‘San Mar­tín se per­dió en El Bos­que’.

Es­te ba­rrio po­pu­lar de la lo­ca­li­dad Su­roc­ci­den­te de B/quilla tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas de su his­to­ria a ca­ba­llos, de­por­tis­tas y sec­to­res re­fe­ren­tes.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Dei­vis Ló­pez Or­te­ga

Ser un ba­rrio de 210 man­za­nas y uno de los más gran­des de Ba­rran­qui­lla, le sig­ni­fi­có a El Bos­que di­vi­dir­se por sec­to­res, una ini­cia­ti­va es­tra­té­gi­ca de sus mis­mos ha­bi­tan­tes pa­ra evi­tar que al­guien se per­die­ra en­tre los ca­lle­jo­nes en­mon­ta­dos y lle­nos de ba­rro, pro­ble­mas que de­ja­ron de ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, pe­ro que aho­ra son re­em­pla­za­das por la in­se­gu­ri­dad y los arro­yos con­ver­ti­dos en ba­su­re­ro.

Pa­ra los 22.208 re­si­den­tes que tie­ne es­te ba­rrio de la lo­ca­li­dad Su­roc­ci­den­te de Ba­rran­qui­lla, los sec­to­res se co­no­cen co­mo pun­tos re­fe­ren­tes co­no­ci­dos con nom­bres par­ti­cu­la­res “pa­ra in­di­car­le a al­guien un des­tino en par­ti­cu­lar den­tro del ba­rrio”, se­gún in­di­can.

Pre­ci­sa­men­te es­tos pun­tos son Bri­sas, El quios­co de los gui­neos, El ca­nal, La cruz ro­ja, Cin­co y seis, La pie­dra y San Mar­tín.

“Esos nom­bres fue­ron pues­tos por cho­fe­res de bus que ve­nían del Cen­tro y los men­cio­na­ban así pa­ra iden­ti­fi­car la ru­ta a los pa­sa­je­ros. En el pa­sa­do na­die se guia­ba por las di­rec­cio­nes y es­ta fue la so­lu­ción. Us­ted sa­be que los cos­te­ños siem­pre le po­ne­mos gra­cia a to­do (ri­sas)”, ma­ni­fes­tó Al­ber­to Mer­ca­do Reales, quien tie­ne 53 años de es­tar vi­vien­do en es­te ba­rrio.

Tal co­mo lo men­cio­na el car­pin­te­ro, uno de esos pun­tos po­pu­la­res es San Mar­tín, que más allá de con­ver­tir­se en un si­tio de en­cuen­tro con mú­si­ca, be­bi­das y bai­le, su his­to­ria se con­cen­tra aho­ra en la des­apa­ri­ción del mo­nu­men­to que ha­bían mon­ta­do los ha­bi­tan­tes en la es­qui­na de la Cor­dia­li­dad con ca­lle 76.

La es­cul­tu­ra he­cha con ye­so era un ho­me­na­je a Mar­tín de Tours, una fi­gu­ra re­li­gio­sa por la que ca­da 11 de no­viem­bre se ce­le­bra­ba jun­to a su mo­nu­men­to una fies­ta que im­pul­sa­ba una asis­ten­cia ma­si­va y era ame­ni­za­da por pi­cós de Car­ta­ge­na.

¿CA­BA­LLO O BU­RRO?. An­te el pre­ca­rio es­ta­do en que se en­con­tra­ba el mo­nu­men­to, cau­sa­do por el avan­ce del tiem­po y la fal­ta de man­te­ni­mien­to, la ima­gen fue des­mon­ta­da por pri­me­ra vez ha­ce ocho años pa­ra ha­cer­le los man­te­ni­mien­tos per­ti­nen­tes, ac­to que ilu­sio­nó al ve­cin­da­rio.

Sin em­bar­go, el re­sul­ta­do, dos se­ma­nas des­pués, ge­ne­ró sor­pre­sa en los ha­bi­tan­tes, ya que el ca­ba­llo en el que es­ta­ba mon­ta­do San Mar­tín fue “re­em­pla­za­do” por un ani­mal que apa­ren­ta­ba ser un bu­rro, de acuer­do con las de­cla­ra­cio­nes de Fran­co Montilla.

“La ver­dad es que sí te­nía pa­re­ci­do con un bu­rro, pu­do ha­ber si­do un error de di­se­ño sin ma­las in­ten­cio­nes”, di­jo el lí­der co­mu­nal.

Co­mo el “error” no fue bien re­ci­bi­do por los mo­ra­do­res, la es­cul­tu­ra fue ob­je­to de ac­tos van­dá­li­cos: ra­yo­nes, ata­ques a pie­dra y ex­trac­ción de sus par­tes, po­co a po­co, has­ta no que­dar na­da.

Aun­que la es­cul­tu­ra sí de­jó un ín­di­ce de que por ahí sí es­tu­vo, pues Javier An­gu­lo Lla­nos se que­dó con la ca­be­za ori­gi­nal del ca­ba­llo “pa­ra re­cor­dar los me­jo­res mo­men­tos de San Mar­tín”.

“San Mar­tín se per­dió en El Bos­que. Es­te año no pu­di­mos ce­le­brar al­go, por­que lo que an­tes era la pla­za fue ocu­pa­da por ven­de­do­res am­bu­lan­tes y va a ser dis­mi­nui­da con la am­plia­ción de la Cor­dia­li­dad. Con su des­apa­ri­ción, des­apa­re­ce­rá tam­bién la tra­di­ción”, in­di­có el co­mer­cian­te.

CIN­CO Y SEIS. La his­to­ria del sec­tor Cin­co y Seis tam­bién tie­ne a los ca­ba­llos co­mo pro­ta­go­nis­tas, pe­ro no por una es­cul­tu­ra, sino por las apues­tas en las ca­rre­ras de ca­ba­llo, las cua­les se desa­rro­lla­ban en el in­te­rior del país, pe­ro a la que los ba­rran­qui­lle­ros le ha­cían se­gui­mien­to des­de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co, a tra­vés de las apues­tas en el es­ta­ble­ci­mien­to lla­ma­do el Cin­co y Seis.

“Es­to era un cen­tro de apues­tas y has­ta acá lle­ga­ban los apos­ta­do­res. Los ca­ba­llos fa­vo­ri­tos te­nían las po­si­cio­nes cin­co y seis, y to­do el que apos­ta­ba de­cía ‘voy por el cin­co y seis’. Por eso es­ta zo­na que­dó con ese re­mo­que­te”, sos­tu­vo Jor­ge Cerpa.

En la ac­tua­li­dad, es­tá lo­ca­li­za­do en la ca­lle 74A con ca­rre­ra 6 y, lo que an­tes era un pun­to de en­cuen­tro de los afi­cio­na­dos a las com­pe­ten­cias de ca­ba­llos, aho­ra tie­ne una can­cha de fút­bol, tien­da y dro­gue­ría con el mis­mo nom­bre, que ca­da do­min­go reúne a pro­pios y vi­si­tan­tes pa­ra ju­gar un par­ti­do de fút­bol o de­gus­tar de un san­co­cho.

“Es­te es un es­pa­cio que reúne la idio­sin­cra­sia del ba­rran­qui­lle­ro: ale­gre y ex­tro­ver­ti­do, que ca­da fin de se­ma­na echa la pa­tea­da”, des­ta­có Cerpa, quien re­cor­dó or­gu­llo­so que de ahí sa­lió Luis Nar­váez, Emer­son ‘Pio­jo’ Acu­ña y Lí­kar Ra­mos, es­te úl­ti­mo re­co­no­ci­do por sus ac­tua­cio­nes en el bo­xeo, que lo lle­vó a ob­te­ner un tí­tu­lo pa­na­me­ri­cano.

VE­CI­NOS DE LA PE­NI­TEN­CIA­RÍA. Los ve­ci­nos de El Bos­que, con ‘ai­re en la ca­mi­se­ta’ por ser cu­na de per­so­na­jes re­fe­ren­tes en el fút­bol lo­cal y en el bo­xeo, no son los mis­mos ale­gres al mo­men­to de re­fe­rir­se a la in­se­gu­ri­dad que su­fren a dia­rio.

Pe­ro se con­cen­tran en el es­ta­do en que se en­cuen­tra una de las pa­re­des ex­ter­nas de la pe­ni­ten­cia­ría, so­bre la ca­lle 76 con ca­rre­ra 8G. El mu­ro se cae a pe­da­zos y el en­ma­lla­do de se­gu­ri­dad es­tá ro­to en al­gu­nas par­tes, y en otras des­apa­re­ció de­fi­ni­ti­va­men­te.

“Ser ve­cino de la pe­ni­ten­cia­ría El Bos­que no trae nin­gún be­ne­fi­cio. Por el con­tra­rio, son más los pro­ble­mas. Es­ta pa­red se es­tá ca­yen­do po­co a po­co, sus par­tes de con­cre­to caen en el an­dén y un día de es­tos le pue­de caer en la ca­be­za a al­guien. Ade­más, el en­torno es os­cu­ro por­que las lám­pa­ras del alum­bra­do no sir­ven”, ex­pli­có el do­cen­te Ro­ber­to Cas­sís, quien agre­gó que se re­gis­tran atra­cos a dia­rio por la os­cu­ri­dad.

Ade­más de la in­se­gu­ri­dad, un arro­yo con­ver­ti­do en ba­su­re­ro es otra de las que­jas. “Es­to es una mu­gre­ra, ti­ran la ba­su­ra al arro­yo pa­ra que la co­rrien­te la arras­tre y ha oca­sio­na­do bro­tes en la piel de los ni­ños y ma­los olo­res”, di­jo Edil­sa Za­ba­le­ta, quien re­si­de en la ca­lle 88 con ca­rre­ra 6E.

Ca­ba­llos pro­ta­go­nis­tas, lu­ga­res re­fe­ren­tes pa­ra evi­tar que al­guien se pier­da y el de­por­te son los in­gre­dien­tes pa­ra la po­pu­la­ri­dad de un ba­rrio co­mo El Bos­que.

FO­TOS: Cé­SAR BO­Lí­VAR

Pa­no­ra­ma de la ca­lle 76 con ca­rre­ra 6, en San Mar­tín, uno de los sec­to­res icó­ni­cos del ba­rrio El Bos­que.

Es­ta es la pa­red de la pe­ni­ten­cia­ría que es­tá de­te­rio­ra­da.

EL HE­RAL­DO

Ubi­ca­ción del ba­rrio El Bos­que

Ve­ci­nos ven el par­ti­do en la can­cha del Cin­co y seis.

Javier An­gu­lo sos­tie­ne en su mano la ca­be­za del ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.