arro­ja una os­cu­ra nu­be de sos­pe­cha so­bre la ins­ti­tu­ción y re­sul­ta ofen­si­va pa­ra los hé­roes y los mi­li­ta­res in­ta­cha­bles. El día en que la Igle­sia y las fuer­zas Ar­ma­das en­fren­ten sus erro­res y crí­me­nes con la ver­dad, ga­na­rán en cre­di­bi­li­dad, co­mo nun­ca ima­gi­na­ron al re­fu­giar­se de­trás de la ope­ra­ción si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.