Esa na­ran­ja hue­le mal

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Mó­ni­ca Gon­tov­nik

Soy de esas per­so­nas que aman las na­ran­jas. Me co­mo una pre­cio­sa na­ran­ja ama­ri­lla to­das las ma­ña­nas, pues es me­jor pa­ra la sa­lud y por­que su de­li­cia irra­dia ha­cia el res­to de mi ma­ña­na la fe­li­ci­dad de su sa­bor. Real­men­te no co­noz­co en nues­tro me­dio una na­ran­ja co­lor na­ran­ja.

Las hay ver­des, las nor­ma­li­tas que se com­pran so­lo pa­ra ex­pri­mir. Las hay ama­ri­llas, traí­das de Chi­le, creo, esas que son carísimas pe­ro que al ser con­su­mi­das, una por una, en do­sis dia­ria, sa­len ba­ra­tas por­que evi­tan ir al mé­di­co. Pre­fie­ro esa na­ran­ja dia­ria, a la fa­mo­sa man­za­na. Pe­ro por­que Eva me cae mal, des­de que le en­dil­ga­ron to­dos los ma­les de la hu­ma­ni­dad y que el ár­bol del fru­to prohi­bi­do era una man­za­na y no la cons­cien­cia.

Tra­to en­ton­ces, de­bi­do a mi afi­ción dia­ria a las ju­go­sas fru­tas, de en­ten­der cuál es el cuen­to que nos es­tán ven­dien­do con eso de la eco­no­mía na­ran­ja. ¿La compro en el su­per­mer­ca­do de la es­qui­na co­mo la otra? ¿Es una fór­mu­la, a lo me­jor, pa­ra que lo que ha­go des­de ha­ce 40 años me dé di­ne­ro y de­je de ser aque­llo que sos­ten­go con las otras co­sas que ha­go pa­ra sos­te­ner­me? En­ton­ces, bus­co y veo en la www lo que di­jo nues­tro pre­si­den­te en su dis­cur­so inau­gu­ral, y ci­to de la edi­ción de El Tiem­po del 4 de Sep­tiem­bre del 2018:

“Quie­ro que los jó­ve­nes de Co­lom­bia es­cu­chen es­to con aten­ción: Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con el im­pul­so a la eco­no­mía na­ran­ja pa­ra que nues­tros ac­to­res, ar­tis­tas, pro­duc­to­res, mú­si­cos, di­se­ña­do­res, pu­bli­cis­tas, jo­ye­ros, dra­ma­tur­gos, fo­tó­gra­fos y ani­ma­do­res di­gi­ta­les con­quis­ten mer­ca­dos, me­jo­ren sus in­gre­sos, em­pren­dan con éxi­to, po­si­cio­nen su ta­len­to y atrai­gan los ojos del mun­do”.

Ba­cano, sue­na bo­ni­to, sue­na bien. Pe­ro, ¿có­mo se le ha­ce? ¿Van a dar cla­ses a to­dos los jó­ve­nes de Co­lom­bia so­bre es­to? Si ni si­quie­ra pue­den ac­ce­der a una edu­ca­ción pú­bli­ca de­cen­te, ¿dón­de van a apren­der a ser em­pre­sa­rios los crea­ti­vos?

Al­gu­nos, en­tre los que me cuen­to, por opor­tu­ni­da­des que nos dio la vi­da, por se­guir edu­cán­do­nos, in­ves­ti­gan­do, dan­do for­ma ar­tís­ti­ca a nues­tras in­quie­tu­des fi­lo­só­fi­cas vi­ta­les, he­mos po­di­do se­guir allí, pe­ro con las uñas. Aún no te­ne­mos, en nues­tro país, una eco­no­mía que nos aco­ja. Ni la ten­dre­mos pron­to, por­que quie­nes di­se­ñan es­tas po­lí­ti­cas “pú­bli­cas” las pien­san des­de afue­ra del me­dio que pro­du­ce es­ta “eco­no­mía”.

Mis in­tui­cio­nes, esas for­mas de sa­ber tam­bién sub­va­lo­ra­das, esas que nos acer­can a la in­na­ta crea­ti­vi­dad hu­ma­na, me su­su­rran des­de la som­bra: pi­las, es­ta se­rá otra for­ma de ex­pri­mir­nos... aho­ra los ar­tis­tas tam­bién so­mos na­ran­jas a co­se­char, un pro­duc­to más de con­su­mo, que ade­más de­be­rá pro­du­cir ob­je­tos con­su­mi­bles de mo­do ma­si­vo.

Por ello, me gus­ta­ría ter­mi­nar con una fra­se que di­ce el ami­gui­to de la ven­de­do­ra de ro­sas en la gran pe­lí­cu­la de otro que ha te­ni­do que vér­se­las pa­ra sub­sis­tir co­mo ar­tis­ta en es­te país . En la pe­lí­cu­la de Víc­tor Ga­vi­ria en­con­tra­mos es­ta fan­tás­ti­ca fra­se: “Pa qué za­pa­tos, si no hay ca­sa, pa qué hp... ”. (pón­ga­le acen­to pai­sa al leer es­ta ci­ta) y en­ten­de­rá to­da la ma­ra­vi­lla que con lle­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.