Los jó­ve­nes chi­nos le co­gen el rit­mo al hip hop

Más de 5.000 aca­de­mias en­se­ñan el gé­ne­ro en ese país. En enero, el go­bierno prohi­bió es­te rit­mo en te­le­vi­sión.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Eva Xiao

PE­KÍN. En Chi­na, don­de has­ta los alum­nos más pe­que­ños tie­nen ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, al­gu­nos pa­dres es­tán eli­gien­do pa­ra ellos una ac­ti­vi­dad ca­si sub­ver­si­va, cla­ses de bai­le hip hop.

En un aca­de­mia de bai­le del cen­tro de Pe­kín, un gru­po de ni­ños agi­tan bra­zos y pier­nas al son de la mú­si­ca, imi­tan­do a su jo­ven pro­fe­so­ra, to­ca­da con una boi­na azul ma­rino.

“Quie­ro que mi hi­jo sea más ex­tro­ver­ti­do. En la ac­tua­li­dad a los ni­ños les fal­ta au­da­cia”, ex­pli­ca Liu Li, el pa­dre de un ni­ño de cua­tro años, un po­co tí­mi­do, que em­pe­zó cla­ses es­te año en la aca­de­mia Fun­kA­sis­ta.

No es inusual que los ni­ños de ape­nas tres años va­yan a cla­ses de in­glés, de piano, de ca­li­gra­fía o de mú­si­ca. Pe­ro Liu que­ría al­go dis­tin­to pa­ra su hi­jo, al que le cues­ta in­te­grar­se en gru­pos. “Quie­ro ani­mar­lo a ser más ale­gre y des­preo­cu­pa­do”, ex­pli­ca el pa­dre, de 36 años.

El hip hop y el break­dan­ce hi­cie­ron su apa­ri­ción en Chi­na en el año 2000. Sin em­bar­go no se hi­cie­ron po­pu­la­res has­ta ha­ce po­co, gra­cias a los con­cur­sos de te­le­vi­sión.

Pa­ra al­gu­nos pa­dres, es­te es­ti­lo de bai­le pue­de ser un re­me­dio pa­ra la ti­mi­dez. Otros ven en él una for­ma de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca al­ter­na­ti­va que sor­tea las nor­mas so­cia­les tra­di­cio­na­les.

“To­dos los pa­dres quie­ren que sus hi­jas sean edu­ca­das, en­cuen­tren un em­pleo es­ta­ble, un buen es­po­so, se ca­sen y ten­gan hi­jos”, de­cla­ra Ya Xin, una alum­na de hip hop de 25 años.

Sin em­bar­go, la jo­ven de­jó su tran­qui­lo tra­ba­jo de fun­cio­na­ria en una re­gión y se mu­dó a Pe­kín pa­ra es­tu­diar hip hop a tiem­po com­ple­to.“Mis pa­dres no es­ta­ban ver­da­de­ra­men­te de acuer­do. Pe­ro ellos ya no me man­tie­nen, así que no me sien­to en deu­da con na­die”, ex­pli­ca. Aun­que aho­ra sea más co­no­ci­do, el hip hop to­da­vía no ha to­ma­do las ca­lles y si­gue es­tan­do li­mi­ta­do a al­gu­nos lo­ca­les, no co­mo otros es­ti­los de bai­le más tra­di­cio­na­les, pre­sen­tes en el es­pa­cio pú­bli­co.

Chi­na tie­ne unas 5.000 aca­de­mias de hip hop, se- gún la aso­cia­ción na­cio­nal de dan­za, que or­ga­ni­za exá­me­nes de ni­vel pa­ra esa dis­ci­pli­na.

En otros paí­ses la cul­tu­ra ca­lle­je­ra, que in­clu­ye el rap y los gra­fi­tis, sue­le ser una ex­pre­sión de los ma­les de la so­cie­dad, al­go im­po­si­ble en Chi­na, don­de in­clu­so los ta­tua­jes y el ma­qui­lla­je pue­den ser con­si­de­ra­dos po­lí­ti­ca­men­te sen­si­bles.

A prin­ci­pios de año, uno de los ga­na­do­res del con­cur­so te­le­vi­si­vo Rap of Chi­na es­tu­vo en el pun­to de mi­ra de los me­dios ofi­cia­les y al­gu­nas de sus can­cio­nes, que ha­bla­ban abier­ta­men­te de se­xo o dro­gas, fue­ron cen­su­ra­das en in­ter­net.

Sin em­bar­go, en enero, el go­bierno or­de­nó que las ca­de­nas de te­le­vi­sión prohi­bie­ran en antena a los “ar­tis­tas ta­tua­dos”, la “mú­si­ca hip hop” y cual­quier con­te­ni­do opues­to a los va­lo­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino (PCC), en el po­der.

AFP

Jó­ve­nes chi­nos bai­lan hip hop en una aca­de­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.