Pi­dió de ro­di­llas que no lo ase­si­na­ran y ter­mi­nó muer­to con cua­tro ba­la­zos

El ca­so su­ce­dió la no­che del sá­ba­do en Los Al­men­dros. La víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Mil­ton Ba­rros S.

El Heraldo (Colombia) - - JUDICIALES -

Un hom­bre iden­ti­fi­ca­do co­mo Mil­ton An­to­nio Ba­rros Sar­mien­to, de 47 años, re­sul­tó ase­si­na­do de cua­tro ba­la­zos lue­go de sos­te­ner una fuer­te dis­cu­sión con sus dos victimarios. El he­cho ocu­rrió a las 9:10 de la no­che del sá­ba­do pa­sa­do en la ca­rre­ra 20A con ca­lle 82, ba­rrio Los Al­men­dros, en So­le­dad.

Las au­to­ri­da­des es­ta­ble­cie­ron a tra­vés de tes­ti­gos que Mil­ton An­to­nio dia­lo­gó con dos su­je­tos en un es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­das rá­pi­das cer­cano al lu­gar don­de lo ma­ta­ron. Los tres aban­do­na­ron el pun­to co­mer­cial y ca­mi­na­ron va­rias cua­dras has­ta de­te­ner­se en un sec­tor en­mon­ta­do, ca­ren­te de ilu­mi­na­ción, cu­bier­ta por ár­bo­les y ma­le­za.

“Nos da­mos cuen­ta que al­go pa­sa­ba, por­que se es­cu­cha­ron fuer­tes gri­tos. Al se­ñor le gri­ta­ron que se arro­di­lla­ra pa­ra no ma­tar­lo, co­mo no lo ha­cía le pe­ga­ron un ti­ro en una de las ma­nos, lue­go le dis­pa­ra­ron en el ab­do­men…El ti­po ar­ma­do le di­jo al se­ñor: “arro­dí­lla­te y no te lo pe­go, ¡arro­dí­lla­te!”, ex­pli­có un tes­ti­go.

“Cuan­do lo vuel­ven a ba­lear el hom­bre se arro­di­lló y llo­ran­do pe­día que no lo ma­ta­ran, fue el mo­men­to en el que lo ba­lea­ron en la ca­be­za, des­pués le die­ron en la es­pal­da”, con­ti­nuó la fuen­te.

Mil­ton An­to­nio que­dó de ro­di­llas y con la ca­be­za so­bre los mus­los. Así se de­san­gró has­ta mo­rir.

La Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla ase­gu­ró que Ba­rros te­nía tres ano­ta­cio­nes ju­di­cia­les por por­te ile­gal de ar­ma de fue­go, de 2009, 2013 y 2018.

Ar­gé­ni­da Luna, es­po­sa de Ba­rros Sar­mien­to, ase­gu­ró que nun­ca se en­te­ró de ame­na­zas con­tra su pa­re­ja o pro­ble­mas en los que es­tu­vie­ra in­vo­lu­cra­do. Tam­bién afir­mó que nun­ca tu­vo co­no­ci­mien­to de fal­tas le­ga­les en las que ha­ya in­cu­rri­do su ma­ri­do.

“Él era una per­so­na de bien, de buen tra­to. Es­tá­ba­mos se­pa­ra­dos por un al­ter­ca­do, pe­ro se­guía­mos ha­blan­do. El vier­nes que pasó con­ver­sa­mos so­bre unos de­ta­lles de la ca­sa, no su­pe más has­ta cuan­do di­je­ron que lo ha­bían ma­ta­do”, pre­ci­só la viu­da.

Se­gún sus fa­mi­lia­res, Mil­ton es­ta­ba re­si­dien­do con su ma­má en Ma­lam­bo. Se ga­na­ba la vi­da en ofi­cios va­rios y co­mer­cio in­de­pen­dien­te. De­jó 10 hi­jos.

Mil­ton Ba­rros Sar­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.