La psi­co­lo­gía no es co­sa de lo­cos

Por pre­jui­cios, mu­chos le te­men a es­ta prác­ti­ca.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - FRAN­CES­CA MAN­CI­NI

Que la psi­co­lo­gía sea so­lo co­sa de lo­cos, es uno de los mi­tos más gran­des de mi pro­fe­sión. Es in­creí­ble có­mo es­te te­ma en oca­sio­nes re­sul­ta ter­gi­ver­sa­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, por el ci­ne, la li­te­ra­tu­ra e in­clu­so, por cual­quier in­di­vi­duo. Vi­vi­mos en una so­cie­dad que le te­me a es­ta prác­ti­ca y a dia­rio es­cu­cha­mos co­men­ta­rios co­mo: “no voy al psi­có­lo­go por­que no es­toy lo­co”.

En tér­mi­nos muy sen­ci­llos, la psi­co­lo­gía es una cien­cia que es­tu­dia tan­to la psi­quis (men­te) co­mo la con­duc­ta hu­ma­na. Los se­res hu­ma­nos no es­ta­mos he­chos so­lo de car­ne y hue­so, pues nues­tra men­te es quien li­de­ra nues­tro ac­tuar.

El psi­có­lo­go no es un pro­fe­sio­nal que so­lu­cio­na­rá la vi­da del pa­cien­te ni bo­rra­rá lo que es­te sien­te. Pues al­gu­nos de los co­men­ta­rios más co­mu­nes que ve­mos en con­sul­ta son: “vi­ne pa­ra que me qui­te es­to que ten­go”, “qué de­bo ha­cer”, “¿es­toy lo­co?”.

El psi­có­lo­go es un puen­te, un guía, un ob­ser­va­dor y un ana­lí­ti­co (no es un ma­go), quien, jun­to con la co­la­bo­ra­ción de su pa­cien­te, le ayu­da­rá a en­con­trar las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra so­lu­cio­nar o so­bre­lle­var cual­quier si­tua­ción que la per­so­na es­té atra­ve­san­do.

Aho­ra bien, no po­de­mos ol­vi­dar lo más im­por­tan­te de to­do es­to. El psi­có­lo­go es un ser hu­mano igual que su pa­cien­te, que tam­bién sien­te emo­cio­nes y se de­pri­me. Lo que lo dis­tin­gue, es el co­no­ci­mien­to de las he­rra­mien­tas que lo con­vier­ten en un pro­fe­sio­nal ca­paz de in­ter­ve­nir en su sa­lud men­tal, lo que no lo exi­me de co­me­ter erro­res.

To­dos y ca­da uno de los se­res hu­ma­nos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na si­tua­ción en nues­tra vi­da que nos ha lle­va­do a ser quie­nes so­mos hoy en día. No­so­tros no ac­tua­mos co­mo lo ha­ce­mos ni nos equi­vo­ca­mos por­que sí, por­que así na­ci­mos. To­do tie­ne una ex­pli­ca­ción y ca­da de­ci­sión que to­ma­mos y ca­da pa­la­bra que de­ci­mos, es­tá me­dia­da por nues­tro pa­sa­do y por nues­tras ex­pe­rien­cias vi­vi­das. Lo an­te­rior no nos ha­ce lo­cos, nos ha­ce hu­ma­nos.

Es nor­mal no sa­ber, en oca­sio­nes, có­mo afron­tar di­chas si­tua­cio­nes, pues no na­ce­mos con un ma­nual de ins­truc­cio­nes so­bre có­mo reac­cio­nar fren­te a las ad­ver­si­da­des. Lo que sí es cier­to es que to­dos so­mos ca­pa­ces y te­ne­mos las he­rra­mien­tas su­fi­cien­tes pa­ra afron­tar las cir­cuns­tan­cias que se nos pre­sen­tan, por­que sí, así es la vi­da, en oca­sio­nes to­do es fe­li­ci­dad y de un mo­men­to a otro, to­do es amar­gu­ra.

Por eso me en­can­ta la fra­se de que la vi­da es co­mo una mon­ta­ña ru­sa, no hay na­da más cier­to en ella. El pun­to es­tá en sa­ber có­mo afron­tar esos mie­dos y en có­mo de­tec­tar las emo­cio­nes, en oca­sio­nes con­tra­dic­to­rias, que se pue­den lle­gar a sen­tir en mi­lé­si­mas de se­gun­dos. En­con­trar es­tas he­rra­mien­tas no es tra­ba­jo fá­cil y me­nos cuan­do la vi­da nos si­gue sor­pren­dien­do.

Es por es­to que, si que­re­mos me­jo­rar nues­tra for­ma de ser, des­cu­brien­do quien so­mos y por­qué ac­tua­mos co­mo lo ha­ce­mos, o si que­re­mos en­fren­tar una si­tua­ción crí­ti­ca, de­be­mos plan­tear­nos la idea de acu­dir a un psi­có­lo­go, de­jan­do a un la­do la fa­la­cia de que bus­car ayu­da es pa­ra dé­bi­les o pa­ra lo­cos. Pues no hay na­da más res­pon­sa­ble, ma­du­ro e in­te­li­gen­te que bus­car ayu­da cuan­do más se ne­ce­si­ta.

Jun­to al pa­cien­te, po­de­mos en­con­trar el fon­do del pro­ble­ma; acep­tar­lo, con­tro­lar­lo y vi­vir con ello. Por­que si hay al­go cier­to en es­ta pro­fe­sión y que los pa­cien­tes de­ben te­ner cla­ro, es que su men­te no se va a bo­rrar, pues na­da se ol­vi­da y to­do se re­cuer­da. Pe­ro apren­de­rán al­go mu­cho más má­gi­co: a vi­vir con aquel re­cuer­do in­com­pren­si­ble o con ese acon­te­ci­mien­to que los lle­vó a ser lo que son hoy en día, y eso, se­ño­res y se­ño­ras ¡no tie­ne pre­cio!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.