Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino, un re­gre­so a los úl­ti­mos días de Bo­lí­var

Con Za­ri­ta Abe­lló, su di­rec­to­ra, EL HE­RAL­DO re­co­rrió la ha­cien­da don­de mu­rió El Li­ber­ta­dor ➲ Su Ca­sa An­ti­gua, la al­co­ba del pró­cer y un mu­seo son al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Agus­tín Igua­rán

San­ta Mar­ta, el Ca­ri­be y Co­lom­bia cuen­tan con la Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino, un sa­cro lu­gar don­de ex­ha­ló su úl­ti­mo sus­pi­ro el más gran­de de los hi­jos de Amé­ri­ca: Si­món Bo­lí­var.

Ubi­ca­da en el le­gen­da­rio ba­rrio Ma­ma­to­co, en el orien­te de la ciu­dad y a so­lo 5 ki­ló­me­tros del cen­tro ur­bano, su sue­lo es­tá en­ri­que­ci­do por las más gran­des ex­pre­sio­nes de la his­to­ria, el ar­te y la na­tu­ra­le­za.

La pin­to­ra y mu­seó­lo­ga, Za­ri­ta Abe­lló de Bo­ni­lla, di­rec­to­ra del lu­gar, sos­tie­ne emo­cio­na­da, que “en ca­da rin­cón de es­te re­man­so de paz se sien­te la pre­sen­cia del Li­ber­ta­dor” y “se des­ti­la la esen­cia del fer­vor pa­trió­ti­co y bo­li­va­riano que su his­to­ria ate­so­ra”.

Es­ta mu­jer, que du­ran­te 28 años ha si­do fiel guar­dia­na de la ri­que­za his­tó­ri­ca, ar­tís­ti­ca y na­tu­ral de es­te Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, ma­ni­fies­ta que ca­mi­nar por la Quin­ta, es re­en­con­trar­se con la his­to­ria y con ella mis­ma. “La Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino fue fun­da­da el 2 de fe­bre­ro de 1608 por el ca­nó­ni­go de la Ca­te­dral de San­ta Mar­ta Fran­cis­co de Go­doy y Cor­te­sía con el nom­bre de La Flo­ri­da San Pe­dro Ale­jan­drino; en me­mo­ria del mártir es­pa­ñol Pe­dro Go­doy”, pre­ci­só Abe­lló de Bo­ni­lla.

RE­CO­RRI­DO. De su mano, EL HE­RAL­DO re­co­rrió es­te lu­gar en el que la exu­be­ran­cia de unos jar­di­nes y el ver­dor, fas­ci­nan a los vi­si­tan­tes.

Un puen­te co­lo­nial, por don­de pa­só El Li­ber­ta­dor un 6 de di­ciem­bre de 1830, es la pri­me­ra es­ta­ción. Des­de allí, al cos­ta­do iz­quier­do, se apre­cian de ma­ne­ra im­po­nen­te dis­tin­tas edi­fi­ca­cio­nes de co­lor ama­ri­llo ocre: la Ca­sa Quin­ta y el sec­tor la­bo­ral.

Unos pa­sos des­pués de ha­ber tran­si­ta­do el puen­te co­lo­nial, es­tá la Ba­ga­ce­ra, si­tio de al­ma­ce­na­mien­to del ba­ga­zo o desecho de la ca­ña de azú­car. Con­ti­guo es­tá el Tra­pi­che, una sin­gu­lar de­pen­den­cia, don­de se tri­tu­ra­ba.

“Tam­bién apre­cia­mos la Des­ti­le­ría, don­de se ela­bo- ra­ba el Ron Ca­ña; y el Só­tano, lu­gar des­ti­na­do al de­pó­si­to de los ba­rri­les, pa­ra lo­grar un buen añe­ja­mien­to del pro­duc­to”, di­jo Abe­lló.

CA­SA PRIN­CI­PAL. Más ade­lan­te, y en un des­pla­za­mien­to en­tre la cá­li­da ve­ge­ta­ción, so­bre­sa­le la Ca­sa Prin­ci­pal, con­si­de­ra­da co­mo el si­tio más im­por­tan­te de es­ta ha­cien­da, pues en una de sus al­co­bas ex­ha­ló su úl­ti­mo sus­pi­ro El Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var.

La ca­sa cuen­ta con di­fe­ren­tes de­pen­den­cias, en­tre ellas la ca­pi­lla u ora­to­rio, en don­de es­tá la ima­gen de San Pe­dro Ale­jan­drino, pa­trono de la ha­cien­da, traí­da de Cá­diz (Es­pa­ña) por Fran­cis­co de Go­doy. Allí re­po­san los res­tos del mé­di­co que asis­tió al Li­ber­ta­dor en sus úl­ti­mos días, el fran­cés Ale­jan­dro Prós­pe­ro Re­ve­rend.

En la sa­la prin­ci­pal cuel­gan pin­tu­ras de los per­so­na­jes de la his­to­ria de la ha­cien­da, en­tre ellos dos óleos del Li­ber­ta­dor, uno del ar­tis­ta co­lom­biano Si­món Ce­lis, que pre­sen­ta a El Li­ber­ta­dor con un ca­rác­ter fuer­te, en po­si­ción er­gui­da y do­ta­do de una mar­ca­da ele­gan­cia. Otro, del ar­tis­ta es­pa­ñol Ig­na­cio Eli­za­ran Txa­par­te­gi, que mues­tra al Si­món Bo­lí­var de 1812.

LA AL­CO­BA. En la ca­sa prin­ci­pal es­tá la al­co­ba, el sa­gra­do re­cin­to don­de mu­rió el Pa­dre de la Pa­tria el 17 de di­ciem­bre de 1830 a la una de la tar­de. En la ac­tua­li­dad se con­ser­va la ca­ma (ca­tre de cam­pa­ña) don­de fa­lle­ció El Li­ber­ta­dor, cu­bier­ta por el tri­co­lor na­cio­nal.

“Hay ade­más un ar­ma­rio, una es­cu­pi­de­ra y un sillón de ter­cio­pe­lo ro­jo des­de don­de Bo­lí­var dic­tó sus úl­ti­mos le­ga­dos el 10 de di­ciem­bre de 1830, su tes­ta­men­to y su úl­ti­ma pro­cla­ma”.

De igual for­ma, en la al­co­ba prin­ci­pal se ob­ser­va un re­loj de ori­gen ale­mán que de­tu­vo en el tiem­po el ge­ne­ral Ma­riano Mon­ti­lla, 3 mi­nu­tos 55 se­gun­dos des­pués de la muer­te del Li­ber­ta­dor.

Hay una puer­ta la­te­ral en la al­co­ba prin­ci­pal que con­du­ce al cuar­to de ba­ño. Se con­ser­va un bi­dé com­pues­to por un agua­ma­nil de por­ce­la­na, ta­sas sanitarias y una ti­na de már­mol blan­co ita­liano. “El Mé­di­co ex­pre­sa en sus me­mo­rias que el Li­ber­ta­dor re­ci­bía un ba­ño emo­lien­te ti­bio pa­ra su me­jo­ría, los pri­me­ros días de ins­tan­cia en la ha­cien­da. Los cua­tro pri­me­ros días El Li­ber­ta­dor re­co­rre la ha­cien­da, des­pués cae en ca­ma y no sa­le de la ha­bi­ta­ción don­de mue­re”, re­la­ta Abe­lló.

CO­ME­DOR Y BI­BLIO­TE­CA. Otros re­cin­tos son la bi­blio­te­ca, con mue­bles de la épo­ca y li­bros de au­to­res fran­ce­ses, in­gle­ses, grie­gos, es­pa­ño­les e ita­lia­nos. Es­te lu­gar tie­ne una puer­ta que con­du­ce a la sa­la de fu­mar; an­ti­gua­men­te co­no­ci­da co­mo sa­la de cos­tu­ras, acon­di­cio­na­da co­mo sa­la pa­ra fu­ma­do­res a la lle­ga­da del Li­ber­ta­dor.

“El pró­cer no po­día in­ha­lar fuer­tes olo­res de­bi­do a su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud”, pre­ci­sa la re­la­to­ra.

Tam­bién es­tá el co­me­dor, en don­de hay una me­sa de ex­ten­sión, cua­tro si­llas cu­yos fon­dos son te­ji­dos en pal­ma de ira­ca y par­te de la va­ji­lla en por­ce­la­na de se­vres que per­te­ne­ció a la fa­mi­lia De Mier. Es­tas pie­zas es­tán en una ur­na de vi­drio pa­ra su con­ser­va­ción.

En la co­ci­na se ob­ser­va un horno de la épo­ca, las ollas en hie­rro fun­di­do, un pi­lón y una pie­dra que uti­li­za­ban pa­ra mo­ler las es­pe­cies.

En el fon­do de la Ca­sa Quin­ta es­tá la zo­na de la Ca­ba­lle­ri­za, don­de se con­ser­va en una ur­na de vi­drio el co­che que con­du­jo a El Li­ber­ta­dor des­de la an­ti­gua Ca­sa de la Adua­na has­ta la Quin­ta San Pe­dro Ale­jan­drino. Es una Ber­li­na de cons­truc­ción fran­ce­sa y de ori­gen ale­mán de fi­na­les del si­glo XVIII,

LOS ÁR­BO­LES. Al­re­de­dor de la Ca­sa Prin­ci­pal, ár­bo­les cen­te­na­rios dan som­bra a los vi­si­tan­tes.

Un Sa­mán, una Cei­ba y dos ta­ma­rin­dos son em­ble­má­ti­cos. Es­tos úl­ti­mos son los que más se men­cio­nan por la tra­di­ción his­tó­ri­ca, por­que en me­dio de ellos co­lo­ca­ron la ha­ma­ca del Li­ber­ta­dor. Es­tas es­pe­cies de ár­bo­les, acom­pa­ña­da de la va­ria­da flo­ra y fau­na pre­sen­tes en la ha­cien­da, cons­ti­tu­yen la co­lec­ción vi­va del Jar­dín Bo­tá­ni­co Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino.

En la par­te cen­tral del jar­dín hay una es­cul­tu­ra del Li­ber­ta­dor, en már­mol de Ca­rra­ra.

LA PAR­TE MO­DER­NA. El con­jun­to de edi­fi­ca­cio­nes mo­der­nas en San Pe­dro Ale­jan­drino se ca­rac­te­ri­zan por es­tar pin­ta­das de co­lor blan­co pa­ra ser di­fe­ren­cia­das de las edi­fi­ca­cio­nes an­ti­guas (ama­ri­llo ocre).

Se en­cuen­tran al­re­de­dor de la Pla­za de Ban­de­ras, que fue cons­trui­da en 1980 pa­ra con­me­mo­rar los 150 años de la muer­te del Li­ber­ta­dor. Aquí son iza­das to­das las ban­de­ras del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Ha­cen par­te del con­jun­to de edi­fi­ca­cio­nes mo­der­nas el Al­tar de la Pa­tria, un mo­nu­men­to cons­trui­do a la me­mo­ria de Bo­lí­var al cum­plir­se el Pri­mer Cen­te­na­rio de su muer­te, en 1930. Los es­cul­to­res Au­gus­to Ros­si y Her­me­re­gil­do Lup­pi, ela­bo­ra­ron las es­cul­tu­ras en már­mol de Ca­rra­ra ubi­ca­das en la par­te in­te­rior del mo­nu­men­to. La obra fue inau­gu­ra­da en 1942 sien­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca el Doc­tor Eduardo San­tos.

EL MU­SEO BO­LI­VA­RIANO. Fren­te al Al­tar de la Pa­tria es­tá ubi­ca­do el Mu­seo Bo­li­va­riano de Ar­te Con­tem­po­rá­neo. La idea sur­gió del ar­tis­ta Ar­man­do Vi­lle­gas en 1986. Con­tó con el res­pal­do del Pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur y se inau­gu­ró el 24 de ju­lio de 1986. Su úni­ca pre­ten­sión era re­co­ger una mues­tra de la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca con­tem­po­rá­nea de los paí­ses bo­li­va­ria­nos, que rin­die­ra tri­bu­to a Bo­lí­var.

La co­lec­ción reúne pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, obra grá­fi­ca, fo­to­gra­fía, gra­ba­do, en­sam­bla­je, acua­re­la, co­lla­ge y di­bu­jo en unas 190 obras. Se ex­hi­ben en tres sa­las per­ma­nen­tes y dos de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les.

FO­TOS JO­Sé PUEN­TE Y COR­TE­SíA

Ca­sa Prin­ci­pal de la Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino, en San­ta Mar­ta.

Za­ri­ta Abe­lló, di­rec­to­ra de la Quin­ta de San Pe­dro Ale­jan­drino, du­ran­te el re­co­rri­do por la ha­cien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.