Ra­món

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Alon­so Sán­chez B. @san­chez­bau­te

Co­no­cí al es­cri­tor Ra­món Illán Bac­ca la pri­me­ra vez que me in­vi­ta­ron a un con­ver­sa­to­rio en Uni­nor­te, por allá en 2004 o 2005. La char­la fue so­bre Al dia­blo la mal­di­ta pri­ma­ve­ra. Al fi­na­li­zar, se me acer­có un se­ñor al que ya ha­bía vis­to en la pri­me­ra fi­la. No me di­jo su nom­bre. Lo que re­cuer­do es su ti­mi­dez al pre­gun­tar­me la reac­ción de los va­lle­na­tos tras la pu­bli­ca­ción de la no­ve­la, el tim­bre ba­jo de su voz, que so­nó co­mo un se­cre­to, y la ri­sa pos­te­rior a mi res­pues­ta, esa ri­sa so­ca­rro­na que lo ca­rac­te­ri­za, co­mo la de un abad en el me­dioe­vo que tie­ne prohi­bi­do reír pe­ro no pue­de evi­tar­lo; esa ri­sa que la ono­ma­to­pe­ya tra­du­ce co­mo ji­ji­ji.

Nos hi­ci­mos ami­gos de in­me­dia­to. Ca­da vez que vi­si­to Ba­rran­qui­lla pro­cu­ro en­con­trar­me con él, no so­lo por el ca­ri­ño y la ad­mi­ra­ción que le con­fie­so sino tam­bién por­que es un ti­po tre­men­da­men­te di­ver­ti­do, con ese hu­mor in­te­li­gen­te, bri­llan­te, tan dis­tan­te del chis­te y la chan­za de nues­tra re­gión.

Di­cen que el ma­yor ras­go de in­te­li­gen­cia de una per­so­na es el hu­mor y Ra­món es al­guien con una tre­men­da ca­pa­ci­dad de reír­se to­do el tiem­po de sí mis­mo. La su­ya es una bio­gra­fía car­ga­da de ad­ver­si­dad. Tan­ta, que a ve­ces es im­po­si­ble de creer. Él se bur­la de esa ad­ver­si­dad y se bur­la tam­bién de su es­toi­cis­mo.

Me gus­ta tam­bién char­lar con Ra­món por­que es la Bi­blia de Ba­rran­qui­lla. Co­no­ce da­tos y de­ta­lles de la his­to­ria de La Are­no­sa que sor­pren­de. Qui­zá se de­ba a que se ha man­te­ni­do siem­pre co­mo un per­so­na­je en la som­bra, lo que le ha per­mi­ti­do ob­ser­var y ob­ser­var y ob­ser­var sin que na­die se asus­te o in­co­mo­de. Nues­tro mu­tuo ami­go Al­ber­to Abe­llo Vi­ves lo re­su­mió en una oca­sión: “Es un an­ti­hé­roe ma­ra­vi­llo­so de la di­fi­cul­tad. Es to­do lo con­tra­rio de lo que la gen­te ima­gi­na de la vi­da de los es­cri­to­res. Sien­do gran­de, él no se lo cree. Eso lo ha­ce un per­so­na­je muy sin­gu­lar. No co­noz­co otro es­cri­tor si­mi­lar”.

Ra­món cum­plió 47 años co­mo pro­fe­sor en Uni­nor­te y el rec­tor y sus di­rec­ti­vas le otor­ga­ron el jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da la me­da­lla Sol del Nor­te, un ho­me­na­je po­co fre­cuen­te, y por eso tan va­lo­ra­do, al que so­lo ac­ce­den los fun­cio­na­rios más des­ta­ca­dos por su la­bor al in­te­rior de la uni­ver­si­dad. Y allí es­tu­vie­ron en pri­me­ra fi­la, aplau­dien­do de pie por más de dos mi­nu­tos, la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca, la gen­te del sec­tor cul­tu­ral de Ba­rran­qui­lla y sus ami­gos per­so­na­les, en­tre ellos Ariel Cas­ti­llo y Zoi­la So­to­ma­yor, en­car­ga­dos de las pa­la­bras en ta­ri­ma.

Por cuen­ta del ca­rác­ter atrás des­cri­to, eso de no creér­se­lo, Ra­món lle­gó al ho­me­na­je con­ven­ci­do de que tan­ta pro­so­po­pe­ya no era más que una des­pe­di­da. Aun­que ya lue­go to­do fue nos­tal­gia y car­ca­ja­das, al ini­cio es­tu­vo en­si­mis­ma­do y has­ta se ne­gó a ha­blar. Por eso se sor­pren­dió tan­to cuan­do el rec­tor le di­jo: “Lo es­pe­ro el año en­tran­te pa­ra que si­ga dan­do cla­ses”.

Ese mis­mo día, la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra del Dis­tri­to le con­fi­rió el Pre­mio Vi­da y Obra del Por­ta­fo­lio Es­tí­mu­los. De mo­do que van dos, cin­co y to­das las fe­li­ci­ta­cio­nes a mi ami­go Ra­món por tan me­re­ci­das dis­tin­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.