Emi­lia, la ma­qui­nis­ta que lle­vó el ca­fé en tren a San­ta Mar­ta

La ma­qui­nis­ta Emi­lia Bueno De­via fue re­co­no­ci­da por el Go­bierno Na­cio­nal co­mo ejem­plo de in­clu­sión e igual­dad de gé­ne­ro.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Agus­tín Igua­rán

Es­ta sa­ma­ria de 39 años fue la en­car­ga­da de con­du­cir la lo­co­mo­to­ra que mo­vi­li­zó 450 to­ne­la­das del grano por pri­me­ra vez des­pués de 20 años de au­sen­cia de es­te trans­por­te.

Emi­lia Ele­na Bueno De­via qui­zás ja­más pen­só que su ofi­cio co­mo ma­qui­nis­ta de tren le die­ra un cuar­to de ho­ra de fa­ma, al con­ver­tir­se en ima­gen na­cio­nal de in­clu­sión e igual­dad de gé­ne­ro, pe­ro tam­bién de per­se­ve­ran­cia, te­na­ci­dad y su­pera­ción.

El pa­sa­do 21 de no­viem­bre (miér­co­les) fue la pro­ta­go­nis­ta de un hi­to en el país al mo­vi­li­zar has­ta el puer­to de San­ta Mar­ta un tren con 15 con­te­ne­do­res car­ga­dos con 4 mil sa­cos de ca­fé (450 to­ne­la­das), he­cho que mar­có la re­cu­pe­ra­ción del mo­do fé­rreo co­mo par­te de la es­tra­te­gia de trans­por­te mul­ti­mo­dal, au­sen­te por 20 años en Co­lom­bia.

Fue la vi­ce­pre­si­den­ta de la república, Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez la que emo­cio­na­da, exal­tó su ta­rea ma­ni­fes­tán­do­le que “hon­ra a las mu­je­res” y que en­tra a for­mar par­te de ese nu­me­ro­so ejér­ci­to que po­nen en al­to al gé­ne­ro “ca­da vez que rom­pen un te­cho de cris­tal”.

Con un fuer­te abra­zo y en me­dio de aplau­sos, la vi­ce­man­da­ta­ria del país la fe­li­ci­tó se­gun­dos des­pués que ba­ja­ra del tren.

Le ex­pre­só su ad­mi­ra­ción y le di­jo que es un ejem­plo a se­guir pa­ra las mu­je­res, que “se de­ben pre­pa­rar pa­ra que par­ti­ci­pen del mer­ca­do y la eco­no­mía, que sean em­pren­de­do­res y que no ha­yan si­tios ve­da­dos”.

Ese mis­mo día, lue­go del even­to en el Puer­to de San­ta Mar­ta, la fo­to­gra­fía de Emi­lia Bueno y Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez, jun­tas, ca­ra a ca­ra, se hi­zo vi­ral en las re­des so­cia­les, sien­do por­ta­da al siguiente día de va­rios pe­rió­di­cos del país.

GRAN EMO­CIÓN

Des­per­tan­do ape­nas de un sue­ño que nun­ca ima­gi­nó, Emi­lia re­ci­bió a EL HE­RAL­DO en su es­ta­dio la­bo­ral: la em­pre­sa C.I. Pro­de­co S.A.

En la zo­na de des­car­gue del tren, con su uni­for­me, pro­vis­ta de cas­cos, guan­tes, ga­fas y equi­po de ra­dio­te­lé­fono, alis­ta­ba la lo­co­mo­to­ra pa­ra su par­ti­da ha­cia la mina. Le hi­zo re­vi­sión de acei­te hi­dráu­li­co, agua y fre­nos. Al tiem­po que la­bo­ra­ba, Ca­mi­lo Me­di­na Ve­ra, el su­per­in­ten­den­te de ope­ra­cio­nes y su je­fe in­me­dia­to, exal­ta­ba su la­bo­rio­si­dad.

“Ex­ce­len­te em­plea­da; des­de que en­tró a Pro­de­co mos­tró ta­lan­te y ta­len­to, por eso pron­to, en un mes qui­zás, as­cen­de­rá a Ma­qui­nis­ta 1”, co­men­tó.

Du­ran­te una pau­sa en su ac­ti­vi­dad y lue­go de li­de­rar un pro­ce­di­mien­to de en­gan­che y des­en­gan­che de lo­co­mo­to­ra, Emi­lia con­tó que las pa­la­bras de la Vi­ce­pre­si­den­te y de la Mi­nis­tra de Trans­por­te la hi­cie­ron sen­tir más or­gu­llo­sa de lo que ha­ce.

“Me lle­né de emo­ción, pe­ro mu­cho más cuan­do mis hi­jas ma­yo­res me ex­pre­sa­ban su fe­li­ci­dad por lo que en las re­des so­cia­les se mos­tra­ba y la me­nor, de 3 años, me de­cía emo­cio­na­da ¡ma­mi tá en te­vi­sion!”, co­men­tó.

Ma­ni­fes­tó que cuan­do re­gre­só a ca­sa lue­go de la his­tó­ri­ca jor­na­da en la que fue pro­ta­go­nis­ta al mo­ver ha­cia el puer­to sa­ma­rio un tren car­ga­do con 4 mil sa­cos de ca­fé que fue­ron em­bar­ca­dos en La Do­ra­da, Cal­das, le dio gra­cias a Dios por las ben­di­cio­nes re­ci­bi­das.

NO HA SI­DO FÁ­CIL

Des­po­ja­da de va­ni­da­des, Emi­lia Ele­na Bueno con­fe­só que lo que hoy es­tá vi­vien­do es por su con­vic­ción, de que los sue­ños y me­tas se pue­den con­se­guir si se tra­ba­ja lo su­fi­cien­te y se tie­ne per­se­ve­ran­cia.

“No im­por­tan de dón­de ven­gas, lo que im­por­ta es a dón­de vas”, ase­gu­ra.

Di­jo que pa­ra lle­gar a don­de es­tá no ha si­do fá­cil, pa­ra ello ha te­ni­do que sor­tear obs­tácu­los y de­rra­mar lá­gri­mas.

Ha­ce 39 años na­ció en San­ta Mar­ta. Su ma­dre, Iris De­via Blan­dón es maes­tra de es­cue­la de zo­na ru­ral y su pa­dre, Mi­guel Se­gun­do Bueno, pes­ca­dor. Es la quin­ta hi­ja de nue­ve her­ma­nos (5 mu­je­res y 4 hom­bres). Cre­ció en el co­rre­gi­mien­to de Gua­cha­ca, al orien­te de San­ta Mar­ta y en las es­tri­ba­cio­nes de la Sie­rra Ne­va­da.

A los 10 años se mu­dó a San­ta Mar­ta a rea­li­zar sus es­tu­dios se­cun­da­rios, ter­mi­nó su ba­chi­lle­ra­to a los 18 años.

Un año des­pués for­mó una fa­mi­lia que dio co­mo fru­to tres ni­ñas. La­men­ta­ble­men­te, es­ta unión se vio em­pa­ña­da por una tra­ge­dia ocu­rri­da en el 2005 cuan­do gru­pos ar­ma­dos al mar­gen de la ley des­apa­re­cie­ron a su es­po­so Du­ber­ney Ro­jas Ve­lás­quez, de­jan­do a Iris Ca­mi­la de 6 años, a Ana Ma­ría de 3 años y a Mi­che­lle de ape­nas unos me­ses.

CA­BE­ZA DE HO­GAR

Pa­sa­do el tiem­po y aún con el co­ra­zón arru­ga­do por el du­ro gol­pe, en 2006, reali­zó un cur­so de vi­gi­lan­cia el cual le per­mi­tió ini­ciar su vi­da la­bo­ral co­mo guar­da de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa Col­vi­sec, en ese en­ton­ces con­tra­tis­ta de Pro­de­co S.A.

En es­ta la­bor du­ró dos años, tiem­po en el que se dio a co­no­cer en la em­pre­sa co­mo una em­plea­da res­pon­sa­ble. Por es­to y por sus ga­nas de sa­lir ade­lan­te reali­zó un nue­vo cur­so, es­ta vez co­mo au­xi­liar de tren en pa­tio, en el que tam­bién se des­ta­có co­mo ex­ce­len­te alum­na, mos­tran­do su ta­lan­te pa­ra rea­li­zar una ac­ti­vi­dad que has­ta el mo­men­to era ex­clu­si­va pa­ra hom­bres.

Ter­mi­na­do el cur­so, tu­vo la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a la em­pre­sa que en ese mo­men­to re­que­ría per­so­nal pa­ra su cre­cien­te ope­ra­ción de Fe­rro­ca­rril.

En 2008 es con­tra­ta­da co­mo Au­xi­liar de tren en pa­tio y en 3 años as­cien­de a ayu­dan­te de lí­nea prin­ci­pal. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra rea­li­zan­do prác­ti­cas co­mo Ma­qui­nis­ta 1 pa­ra ob­te­ner otro as­cen­so.

En el 2014 en­cuen­tra el amor en Luis Ra­fael Ste­ban, un es­col­ta, del cual na­ce otra her­mo­sa ni­ña lla­ma­da Lui­sa­na. “Lle­gó a mi vi­da pa­ra brin­dar­me más se­gu­ri­dad. Es mi com­ple­men­to”, anotó.

Sus tres hi­jas ma­yo­res cre­cie­ron y son sus ejes. Hoy, Iris Ca­mi­la tie­ne 20 años y es mo­de­lo pro­fe­sio­nal ra­di­ca­da en Mi­lán, Ita­lia; Ana Ma­ría es­tá a pun­to de ter­mi­nar el ba­chi­lle­ra­to y quie­re ini­ciar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­mo pi­lo­to de vue­los co­mer­cia­les. Mi­che­lle tie­ne 15 años y cur­sa oc­ta­vo gra­do, pe­ro le apa­sio­na el fút­bol.

Emi­lia Ele­na Bueno De­via, es de las que cree que un sue­ño no se ha­ce reali­dad má­gi­ca­men­te: se ne­ce­si­ta su­dar, de­ter­mi­na­ción y tra­ba­jar du­ro.

“To­dos nues­tros sue­ños se pue­den ha­cer reali­dad si te­ne­mos el co­ra­je de per­se­guir­los”, pre­ci­só.

VICEPRESIDENCIA

Emi­lia Bueno jun­to a la vi­ce­pre­si­den­te y min­trans­por­te.

JO­Sé PUEN­TE

Emi­lia, lis­ta pa­ra em­pren­der el ca­mino ha­cia la Mina de Car­bón des­de Pro­de­co.

En el ho­gar, con su es­po­so Luis Ra­fael Ste­ban, sus hi­jas Ana Ma­ría, Mi­chel y Lui­sa­na.

La Vi­ce­pre­si­den­ta fe­li­ci­ta a la ma­qui­nis­ta Emi­lia Bueno De­via lue­go de arri­bar al puer­to de San­ta Mar­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.