Es­ta­cio­nes de­te­rio­ra­das, la que­ja de los usua­rios de Trans­me­tro

Los pa­sa­je­ros del sis­te­ma de trans­por­te ma­si­vo in­sis­ten en que no se in­vier­te en man­te­ni­mien­to de es­tas zo­nas ➲ Em­pre­sa di­ce que ac­tos van­dá­li­cos son fre­cuen­tes.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por Ga­bis Ama­ya

Los usua­rios de Trans­me­tro en Ba­rran­qui­lla y su área me­tro­po­li­ta­na se en­cuen­tran con “los pe­los de pun­ta por el ries­go que co­rren”, de­bi­do al mal es­ta­do en que se en­cuen­tran va­rias es­ta­cio­nes de la Tron­cal Mu­ri­llo.

Puer­tas que no fun­cio­nan, hue­cos en el te­cho, fal­ta de ba­ran­das, lu­ces en mal es­ta­do y pro­li­fe­ra­ción de ven­de­do­res am­bu­lan­tes son al­gu­nas de las que­jas más fre­cuen­tes por par­te de las per­so­nas que uti­li­zan el Sis­te­ma de Trans­por­te Ma­si­vo en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co.

No es la pri­me­ra vez que los usua­rios se que­jan por la fal­ta de man­te­ni­mien­to en las es­ta­cio­nes y en los bu­ses del sis­te­ma.

An­te las cons­tan­tes de­nun­cias, un equi­po pe­rio­dís­ti­co reali­zó un re­co­rri­do por la Tron­cal Mu­ri­llo de Trans­me­tro, evi­den­cian­do que el pro­ble­ma se agu­di­za en las es­ta­cio­nes Pe­dro Ra­ma­yá, La Ocho, La Ca­tor­ce, La Vein­tu­na y Chi­quin­qui­rá.

Por ejem­plo, en la es­ta­ción Pe­dro Ra­ma­yá se pu­do evi­den­ciar que las puer­tas no es­tán ha­bi­li­ta­das y va­rias de ellas no cuen­tan con las lá­mi­nas de ma­de­ra, por lo que la es­truc­tu­ra me­tá­li­ca se en­cuen­traa­la mer­ced del óxi­do.

“Esas puer­tas siem­pre han es­ta­do abier­tas y fa­ci­li­ta que las per­so­nas en­tren a la es­ta­ción sin can­ce­lar el pa­sa­je. Acá hay un guía, pe­ro hay oca­sio­nes que no pue­de con­tro­lar la si­tua­ción”, sos­tu­vo una usua­ria que pi­dió la re­ser­va de su nom­bre.

Jo­sé Oroz­co, un usua­rio de Trans­me­tro, ase­gu­ró que el es­ta­do ac­tual de las es­ta­cio­nes es “de­plo­ra­ble, de­bi­do a la fal­ta de man­te­ni­mien­to” y por el “po­co sen­ti­do de per­te­nen­cia” por par­te de los pa­sa­je­ros.

“Es inau­di­to que Trans­me­tro, sien­do una em­pre­sa de trans­por­te ma­si­vo con po­cos años de ope­ra­ción, las es­ta­cio­nes se en­cuen­tren así. Los usua­rios co­rre­mos pe­li­gro al in­te­rior de las es­ta­cio­nes por­que las puer­tas es­tán en mal es­ta­do y rom­pen to­da las nor­mas de se­gu­ri­dad”, sos­tu­vo Oroz­co.

En el re­co­rri­do tam­bién se pu­do ob­ser­var que las es­ta­cio­nes de La Ocho, La Ca­tor­ce, La Vein­tu­na y Chi­quin­qui­rá cuen­tan con “va­rios par­ches” en el te­cho, lo que tam­bién in­cre­men­ta la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad en­tre los usua­rios.

“Mu­chas per­so­nas es­ta­mos acá con mie­do de que las lá­mi­nas del cie­lo ra­so se pue­dan caer y cau­sar una emer­gen­cia. Se no­ta que a las es­ta­cio­nes no se les ha­ce man­te­ni­mien­to, sin con­tar que a ve­ces hay mu­cha ba­su­ra en los pi­sos”, ex­pre­só Ar­tu­ro Jiménez mien­tras in­gre­sa­ba a la es­ta­ción ubi­ca­da en la in­ter­ce­sión de la ca­rre­ra 14 con ca­lle Mu­ri­llo.

A su turno, Nancy For­na­ris ex­pre­só su des­con­ten­to por el “de­plo­ra­ble es­ta­do” de las es­ta­cio­nes de Trans­me­tro: “Aquí hay mu­cho des­cui­do, el ser­vi­cio en ge­ne­ral es muy re­gu­lar, por­que las ru­tas no son cons­tan­tes”.

Ma­rel­vis San­juan ex­pu­so que “las es­ta­cio­nes han que­da­do muy pe­que­ñas pa­ra el nú­me­ro de per­so­nas que uti­li­zan el ser­vi­cio. En ho­ras de la ma­ña­na y la no­che es un ver­da­de­ro caos el que se vi­ve pa­ra po­der mon­tar­se en un ar­ti­cu­la­do y po­der lle­gar a ca­sa”.

Por otro la­do, Adria­na Gon­zá­lez se mos­tró en desacuer­do con la de­ci­sión de Trans­me­tro de ha­bi­li­tar un so­lo mó­du­lo en al­gu­nas es­ta­cio­nes, pues­to que de­ben po­ner su vi­da en ries­go pa­ra usar el ser­vi­cio.

“En la es­ta­ción de La Ocho so­lo es­tá ha­bi­li­ta­da una en­tra­da, el otro mó­du­lo no lo uti­li­zan. En las no­ches de­bo sa­lir a la ca­lle, ca­mi­nar por va­rias cua­dras os­cu­ras pa­ra po­der lle­gar a mi ca­sa, ex­po­nién­do­me a un atra­co u otra co­sa peor”, di­jo.

An­to­nio Blan­co, a su turno, fue en­fá­ti­co al cri­ti­car la “mano blan­da” con los ven­de­do­res am­bu­lan­tes den­tro y fue­ra de las es­ta­cio­nes, así co­mo en los bu­ses, pues­to que brin­dan una “ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va” a los usua­rios.

¿QUÉ DI­CE TRANS­ME­TRO?. Al ser con­sul­ta­do por es­ta si­tua­ción, Trans­me­tro ase­gu­ró que va­rias es­ta­cio­nes son “blan­co fre­cuen­te” de ac­tos van­dá­li­cos y com­por­ta­mien­to inapro­pia­do por par­te de al­gu­nos ciu­da­da­nos que uti­li­zan el sis­te­ma o fre­cuen­tan el sec­tor en que es­tán ubi­ca­das.

Re­co­no­ció que la es­ta­ción La Ocho es una de las más afec­ta­das por el van­da­lis­mo, al pun­to que en el úl­ti­mo se­mes­tre del año han si­do hur­ta­das 50 lá­mi­nas me­tá­li­cas del cie­lo ra­so. Una si­tua­ción que tam­bién se pre­sen­ta en La Ca­tor­ce.

La em­pre­sa ex­pu­so que ca­da día son re­pa­ra­das 26 puer­tas, las cua­les tie­nen una es­truc­tu­ra de hie­rro que las ha­cen pe­sa­das y “si los usua­rios in­sis­ten en la prác­ti­ca de em­pu­jar­las y ja­lar­las, re­sul­ta ries­go­so, ya que se des­ajus­tan y caen a la vía o al pi­so de la es­ta­ción”.

De igual ma­ne­ra, ex­pu­sie­ron que los usua­rios des­ajus­tan las ba­ran­das que se en­cuen­tran al in­te­rior de las es­ta­cio­nes y que sir­ven pa­ra ais­lar los vi­drios.

Por es­ta ra­zón, pa­ra el pró­xi­mo fue de­fi­ni­do un plan des­de la Sub­ge­ren­cia de Pla­nea­ción e In­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ade­lan­tar man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo en las es­ta­cio­nes “con el áni­mo de mi­ni­mi­zar las si­tua­cio­nes de ries­go oca­sio­na­das por ter­ce­ros”.

Asi­mis­mo, re­cal­có que en al­gu­nas es­ta­cio­nes so­lo fun­cio­na uno de los mó­du­los de­bi­do a “te­ma de de­man­da y con­trol de eva­sión”, te­nien­do en cuen­ta que i hay po­ca afluen­cia de usua­rios pa­ra cier­ta es­ta­ción, se ha­ce ne­ce­sa­rio el cie­rre de un mó­du­lo, pa­ra dis­mi­nuir cos­tos y la ta­sa de eva­sión del pa­go de pa­sa­je.

FO­TOS MERY GRA­NA­DOS

Las lá­mi­nas del te­cho es­tán da­ña­das en va­rias de las es­ta­cio­nes del sis­te­ma de trans­por­te ma­si­vo de la ciu­dad.

De las re­jas so­lo es­tán que­dan­do las va­ri­llas.

Usua­rios in­sis­ten en que puer­tas abier­tas son un ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.