Atle­tas go­za­ron la ca­rre­ra Nu3

El Heraldo (Colombia) - - DEPORTES -

ma­ña­na, a aque­llos que mar­ca­ron ré­cord en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías en 5K y 12K. En es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría Eli­te se al­za­ron Ju­lio Cé­sar Sanz y Li­na Ba­rrios, mas­cu­lino y fe­me­nino, res­pec­ti­va­men­te. Sanz con 41 mi­nu­tos y 37 se­gun­dos y Ba­rrios con 51 mi­nu­tos y 56 se­gun­dos.

La jor­na­da es­tu­vo pre­ce­di­da por un ca­len­ta­mien­to en el si­tio de lar­ga­da, en el Ma­le­cón Puer­ta de Oro, que con­tó con la es­ce­ni­fi­ca­ción del Bu­que Glo­ria. JCG Tommy Farr se lla­ma, o de pron­to se lla­mó por­que ya no es­tá en el mun­do de los vi­vos, un pe­so com­ple­to in­glés. Se en­fren­tó a to­dos los heavy wheights de la épo­ca, allá por los años 40 del si­glo an­te­rior. Farr fue un per­de­dor con­sue­tu­di­na­rio, pues to­dos los pe­sos com­ple­tos es­ta­dou­ni­den­ses le ga­na­ron sus com­ba­tes, pe­ro al me­nos to­dos ellos le de­ja­ron una su­ma su­fi­cien­te pa­ra com­prar en Lon­dres un apar­ta­men­to pa­ra sus pe­que­ños hi­jos, co­sa que Farr, en sus años de bo­xeo en Lon­dres, nun­ca pu­do re­unir pa­ra ese ob­je­ti­vo.

Farr le ga­nó en Lon­dres a Max Baer, pe­ro es­ta fue la úni­ca vic­to­ria que lo­gró en su gi­ra por los Es­ta­dos Uni­dos.

En efec­to, Farr per­dió con Max y lue­go con el her­mano de es­te; igua­les fa­llos de­rro­tis­tas tu­vie­ron Farr con Lou No­va y otros pe­sos com­ple­tos es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro Farr iba reunien­do su Pla­ta pa­ra com­prar­le fi­nal­men­te un apar­ta­men­to a sus pe­que­ños hi­jos

A Farr lo en­fren­ta­ron con Joe Louis, con la se­gu­ri­dad que es­te lo pon­dría en la lo­na. Va­na ilu­sión de al­gu­nos, por­que Farr cier­ta­men­te per­dió otra pe­lea más, pe­ro de po­ner­lo en la lo­na por to­da la cuen­ta que eso no fue más que una va­na ilu­sión

Louis le ex­pli­có a los pe­rio­dis­tas por­que no pu­do no­quear a Farr y es que es­te te­nía una há­bil ma­ne­ra de anu­lar al con­tra­rio, que era ade­lan­tar­se a lan­zar sus gol­pes. Por su­pues­to, Farr se ade­lan­ta­ba a sus ad­ver­sa­rios, y eran es­tos los que te­nían que de­fen­der­se. No los que se ade­lan­ta­ban a gol­pear

Des­de lue­go, un bo­xea­dor co­mo Tommy Farr no es na­da re­co­men­da­ble pa­ra los ojos de un pro­mo­tor, pe­ro el pú­gil in­glés —co­mo ya di­ji­mos per­dió to­das sus pe­leas en los Es­ta­dos Uni­dos— reunió su di­ne­ro pa­ra su ob­je­ti­vo que he­mos se­ña­la­do.

Hoy, he­mos sa­bi­do que Farr era ins­truc­tor de bo­xeo en Lon­dres. Nos ima­gi­ná­ba­mos que Farr te­nía un gran in­te­rés en ob­te­ner un com­pa­trio­ta que tu­vie­ra sus ha­bi­li­da­des de­fen­si­vas, pe­ro esa as­pi­ra­ción su­ya no le fue po­si­ble.

COR­TE­SíA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.