El fa­na­tis­mo pu­so pun­to fi­nal al ‘tem­plo del pue­blo’

Ayer se cum­plie­ron cua­tro dé­ca­das del sui­ci­dio ma­si­vo más gran­de de la his­to­ria, en una sel­va bau­ti­za­da co­mo Jo­nes­town, en Gu­ya­na.

El Heraldo (Colombia) - - GENERALES - Por Ser­gio Mä­chler V.

Ha­ce cua­tro dé­ca­das se pro­du­jo lo que hoy se con­si­de­ra el sui­ci­dio co­lec­ti­vo más gran­de de to­da la his­to­ria en la sel­va de Gu­ya­na en el no­res­te de Amé­ri­ca del Sur, si­tua­da en­tre Su­ri­nam, Ve­ne­zue­la y Bra­sil.

“Hay que ha­cer una re­vo­lu­ción de muer­te. Por el amor a Dios, lle­gó el mo­men­to de aca­bar con es­to. He­mos ob­te­ni­do to­do lo que he­mos que­ri­do en es­te mun­do. He­mos te­ni­do una bue­na vi­da y he­mos si­do ama­dos”. Es­tas pa­la­bras se con­ver­ti­rían en el úl­ti­mo dis­cur­so que es­cu­cha­rían los cien­tos de se­gui­do­res, pro­ve­nien­tes en su ma­yo­ría de Es­ta­dos Uni­dos, en­ce­gue­ci­dos an­tes de to­mar el zu­mo de uva mez­cla­do con cia­nu­ro, que aca­ba­ría con la vi­da de ca­da uno de ellos. Des­de el nu­me­ro 1 has­ta el 909 se fue­ron des­plo­man­do ca­da uno.

Ese mis­mo día cin­co per­so­nas, en­tre ellas un con­gre­sis­ta es­ta­dou­ni­den­se, tres pe­rio­dis­tas y una de­ser­to­ra, fue­ron ase­si­na­dos vil­men­te por los “fie­les” cuan­do se subían a un avión de re­gre­so a su país na­tal.

“Jo­nes­town es un lu­gar de­di­ca­do a vi­vir por el so­cia­lis­mo, por la equi­dad eco­nó­mi­ca y ra­cial”, así se re­fi­rió Jim Jo­nes, lí­der del gru­po –quien se til­da­ba co­mo un ser om­ni­po­ten­te- al sec­tor de tie­rra en el que se asen­tó la co­mu­ni­dad, don­de ade­más de la rea­li­za­ción de sus ri­tua­les, tra­ba­ja­ban por un pro­yec­to agrí­co­la. El nom­bre con el que fue bau­ti­za­do aquel si­tio ha­cía alu­sión al ape­lli­do del je­fe de la sec­ta: “Ciu­dad de Jo­nes”, en la cual no exis­tía se­gre­ga­ción ra­cial ni otras dis­cri­mi­na­cio­nes.

Du­ran­te los años 50, Jo­nes dio a co­no­cer su re­cha­zo al ra­cis­mo y mos­tra­ba ad­mi­ra­ción por el co­mu­nis­mo.

En ese tiem­po fun­dó en su tie­rra na­tal In­dia­ná­po­lis, “El tem­plo del pue­blo”, se con­vir­tió en un mun­do so­ña­do por los ais­la­dos de la so­cie­dad; “nos pro­me­tió que nun­ca más vol­ve­rían a des­pre­ciar­nos por ser ne­gros”, co­men­tó Hue Fors­ton, so­bre­vi­vien­te de la muer­te co­lec­ti­va en un do­cu­men­tal del ca­nal es­ta­dou­ni­den­se His­tory Chan­nel.

En los años 60 y a prin­ci­pios de los 70 la co­mu­ni­dad de apro­xi­ma­da­men­te 140 in­te­gran­tes, si­guie­ron la con­cep­ción del je­fe re­li­gio­so y apo­ya­ron la crea­ción de nue­vas se­des en San Fran­cis­co y Los Án­ge­les. A me­dia­dos de los años se­ten­ta se co­no­ció que más de la mi­tad de los se­gui­do­res eran de tez ne­gra.

PA­LI­ZA A LOS “FIE­LES”

El odio por par­te de Jo­nes ha­cia el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos in­cre­men­ta­ba ca­da vez más.

En 1977 la re­vis­ta New West pu­bli­có dos ar­tícu­los el cuál re­co­pi­la­ban his­to­rias de va­rios de­ser­to­res que afir­ma­ban que den­tro de los “cul­tos” del lí­der, da­ban pa­li­zas a los “fie­les” e in­clu­so ma­ta­ban gen­te. La pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na se vol­có con­tra el “Dios Jo­nes” des­de que se em­pe­zó a ru­mo­rar sus ac­tos ma­ca­bros.

La pre­sión so­bre el al­to man­do Es­ta­dos Uni­dos se in­ten­si­fi­ca­ba ex­po­nen­cial­men­te.

Leo Jo­seph Ryan, miem­bro del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se, de­ci­dió em­pren­der una in­ves­ti­ga­ción que lle­gó a ma­nos del juez fe­de­ral. Bús­que­da que fi­nal­men­te que­dó ar­chi­va­da de­bi­do a la in­su­fi­cien­cia de prue­bas que po­seían.

Al ha­cer­se más cri­ti­ca la opi­nión pú­bli­ca con­tra Jim, és­te de­ci­dió sa­lir del país y ca­lar en Gu­ya­na en ju­nio de 1977.

Arren­dó un te­rreno de po­co más de 10 hec­tá­reas. Con el pa­sar de los días fue ha­cien­do in­ven­ta­rio de los fie­les que ha­cían par­te de la sec­ta pa­ra lle­var­los a su “nue­vo ho­gar”.

Cer­ca de 300 cre­yen­tes si­guie­ron sus pa­sos. El res­to fue lle­gan­do po­co a po­co du­ran­te el año. Jo­nes via­ja­ba cons­tan­te­men­te a Es­ta­dos Uni­dos en he­li­cóp­te­ros pa­ra per­sua­dir a más y más per­so­nas. Tan­ta fue la aco­gi­da que unas 600 per­so­nas más, de­ci­die­ron “li­be­rar­se” de esa vi­da que tan­to se que­ja­ban.

Al­gu­nos de los “fie­les”, creían que el si­tio don­de pa­sa­rían los úl­ti­mos días de su vi­da se­ría un pa­raí­so.

Jo­nes­town des­per­tó la es­pe­ran­za de to­dos los cre­yen­tes y des­en­ca­de­nó la tra­ge­dia que asom­bra­ría al mun­do. To­dos los in­te­gran­tes del gru­po, (in­clu­yen­do los ni­ños), te­nían que ayu­dar a cons­truir las ca­sas y gran­jas pa­ra que el lu­gar pu­die­ra te­ner for­ma y las per­so­nas que se in­cor­po­ra­ran al gru­po pu­die­sen sen­tir­se có­mo­dos. Ade­más, te­nían que criar ani­ma­les y cul­ti­var ali­men­tos du­ran­te seis días a la se­ma­na.

La tem­pe­ra­tu­ra ge­ne­ral­men­te ron­da­ba los 38 gra­dos, y ca­da vez se ha­cía más in­so­por­ta­ble. El ho­ra­rio te­nía que cum­plir­se: de sie­te de la ma­ña­na has­ta las seis de la tar­de. Los se­gui­do­res eran so­me­ti­dos a ma­ca­bras “prue­bas de fe”. Jo­nes les po­nía ejer­ci­cios pa­ra me­dir su de­vo­ción: En una no­che en ve­la, te­nían que to­mar ve­neno fal­so y ha­cer que sus hi­jos tam­bién lo hi­cie­ran, pa­re­cie­ra que así su lí­der los pre­pa­ra­ba pa­ra el día del sui­ci­dio. Jo­nes se apro­pió de la fe co­mo un mé­to­do de ma­ni­pu­la­ción.

“DE­LI­RIOS DE GRAN­DE­ZA”

En una en­tre­vis­ta con EL HE­RAL­DO, Mi­le­na Ru­bio, psi­quia­tra del Cen­tro Mé­di­co Cog­ni­ti­vo de Ba­rran­qui­lla, ex­pli­có la re­la­ción que exis­te en­tre el fa­na­tis­mo y la lo­cu­ra. “Una idea re­li­gio­sa no es ne­ce­sa­ria­men­te un de­li­rio, una idea de­li­ran­te es una idea irreal, irre­duc­ti­ble, in­co­rre­gi­ble, irra­cio­nal y ego sin­tó­ni­ca. Sig­ni­fi­ca que el pa­cien­te que de­li­ra, lu­cha por su idea, y es com­ple­ta­men­te im­pro­ba­ble que al­guien lo ha­ga cam­biar de opi­nión. Mu­chas per­so­nas que pa­de­cen del de­li­rio mí­ti­co re­li­gio­so, tie­nen ideas que le pro­du­cen mu­cha dis­fun­ción al ser hu­mano. Pier­den sus ro­les so­cia­les, de­bi­do a su con­duc­ta. Se aís­lan, co­mien­zan a com­por­tar­se de una for­ma ex­tra­ña y agre­si­va”, in­di­có.

En Gu­ya­na, la psi­co­sis co­lec­ti­va de la que ha­bla la Dra. Ru­bio, lle­ga­ba a su cús­pi­de. Po­co a po­co la co­mu­ni­dad se ale­ja­ba de la uto­pía que Jo­nes ha­bía plas­ma­do a sus fie­les.

Tim Car­ter, so­bre­vi­vien­te de Jo­nes­town ma­ni­fes­tó, “él no de­ja­ba sa­lir a na­die de la sel­va. Eso era una cár­cel. No se pue­de con­si­de­rar de otra ma­ne­ra”.

Por la pre­sión que ejer­cía la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, en 1978, Leo Ryan miem­bro del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­de ir a vi­si­tar la sel­va en la que es­ta­ban vi­vien­do.

“He es­cu­cha­do que la gen­te de ahí es­tá en con­tra de su vo­lun­tad, pri­va­da del sue­ño y de su li­ber­tad”, así lo in­di­có po­co an­tes de pro­gra­mar su vue­lo a Su­ra­mé­ri­ca.

El 14 de no­viem­bre Ryan via­jó a Geor­ge­Town, ubi­ca­do a unos 240 km de Jo­nes­town, acom­pa­ña­do de pe­rio­dis­tas y al­gu­nos di­si­den­tes de la sec­ta. Pa­ra el fun­cio­na­rio era de vi­tal im­por­tan­cia ver con sus pro­pios ojos si to­do lo que cir­cu­la­ba en los me­dios de su país era cier­to. El 17 de no­viem­bre Ryan y los pe­rio­dis­tas lo­gra­ron te­ner con­tac­to con in­te­gran­tes de la sec­ta y con el mis­mo Jo­nes.

Pa­ra al­gu­nos se­gui­do­res del lí­der re­li­gio­so la lle­ga­da del fun­cio­na­rio a la sel­va fue la sal­va­ción di­vi­na. 16 in­di­vi­duos si­guie­ron sus pa­sos en bus­ca de vol­ver a ca­sa y re­co­brar la li­ber­tad que an­tes pen­sa­ban que no te­nían. A po­cos mi­nu­tos de lo­grar su co­me­ti­do, las ba­las to­ma­ron pro­ta­go­nis­mo. Ma­ta­ron a que­ma ro­pa al con­gre­sis­ta Leo Ryan, a Tom Ha­rris re­por­te­ro de la NBC y a su ca­ma­ró­gra­fo. Tam­bién al fo­tó­gra­fo Greg Ro­bin­son y la de­ser­to­ra Patty Parks. Los cin­co ca­dá­ve­res re­po­sa­ron en la pis­ta de ate­rri­za­je pa­sa­das las 3:00 p.m.

Ho­ras des­pués, pa­sa­ría la ines­pe­ra­da ca­tás­tro­fe que aca­ba­ría con la vi­da de al me­nos 260 ni­ños, an­cia­nos, jó­ve­nes y adul­tos. A su vez, el cuer­po sin vi­da de Jo­nes fue en­con­tra­do con una he­ri­da pro­du­ci­da por un ar­ma de fue­go y sin cer­te­za de su cau­sa. Va­rios cen­te­na­res de adep­tos hu­ye­ron a la sel­va. Al­gu­nos fue­ron cap­tu­ra­dos y aba­ti­dos u obli­ga­dos a to­mar­se el ve­neno.

La Dra. Ru­bio, so­bre el ca­so del sui­ci­dio co­lec­ti­vo y la for­ma de ope­rar de la sec­ta, re­fie­re el po­der per­sua­si­vo del lí­der de la co­mu­ni­dad. “Era una per­so­na psi­có­ti­ca que con­ven­ció a los de­más. Ha­bla­mos de una psi­co­sis co­lec­ti­va que ter­mi­nó en una con­duc­ta sui­ci­da ma­si­va. In­du­da­ble­men­te era una per­so­na en­fer­ma, con de­li­rio de gran­de­za, las de­más per­so­nas se sin­tie­ron iden­ti­fi­ca­das con ese de­li­rio y en­con­tra­ron una idea con la cual en­ca­jar”.

TO­MA­DA DE IN­TER­NET

Vis­ta aé­rea de los cuer­pos sin vi­da a cau­sa del en­ve­ne­na­mien­to con zu­mo de uva mez­cla­do con cia­nu­ro.

Al­gu­nos ca­dá­ve­res des­plo­ma­dos en la tie­rra de la sel­va de Gu­ya­na. Fo­to to­ma­da el 19 de no­viem­bre de 1978.

Jim Jo­nes, lí­der del “Tem­plo del Pue­blo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.