La ma­la ho­ra del Ca­ri Men­tal

A la ma­la ali­men­ta­ción y a las me­di­ci­nas inade­cua­das se su­ma al­go más: las ha­bi­ta­cio­nes, pa­si­llos y ofi­ci­nas del Ca­ri Men­tal su­fren del mis­mo de­te­rio­ro que pa­de­cen sus pa­cien­tes.

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Co­mi­da, te­cho, ca­ma y un buen tra­ta­mien­to es lo me­nos que pue­de pe­dir una per­so­na con pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos. Y no es exac­ta­men­te lo que tie­nen los in­ter­nos del Ca­ri Men­tal de Ba­rran­qui­lla, un hos­pi­tal que pasó de ser un buen mo­de­lo de aten­ción a un tem­plo de la de­sidia. Iner­mes y a la bue­na de Dios, los en­fer­mos son víc­ti­mas de va­rias irre­gu­la­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas de la ins­ti­tu­ción, en­tre ellos la más re­cien­te, pro­fu­sa­men­te ad­ver­ti­da por la Aso­cia­ción de Psi­quia­tría. Se tra­ta del mal su­mi­nis­tro de ali­men­tos, así que “pa­san­do ham­bre” no es un sim­ple de­cir. Los cam­bios per­ma­nen­tes de los fár­ma­cos su­mi­nis­tra­dos a los in­ter­nos del hos­pi­tal per­tur­ban aún más a esos se­res hu­ma­nos de men­tes al­te­ra­das por di­ver­sas cau­sas, y los cua­les me­re­cen un tra­ta­mien­to es­pe­cial. A la ma­la ali­men­ta­ción y a las me­di­ci­nas inade­cua­das se su­ma al­go más: las ha­bi­ta­cio­nes, pa­si­llos y ofi­ci­nas del Ca­ri Men­tal su­fren del mis­mo de­te­rio­ro que pa­de­cen sus pa­cien­tes. La pre­ca­rie­dad se pue­de pal­par a to­das lu­ces. Pe­ro el asun­to crí­ti­co va más allá y se agran­da pa­té­ti­ca­men­te en la me­di­da en que fun­cio­na­rios y fa­mi­lia­res de los in­ter­nos lo de­nun­cian.

El ma­ne­jo de una ins­ti­tu­ción que tie­ne a su car­go es­te ti­po de en­fer­mos re­quie­re ma­yor cui­da­do y aten­ción; más re­cur­sos por su es­pe­ci­fi­ci­dad y pro­fe­sio­na­les bien re­mu­ne­ra­dos y ca­li­fi­ca­dos por la exi­gen­cia de los tra­ta­mien­tos. Quie­nes allí la­bo­ran lo ha­cen con es­me­ro, pe­ro la fal­ta de pre­su­pues­to y apo­yo pue­den ter­mi­nar men­guan­do sus bue­nas in­ten­cio­nes. Así que co­mi­da, te­cho, ca­ma y un buen tra­ta­mien­to no es so­lo pa­ra los in­ter­nos. De­ce­nas de fun­cio­na­rios, en­fer­me­ros y mé­di­cos pa­san una par­te de su vi­da com­par­tien­do con pa­cien­tes de­man­dan­tes de una aten­ción per­so­na­li­za­da co­mo lo re­quie­re la ne­ce­si­dad pa­to­ló­gi­ca de los in­ter­nos.

Los ali­men­tos son vi­ta­les, co­mo lo son los tra­ta­mien­tos. El uno va de la mano del otro por­que si las ra­cio­nes no son las in­di­ca­das las me­di­ci­nas no lo­gra­rán los re­sul­ta­dos ade­cua­dos. Por eso, en mu­chas oca­sio­nes, los mé­di­cos psi­quia­tras de­ben al­te­rar las es­tra­te­gias pa­ra cu­rar a sus in­ter­nos. Se tra­ta de cam­bios de fren­tes inapro­pia­dos, cu­yos re­sul­ta­dos son ries­go­sos o ne­ga­ti­vos.

Es así que quien en­tra al Ca­ri Men­tal de Ba­rran­qui­lla con el áni­mo de cu­rar­se co­rre el ries­go de em­peo­rar, da­das las con­di­cio­nes ac­tua­les de ese cen­tro de aten­ción mé­di­ca, uno de los más im­por­tan­tes en la re­gión. La cri­sis del Ca­ri Men­tal se tor­na más dra­má­ti­ca en la me­di­da que avan­za el tiem­po y no se vis­lum­bra una sa­li­da dig­na, más cuan­do es­ta ins­ti­tu­ción so­bre­pa­sa los 50 años, una edad ma­du­ra, pe­ro po­bre, en me­dio del aban­dono.

La in­ver­sión es ur­gen­te, no da es­pe­ra. El lla­ma­do es pa­ra la Go­ber­na­ción y su Se­cre­ta­ría de Sa­lud. La si­tua­ción tie­ne a los di­rec­ti­vos al bor­de de la lo­cu­ra.

El ma­ne­jo de una ins­ti­tu­ción que tie­ne a su car­go es­te ti­po de en­fer­mos re­quie­re ma­yor cui­da­do y aten­ción. Más re­cur­sos por su es­pe­ci­fi­ci­dad y pro­fe­sio­na­les bien re­mu­ne­ra­dos y ca­li­fi­ca­dos por la exi­gen­cia de los tra­ta­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.