Du­que y el CD, un pul­so en­tre la de­re­cha y el cen­tro

En con­ver­sa­ción con EL HE­RAL­DO, el pre­si­den­te del Con­gre­so y par­la­men­ta­rios uri­bis­tas cos­te­ños ha­blan de si hay di­vi­sión o no en la co­lec­ti­vi­dad.

El Heraldo (Colombia) - - POLÍTICA - Por To­más Be­tín del Río

BO­GO­TÁ. No son po­cas las di­ver­gen­cias so­bre mul­ti­pli­ci­dad de te­mas que han sur­gi­do en­tre el Go­bierno de Iván Du­que y el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, o en­tre sec­to­res del pro­pio uri­bis­mo, y de las cua­les ha te­ni­do que ser es­pec­ta­do­ra la opi­nión pú­bli­ca en es­tos 100 días lar­gos que lle­va en el Eje­cu­ti­vo el par­ti­do li­de­ra­do por el ex­pre­si­den­te y se­na­dor Ál­va­ro Uri­be.

Al­gu­nos atri­bu­yen el he­cho a la exis­ten­cia de dos alas en la co­lec­ti­vi­dad, una du­ra y una blan­da, una más de de­re­cha y una más de cen­tro, o una que cues­tio­na a Du­que y otra que lo ro­dea, pa­ra po­ner­lo en va­rios tér­mi­nos. Tam­bién hay quie­nes, al me­jor es­ti­lo Holly­wood, ex­pli­can el asun­to su­gi­rien­do que se tra­ta de la vie­ja es­tra­te­gia de ‘el po­li­cía ma­lo y el po­li­cía bueno’, tras la que el uri­bis­mo son­dea a la ciu­da­da­nía lan­zan­do ideas po­lé­mi­cas fren­te a al­gu­nos asun­tos y, al mis­mo tiem­po, ge­ne­ra em­pa­tía con la opi­nión y las otras co­lec­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas con con­tra­pro­pues­tas más mo­de­ra­das y con­ci­lia­do­ras de par­te de Du­que, de un sec­tor del par­ti­do o del pro­pio Uri­be.

Y aun­que pa­ra cual­quie­ra de es­tas mi­ra­das siem­pre hay un res­qui­cio de con­je­tu­ra, lo cier­to es que las con­tro­ver­sias han es­ta­do al or­den del día des­de ha­ce tres me­ses: la más re­cien­te fue la pro­pues­ta del pre­si­den­te del Con­gre­so, Er­nes­to Macías, de con­vo­car una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pa­ra sa­car ade­lan­te las apre­ta­das en tiem­po re­for­mas a la jus­ti­cia y po­lí­ti­ca y “ajus­tar” los acuer­dos de paz, a la que el je­fe de Es­ta­do di­jo que por aho­ra no; tam­bién Macías plan­teó días an­tes la am­plia­ción del pe­rio­do pre­si­den­cial y en la Ca­sa de Na­ri­ño tam­po­co les so­nó, o al me­nos eso hi­zo sa­ber el pri­mer man­da­ta­rio.

Con oca­sión de los 100 días de Du­que en la pre­si­den­cia, el ex­mi­nis­tro Fer­nan­do Lon­do­ño, con­si­de­ra­do uno de los uri­bis­tas ‘du­ros’, cri­ti­có al man­da­ta­rio se­ña­lan­do, en­tre otras co­sas, que no ha cam­bia­do la cú­pu­la mi­li­tar, que las ci­fras del nar­co­trá­fi­co si­guen su­bien­do, que so­lo se reúne con can­tan­tes, que no ex­tra­di­ta a las Farc, que la re­for­ma a la jus­ti­cia “da ri­sa” y que pon­drá im­pues­tos a la co­mi­da de los po­bres.

De he­cho, del mis­mo 7 de agos­to da­ta la suer­te de ‘do­ble per­so­na­li­dad’, com­pa­ra­ble a la del doc­tor Jekyll y el se­ñor Hy­de, cuan­do Macías dio un po­lé­mi­co dis­cur­so, aplau­di­do por los sec­to­res de la de­re­cha du­ra, y el pre­si­den­te Du­que se pro­nun­ció en un tono más con­ci­lia­dor, más neu­tral, y por ello me­jor re­ci­bi­do por las otras co­lec­ti­vi­da­des.

Le si­guió a es­te epi­so­dio el de la Con­sul­ta An­ti­co­rrup­ción, fren­te a la que el je­fe de Es­ta­do se mos­tró de acuer­do e in­clu­so con­vo­có a pos­te­rio­ri la Me­sa Téc­ni­ca An­ti­co­rrup­ción, co­mo una mix­tu­ra en­tre el Go­bierno y las ban­ca­das an­te la con­tun­den­cia en la vo­ta­ción de ca­si 12 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos. Y, sin em­bar­go, el lí­der del par­ti­do y el gran elec­tor del país, Ál­va­ro Uri­be, vi­ró de po­si­ción a úl­ti­ma ho­ra fren­te a las preguntas del me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Otros desacuer­dos han sur­gi­do en torno al hun­di­do pro­yec­to del con­ge­la­mien­to del sa­la­rio de los con­gre­sis­tas, so­bre el que la Pre­si­den­cia ha di­cho que sí pe­ro sec­to­res de la bancada que no, y al­go si­mi­lar ocu­rrió con el lí­mi­te de tres pe­rio­dos a los ele­gi­dos en cor­po­ra­cio­nes pú­bli­cas, que nau­fra­gó en la Cá­ma­ra y aho­ra en la re­for­ma po­lí­ti­ca le ti­ra­ron un sal­va­vi­das.

Las crí­ti­cas por el no cam­bio de la cú­pu­la mi­li­tar tie­nen nom­bre pro­pio: la se­na­do­ra Ma­ría Fer­nan­da Ca­bal, quien ha ma­ni­fes­ta­do que la cú­pu­la ac­tual fue la de la paz de Juan Ma­nuel San­tos, que no es de fiar pa­ra el nue­vo go­bierno y que per­mi­tió el in­cre­men­to de las hec­tá­reas de co­ca. Pe­ro el pri­mer man­da­ta­rio ha man­te­ni­do la tran­qui­li­dad y ha pre­fe­ri­do la es­ta­bi­li­dad en las al­tas es­fe­ras cas­tren­ses, que han lle­ga­do has­ta esa po­si­ción tras al me­nos 30 años de tra­ba­jo.

Y una de las rup­tu­ras in­ter­nas más fuer­tes de la bancada ofi­cia­lis­ta ocu­rrió con la elec­ción del con­tra­lor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, pues el can­di­da­to de Uri­be y del ala de­re­cha de la co­lec­ti­vi­dad era el pre­si­den­te de Fe­de­gán, el sa­ma­rio Jo­sé Fé­lix La­fau­rie, quien ter­mi­nó de­rro­ta­do, no obs­tan­te, por Car­los Fe­li­pe Cór­do­ba, quien a pe­sar de ser tam­bién cer­cano al uri­bis­mo, era más un mi­li­tan­te de va­rios co­lo­res po­lí­ti­cos de cen­tro y cen­tro de­re­cha.

Por ello, la si­bi­li­na fra­se de la vi­ce­pre­si­den­ta Mart­ha Lu­cía Ra­mí­rez, de ex­trac­ción con­ser­va­do­ra, de que “una co­sa es el Go­bierno y otra el Cen­tro De­mo­crá­ti­co”, ha si­do una cons­tan­te en la re­la­ción en­tre el uri­bis­mo y la Ca­sa de Na­ri­ño.

“URI­BE NOS UNE”

El pre­si­den­te del Se­na­do, Er­nes­to Macías, le di­jo a EL HE­RAL­DO que la di­vi­sión exis­te y que es lo ha­bi­tual en una co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca: “El Cen­tro De­mo­crá­ti­co es un par­ti­do po­lí­ti­co in­te­gra­do por per­so­nas con cri­te­rio y li­ber­tad de pen­sa­mien­to, no so­mos una sec­ta. Por tal ra­zón, en nues­tro par­ti­do hay di­vi­sio­nes y dis­tin­tas for­mas de pen­sar y de ex­pre­sar lo que pen­sa­mos, lue­go es nor­mal que per­ma­nen­te­men­te se es­cu­chen vo­ces ex­pre­san­do di­ver­sas for­mas de ver las co­sas. Sin em­bar­go, el li­de­raz­go del pre­si­den­te Uri­be nos une y nos ali­nea”.

Fren­te a los en­fren­ta­mien­tos que sue­le ha­ber en­tre la bancada go­bier­nis­ta y la Ca­sa de Na­ri­ño, Macías sos­tu­vo que “en el Cen­tro De­mo­crá­ti­co hay al­gu­nas per­so­nas que no es­tán de acuer­do con cier­tas de­ci­sio­nes del pre­si­den­te Iván Du­que, mien­tras otros pen­sa­mos que es­tá ha­cien­do lo in­di­ca­do pa­ra un país que re­ci­bió des­cuar­ti­za­do por la peor cri­sis fis­cal e ins­ti­tu­cio­nal de la his­to­ria”.

Y re­co­no­ció que hay ra­di­ca­les en el uri­bis­mo y que, pa­la­bras más pa­la­bras me­nos, siem­pre los ha­brá: “Yo creo que aque­llos ra­di­ca­les que des­de la cam­pa­ña se opu­sie­ron a Du­que, po­co a po­co van a en­ten­der y a acep­tar que ele­gi­mos a un pre­si­den­te res­pon­sa­ble y se­rio, quien con­for­mó un equi­po de mi­nis­tros pa­ra el du­ro mo­men­to que le to­có y a quien le ha co­rres­pon­di­do to­mar me­di­das y de­ci­sio­nes im­po­pu­la­res pa­ra res­ca­tar el país. Du­que, al fi­nal del día ter­mi­na­rá ha­cien­do un gran go­bierno, que se­rá or­gu­llo del Cen­tro De­mo­crá­ti­co y con­ven­ce­rá a los ra­di­ca­les y es­cép­ti­cos de que es­ta­ba tran­si­tan­do por el ca­mino co­rrec­to. De to­das for­mas y pa­se lo que pa­se con el Go­bierno, las di­vi­sio­nes en el par­ti­do no des­apa­re­ce­rán”.

APO­YO A DU­QUE.

El se­na­dor ba­rran­qui­lle­ro del Cen­tro De­mo­crá­ti­co, Car­los Mei­sel, le di­jo a es­te dia­rio que, en su ca­so per­so­nal, apo­ya al je­fe de Es­ta­do: “Es­te es un mo­men­to de di­fi­cul­ta­des, y con­si­de­ro que cuan­do uno se in­vo­lu­cra en un pro­ce­so con tan­tos re­tos co­mo el de trans­for­mar a Co­lom­bia, pues tie­ne que es­tar dis­pues­to a en­con­trar­se con es­tas di­fi­cul­ta­des. Es­te Go­bierno ape­nas es­tá em­pe­zan­do y yo ten­go la ilu­sión de que en­de­re­za­re­mos es­te país. Mien­tras guar­de esa ilu­sión, el pre­si­den­te Du­que con­ta­rá con to­do mi res­pal­do”. Y se mos­tró con­fia­do en que el Eje­cu­ti­vo po­co a po­co se sa­cu­di­rá los “erro­res” de es­tos pri­me­ros me­ses: “Muy pro­ba­ble­men­te se han co­me­ti­do al­gu­nos erro­res, pe­ro te­ne­mos el 90% del tiem­po de Go­bierno por de­lan­te pa­ra en­men­dar­los. Así que aquí es­toy, con to­da, con el pre­si­den­te Du­que”.

“ES­TA­MOS MÁS SÓ­LI­DOS QUE NUN­CA”

En gran par­te al go­bierno pa­sa­do atri­bu­yó el re­pre­sen­tan­te mom­po­sino del uri­bis­mo, En­ri­que Ca­bra­les, los pro­ble­mas por los que atra­vie­sa el um­bral de la era du­quis­ta: “La si­tua­ción hoy de Co­lom­bia no es la me­jor. El Go­bierno tie­ne que en­fren­tar el re­sul­ta­do de ocho años de des­go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos. No en vano en mi par­ti­do hay un apo­yo irres­tric­to al pre­si­den­te Du­que, con­fia­mos en su cri­te­rio y es­ta­mos ahí co­mo su par­ti­do pa­ra res­pal­dar­lo”.

Por ello, di­jo, en vez de di­fe­ren­cias, lo que hay son pro­pues­tas y al­ter­na­ti­vas: “Es evi­den­te que ten­dre­mos que en­fren­tar desafíos que nos plan­tea la ac­tual si­tua­ción del país y eso im­pli­ca que de­be­mos pre­sen­tar pro­pues­tas pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a tan­tos pro­ble­mas y res­pon­der­le a Co­lom­bia. Es pre­ci­sa­men­te por es­ta si­tua­ción que mu­chos sec­to­res quie­ren ver un par­ti­do di­vi­di­do, pe­ro en reali­dad lo que mu­chos lla­man di­fe­ren­cias, real­men­te es eso: el plan­tea­mien­to de pro­pues­tas y al­ter­na­ti­vas pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma en el que es­tá su­mer­gi­do el país”.

Y, fi­nal­men­te, ase­gu­ró Ca­bra­les, en diá­lo­go con es­te me­dio, que el Cen­tro De­mo­crá­ti­co no se rom­pe­rá: “No­so­tros sa­bía­mos a lo que nos en­fren­tá­ba­mos des­de que ini­cia­mos el tra­ba­jo pa­ra lle­gar al Con­gre­so y lue­go a la Pre­si­den­cia, y los co­lom­bia­nos de­po­si­ta­ron su vo­to de con­fian­za en Iván Du­que, por­que él era el úni­co que reunía las ca­li­da­des pa­ra na­ve­gar el bar­co que se hun­día. Así que quie­nes quie­ren ver frag­men­ta­do al par­ti­do no lo van a lo­grar por­que es­ta­mos más só­li­dos y uni­dos que nun­ca”.

Iván Du­que, pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y Ál­va­ro Uri­be, se­na­dor y lí­der del CD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.